Hielo y sangre: los vikingos, como nunca te los habían contado
  1. Cultura
historia

Hielo y sangre: los vikingos, como nunca te los habían contado

El historiador sueco Neil Price publica en español la que bien podría calificarse como la historia definitiva de los pueblos del norte

placeholder Foto: 'Drakkar' vikingo en el Tapiz de Bayeux.
'Drakkar' vikingo en el Tapiz de Bayeux.

"En este año se vieron presagios terribles y ominosos en la tierra de Northumbria, y sus desventurados habitantes temblaron de miedo; hubo grandes tornados y tremendos rayos, y se vieron surcando los cielos fieros dragones. A estos signos siguió una gran hambruna y, un poco después de ellos, ese mismo año, el sexto idus de enero, la desolación de los desgraciados paganos destruyó la iglesia del Señor en Lindisfarne". Junio del año 792 d. C. Tal como registró la 'Cónica Anglosajona', unas docenas de guerreros del Norte desembarcaron por sorpresa en el monasterio insular dedicado a san Cutberto, en el norte de Inglaterra. Los monjes fueron masacrados y arrojados al mar, los supervivientes, esclavizados, y los asaltantes se llevaron todos los objetos de valor y prendieron fuego al templo. Menos de un siglo después, en el año 885, miles de vikingos asediaron París durante un año con un ejército tan numeroso que, según los registros de la época, el Sena podía cruzarse de parte a parte a través de los centenares de 'drakkars' que lo atestaban. "La velocidad y magnitud de la escala de las incursiones vikingas es sobrecogedora".

Lo afirma el arqueólogo británico de la universidad de Upsala (Suecia) Neil Price en su nuevo y espectacular libro: 'Vikingos. La historia definitiva de los pueblos del norte' (Ático de los Libros). En sus páginas, Price vierte décadas dedicadas al estudio de aquellos guerreros de hielo y sangre de incesable fascinación, a su compleja sociedad, a su religión hipnótica, a dar cuenta de su salvajismo y su violencia, pero también sus extraordinarias dotes comerciales y el encantamiento de su literatura, esa que ha cautivado a tantos como Jorge Luis Borges que apreció en las 'kenningar' "el primer deliberado goce verbal de una literatura instintiva".

placeholder 'Vikingos'. (Ático de los Libros)
'Vikingos'. (Ático de los Libros)

Su éxito ha sido tan descomunal que todos, desde los nazis a la cultura de masas, se han servido de ellos para sus propios fines. ¿Cómo explicar semejante embrujo inmarcesible? "Creo que la respuesta recae en la particularidad de los vikingos, que no es lo mismo que excepcionalidad. Eran muy diferentes, se lo parecía a sus vecinos en sus tiempos y nos lo parecen a nosotros. Parte del motivo es la rareza dramática de su espiritualidad, tan distinta de otras religiones, pero en gran parte la imagen que tenemos hoy es el resultado acumulado de siglos de apropiación. Los vikingos 'reales' están enterrados en las profundidades, y parte del objetivo de mi libro es tratar de encontrarlos bajo los mitos posteriores", nos responde Price por correo electrónico.

PREGUNTA. Contra esa visión, su libro pretende contar la historia de los vikingos desde dentro, pero ¿no es esa en realidad una pretensión igualmente ilusoria para un europeo del siglo XXI?

RESPUESTA. Hay un punto de vista que percibe cualquier intento de escribir historia como un tipo de ficción especulativa del pasado, afectado inevitablemente por nuestro presente, y yo estoy de acuerdo. Al tratar a los vikingos en sus propios términos, soy muy consciente de que es imposible entrar en sus mentes, pero puedo hacerles el favor de intentar verlos como eran, no como en lo que los hemos convertido.

P. Señala un elemento muy actual en el origen de la expansión vikinga: el cambio climático. ¿La historia de Europa es la historia de sus migraciones?

R. Creo que los humanos siempre hemos estado en movimiento, y esto pasaba milenios antes de la era de los vikingos. La historia de Europa siempre ha estado llena de encuentros, interacciones, diversidad y movimiento. La era vikinga no fue una excepción.

La propia idea de un imperio combina la expansión violenta con el comercio, que necesita la paz para funcionar

P. Los vikingos fueron muy buenos en dos actividades que parecen totalmente contradictorias: el comercio pacífico y el saqueo salvaje de las ciudades. ¿Cómo es posible?

R. Creo que se puede decir lo mismo de la mayoría de pueblos y naciones; la propia idea de un imperio combina la expansión violenta con el comercio, que necesita la paz para funcionar.

P. ¿Cuál diría que es el hecho más sorprendente y desconocido sobre los vikingos que ha descubierto en sus investigaciones?

R. Esto no es mi propio descubrimiento, pero disfruto encontrando cosas que crean un contacto personal instantáneo, más allá de la inevitable diferencia del pasado. Mi artefacto favorito de la era vikinga es un par de guantes de niño en Islandia, atados entre sí con una cuerda para no perderlos. Son maravillosamente familiares.

P. ¿Y por qué personaje del libro siente especial predilección?

R. Creo que Gudrid Thorbjarnardóttir, que viajó a Norteamérica al final del primer milenio con su marido y su tripulación. Tuvo una vida increíble, desde Islandia a Groenlandia y Canadá; presenció el cambio del paganismo a la cristiandad, y más tarde peregrinó a Roma. Conoció a nativos americanos, y también al Papa. Me habría encantado conocerla.

placeholder Monumento dedicado a Gudrid Thorbjarnardóttir en Islandia.
Monumento dedicado a Gudrid Thorbjarnardóttir en Islandia.

P. La religión de los vikingos fascina hoy tanto como su historia y quizá su reverso más tenebroso ha sido la influencia de ese paganismo en movimientos de extrema derecha, desde los nazis que menciona el libro hasta hoy...

R. No creo que esto tenga que ver con lo que los vikingos aportan a otros, sino enteramente con lo que otros les atribuyen. No hay nada intrínsecamente racista o fascista en ellos, lo que tampoco significa que fueran héroes. Los vikingos eran interesantes, ciertamente fascinantes, pero no es lo mismo que admirables.

No hay nada intrínsecamente racista o fascista en los vikingos, lo que tampoco significa que fueran héroes

P. Por último, de 'El señor de los anillos' a 'Juego de tronos' o la serie de HBO, ¿cuáles son sus versiones favoritas de los vikingos?

R. Es inevitable que haya algunos problemas con la serie de HBO, pero creo que por primera vez alguien se ha tomado en serio a los vikingos, más allá de los clichés de ataques y saqueos; aparecen como personas, viviendo en su propio presente y en sus propios términos. Está muy bien hecho, especialmente en las primeras temporadas. Me gustan los dos, pero los Hijos del Hierro de 'Juego de tronos' son más de mi gusto.

Historia
El redactor recomienda