iva y taquilla en 2013

Hacienda se forra con el desplome del cine español

Pese al desplome histórico de la taquilla, el Estado nunca había recaudado tanto con las entradas de cine como en 2013

Foto: Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Congreso (EFE)
Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, en el Congreso (EFE)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

Apunten esta cifra: 500 millones de euros. Es el dinero que recaudarán los cines españoles en 2013 si se cumplen las primeras previsiones. 114,20 millones de euros menos que en 2012. 135,85 millones menos que en 2011. 162,31 millones menos que en 2010. Y así hasta el infinito. Una catástrofe económica para todo el mundo... menos para Cristóbal Montoro. El gran contrasentido del pésimo año del cine en España es que ha sido un gran año para el ministerio de Hacienda: 86,8 millones de euros vía entradas de cine. Lo nunca visto. 

Hay que remontarse hasta 1988, el peor año de la taquilla del cine en España, para encontrar menos espectadores que en 2013 (77 millones según la estimación). Pero el desplome en la venta de entradas no ha impedido que el  Estado vaya a batir su récord histórico de recaudación vía subida del IVA. O la drástica diferencia entre llevarte el 8% de cada entrada, como ocurría hasta septiembre de 2012, y llevarte el 21%.  

Hacienda recaudará 86,8 millones de euro de las entradas de cine en 2013El dinero que se lleva el Estado depende de la recaudación neta: 413, 2 millones de euros (resultado de dividir 500 millones entre 1,21). La diferencia entre el bruto y el neto nos da la cifra que recaudaría Hacienda de las entradas de cine en 2013: 86,8 millones de euros. El resto de la tarta de la entrada, reducida por la voracidad estatal, se reparte entre derechos de autor (3%)  productores, distribuidores y exhibidores.

Con el IVA al 8%,  Hacienda se hubiera llevado 38 millones de euros en 2013,  48, 2 millones menos de lo que ha recaudado. Un dineral en un año en el que decenas de cines han cerrado al no poder afrontar los 50.000 euros necesarios para digitalizar cada sala. Y en el que decenas de miles de espectadores han huido de los cines debido a la subida del precio de las entradas.

Una diferencia abismal  

Para darse cuenta de la gran diferencia económica entre un IVA al 8% y uno al 21%, basta con comparar el mejor año del cine en España en el siglo XXI -2004, cuando se recaudaron 691,60 millones de euros- con el peor (2013). El 8% de IVA de una recaudación de 691,60 millones son 51,3 millones de euros. Conclusión: en el catastrófico 2013 Hacienda ha recaudado 35, 5 millones de euros más que en el estupendo 2004.  

La subida del IVA ha provocado que el cine pase de industria financiada por el Estado a industria que financia al EstadoLa industria del cine, afectada por la crisis económica más profunda de su historia, se sube por las paredes cada vez que escucha la palabra IVA.  Entre otras cosas porque, desde que la recaudación subió al 21%, el cine ha pasado de industria financiada por el Estado a industria que financia al Estado.

El Fondo de Ayuda a la Cinematografía, del que salen las ayudas al cine, se ha ido desplomando en los últimos años: 89,3 millones de euros (2010), 76 millones (2011), 49 millones (2012), 39,2 millones (2013) y 33,70 millones (2014). Hacienda recauda ahora mismo de las entradas de cine más del doble de lo que Cultura gasta en cine al año. ¿Qué fue del mito del artista pedigüeño?

Las barbas del vecino

Ningún otro país de Europa tiene un IVA tan alto para sus entradas de cine como España. La industria habla de agravio comparativo y señala al ejemplo francés.

En septiembre se supo que el Gobierno del país vecino bajará en 2014 el IVA de su cine del 7% al 5%. El Estado francés renuncia así a recaudar cerca de 60 millones de euros extras al año. Una nueva dosis de dinero público para un cine que es a la vez el más subvencionado y el más lucrativo de Europa.  Dos conceptos que en el caso francés no son precisamente antagónicos, sino que se retroalimentan hasta convertir su industria cinematográfica en un fabuloso negocio global.

La cifra de espectadores de cine en España lleva desmoronándose desde hace diez años: 143,93 millones (2004), 127,65 (2005), 121,65 (2006), 116,93 (2007), 107,81 (2008), 109,99 (2009), 101,60 (2010), 98,34 (2011), 94 (2012) y 77 millones (previsión de 2013).  ¿Se ha tocado fondo? Nadie lo sabe. Lo único claro es que cuanto peor le va a la industria del cine español, mejor le va al ministerio de HaciendaCuriosa paradoja cultural para rematar el año.

Cine
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios