Brad Pitt paga la fiesta: los Oscar premian su apuesta por un Hollywood más digno
  1. Cultura
  2. Cine
el actor logra estatuilla como productor

Brad Pitt paga la fiesta: los Oscar premian su apuesta por un Hollywood más digno

Los grandes actores de Hollywood se convierten en los productores que triunfan en los premios. De George Clooney ('Argo') a Brad Pitt.

Foto: Brad Pitt recoge el Oscar por 'Doce años de esclavitud' (Reuters)
Brad Pitt recoge el Oscar por 'Doce años de esclavitud' (Reuters)

Las paradojas de Hollywood: rueda por fin una película frontal sobre el terrorífico pasado esclavista de EEUU, la premia con el Oscar más importante... y el que sube a recogerlo es Brad Pitt (no es que pasara por allí, es que es el productor del filme).

En efecto, puede parecer raro, pero tiene toda la lógica del mundo: Pitt forma parte de esa generación de actores que roza ahora la cincuentena (llamémosla la pandilla de George Clooney) y lleva más de una década tratando de dignificar Hollywood con proyectos adultos que intentan ir más allá del modelo infantil de franquicias ultra comerciales.

Primero protagonizando filmes arriesgados (recuerden la titánica interpretación de Pitt en El club de la lucha), luego convirtiéndose en directores (el caso de Clooney) y por último cogiendo el toro financiero por los cuernos como productores. ¿Para qué voy a andar peleando por conseguir financiación si puedo convertirme en productor de las películas que me interesan?


Un modelo de éxito: si Pitt subió anoche a recoger el Oscar al mejor filme por Doce años de esclavitud, Clooney hizo lo propio el año pasado con Argo. Pitt y Clooney, los reyes de la industria.

Ejecutivos con ínfulas

Pero manejarse en el negocio no es sencillo. Aunque ahora vivimos días de vino y rosas para la figura del actor/productor, el camino no ha estado exento de dificultades. La idea original de Clooney era hacer algo así como un Hollywood (alternativo) dentro de Hollywood. Que los artistas tomaran las riendas de sus proyectos. Un movimiento clásico en la historia de la meca del cine: recuerden cuando Charles Chaplin (junto a Douglas Fairbanks, Mary Pickford y David Wark Griffith) fundó su propio estudio (United Artist) o cuando los directores del Nuevo Cine Americano de los setenta se hicieron con el control de la industria durante unos años. ... hasta que se despeñaron: la carrera artística de Francis Ford Coppola, por ejemplo, quedó herida para siempre tras la quiebra de su estudio American Zoetrope.

George Clooney, a la derecha, con el Oscar de 'Argo', en la ceremonia del año pasado (EFE)
La carrera de Clooney no ha llegado a zozobrar ni mucho menos, pero sus ambiciosos planes como productor se han quedado un poco a medias. El actor fundó en 2001 la compañía Section Eight Productions junto al director Steven Soderbergh. Arrancaron con un taquillazo (Oceans Eleven, dirigida por Soderbergh, protagonizada por Clooney, Pitt y Matt Damon), dieron carrete a directores de prestigio como Chirstopher Nolan (Insomnio), Richard Linklater (A Scanner Darkly) y Todd Haynes (Lejos del cielo) e impulsaron la carrera del propio Clooney como director (Confesiones de una mente peligrosa, Buenas noches y buena suerte). O cómo combinar arte y taquillazo y hacerte un sitio en los Oscar.

El experimento generó muchas luces artísticas y algunas sombras comerciales, pero Clooney y Soderbergh decidieron cerrar el chiringuito cuando se dieron cuenta de que pasaban más tiempo discutiendo en despachos que haciendo cine.

El actor fundó luego Smokehouse Pictures junto a Grant Heslov, pero aunque produjeron la exitosa Argo, la compañía no ha tenido la frenética actividad de Section Eight Productions.


Ahora es Brad Pitt el que está empleando más energía en su doble rol como actor/productor a través de su compañía Plan B (El árbol de la vida, Mátalos suavemente, Kick-Ass). Estamos, de hecho, ante el productor del año en Hollywood. Capaz de cumplir a rajatabla el plan de combinar arte y taquilla.

No contento con llevarse el Oscar con un filme de autor como Doce años de esclavitud, Pitt ha estado también detrás de uno de los taquillazos sorpresa de 2013: Guerra Mundial Z, producida y protagonizada por él.


Lo mejor es que todo apuntaba a que este filme de zombies se iba a estrellar a lo grande en taquilla: un rodaje tortuoso, un cambio de director, un presupuesto que se va totalmente de las manos y una oleada de rumores sobre su condición de película desastre.

A principios del verano pasado las apuestas vaticinaban que la carrera de Brad Pitt como productor iba a acabar en quiebra. Pero cuando todos le daban por desahuciado, el muchacho reventó la taquilla con Guerra Mundial Z. Para colmo, ahora se ha llevado un Oscar a casa. Guapo, listo y con los bolsillos llenos de pasta y estatuillas doradas. Universo Brad Pitt.

El redactor recomienda