Es noticia
Menú
El primer cementerio de mascotas de la historia surgió en Egipto hace dos mil años
  1. Cultura
En un antiguo puerto del Mar Rojo

El primer cementerio de mascotas de la historia surgió en Egipto hace dos mil años

Los comerciantes que llegaron en la Antigüedad a Berenice, considerado el fin del mundo, venían probablemente con su animal de compañía

Foto: Los excavadores encontraron 536 gatos, 32 perros, 15 monos, un zorro y un halcón (Twitter)
Los excavadores encontraron 536 gatos, 32 perros, 15 monos, un zorro y un halcón (Twitter)

Los egipcios de la Antigüedad están caracterizados por momificar múltiples animales que honrasen a sus dioses. Asi lo atestigua este nuevo descubrimiento: un cementerio hayado por arqueólogos en Egipto que data de hace casi dos mil años. Entre los restos encontraron cadáveres de gatos y monos, que llevaban collares con cuentas de concha, vidrio y piedra.

Marta Osypińska, zooarqueóloga de la Academia Polaca de Ciencias en Varsovia y líder del estudio, ha contado a Live Science que “ninguna de las criaturas del cementerio, emplazado a las afueras de Berenice, en un antiguo vertedero no muy lejos del Mar Rojo, mostró signos de haber muerto a manos de personas”. Estos ejemplares no presentaban sus cuellos rotos o pruebas de haber perecido por inanición.

En su lugar, “tenemos animales viejos, enfermos y deformados que fueron alimentados por otra persona”, explica Osypińska. Casi todos fueron enterrados con mucho cuidado. A veces eran colocados en una posición cómoda para dormir, otros envueltos en una manta, y también cubiertos con platos. La excavación ha revelado un “montón” de restos: 585 animales, de los que 536 eran gatos, 32 perros, 15 monos, un zorro y un halcón que fueron colocados en ataúdes improvisados.

Animales que llegaron a la vejez

Uno de los casos es el de un macaco que fue enterrado con tres gatos, una cesta de paja, tela, fragmentos de vasija (uno de los cuales cubría un lechón) y “dos conchas preciosas pertenecientes al Océano Índico que depositaron sobre su cabeza”, cuenta la zooarqueóloga. De este modo, los autores del estudio consideran que los animales de Berenice no eran una ofrenda para los dioses, sino mascotas.

Foto: Imagen de parte de los huesos encontrados en la excavación. (FOTO: INAH)

Como pasa hoy en día, estos ejemplares pueden haber trabajado para los dueños. Osypińska cree que los gatos podrían haber cazado ratones, y los perros habrían sido de ayuda en tareas de protección y caza. El equipo encontró algunos animales de menor tamaño y “poco útiles”. Sin embargo, otros mostraban sus dentaduras desnudas, lo que apunta que “llegaron a la vejez”.

Aunque son muchos los científicos que rechazan la existencia de mascotas en la Antigüedad, este descubrimiento “muestra que los humanos tenemos una profunda necesidad de estar acompañados de otros animales”, dijo la investigadora. Los comerciantes que llegaron hace unos dos mil años al puerto de Berenice, considerado el fin del mundo, venían probablemente acompañados de sus bienes más preciados, además de un perro, un mono o un gato.

Los egipcios de la Antigüedad están caracterizados por momificar múltiples animales que honrasen a sus dioses. Asi lo atestigua este nuevo descubrimiento: un cementerio hayado por arqueólogos en Egipto que data de hace casi dos mil años. Entre los restos encontraron cadáveres de gatos y monos, que llevaban collares con cuentas de concha, vidrio y piedra.

Mascotas
El redactor recomienda