Revello de Toro, gran retratista oficial del siglo XX: "Tuve en mis manos la Historia"
  1. Cultura
ENTREVISTA CON EL CONFIDENCIAL

Revello de Toro, gran retratista oficial del siglo XX: "Tuve en mis manos la Historia"

El museo dedicado a la figura del pintor malagueño en su ciudad natal acaba de cumplir su X aniversario y lo celebra con una exposición sobre los políticos clave de la Transición

placeholder Foto: Félix Revello de Toro, en una foto de archivo (Cedida por La Opinión de Málaga)
Félix Revello de Toro, en una foto de archivo (Cedida por La Opinión de Málaga)

Félix Revello de Toro, gran retratista oficial de la segunda mitad del siglo XX (de los Reyes, presidentes, ministros) y célebre pintor de la figura femenina estilizada, acaba de estrenar una exposición en el museo dedicado a su figura en Málaga, su ciudad natal. Esta muestra es la estrella del X aniversario de recinto ubicado en la que fue casa-taller del escultor Pedro de Mena, a 50 metros del Museo Picasso, y entre la Catedral y el Museo de Málaga.

El museo acoge a personajes claves de la Transición como Leopoldo Calvo-Sotelo, el general Manuel Gutiérrez Mellado, vicepresidente con Adolfo Suárez, o el controvertido Rodolfo Martín Villa “que quedaron inmortalizados en las galerías de las altas instituciones del Estado, no solo del legislativo, sino también del poder Ejecutivo”, como explica a este diario el historiador Elías de Mateo, director del museo. “Conviene destacar la importancia de la Transición, hoy caída en el olvido: fue un momento de encuentro de gente de diversas, de consenso. Y los más jóvenes tienen que conocerla”, subraya De Mateo.

Foto: Divergencias entre Marín y Bono por un retrato oficial en el Congreso

Torcuato Fernández-Miranda, presidente de las Cortes franquistas y arquitecto de la Transición, o José Federico de Carvajal, el primer presidente del Senado socialista y un retrato de grandes proporciones (130 x 81 centímetros) y que los trabajadores de la Cámara Alta lo ‘bautizaron’ con el nombre del cuadro de ‘Federico el Grande’, son algunas de las pinturas más sobresalientes.

Se trata de retratos que intentan captar “la psicología y personalidad de cada uno de los retratados a través de las expresiones de sus rostros”, narra el director del museo, como se observa de manera nítida con Gutiérrez Mellado que posa con la bandera constitucional y al fondo el Alcázar de Segovia.

Lección de Historia

Esta lección de Historia Contemporánea en la que no aparecen mujeres (la primera que fue ministra en España tras el Franquismo fue Soledad Becerril, titular de Cultura con UCD) se completa con personajes como Jaime Lamo de Espinosa, ministro Agricultura, Pesca y Alimentación que adoptó la denominación FAO para el Ministerio; José Luis Álvarez, que fue el alcalde de Madrid anterior a Tierno Galván y fue nombrado académico de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando por haber impulsado leyes a favor de las Artes.

Alberto Oliart, ministro de Defensa, Industria y Sanidad con la UCD y presidente de RTVE (2009-20011), “un retrato de pincelada suelta con una gran vivacidad de la mirada”, relata tal director del museo; Jesús Sancho Rof, ministro de Obras Públicas y de Trabajo a las órdenes de Suárez y Manuel Jiménez de Parga, quien fue ministro de Trabajo y presidente del Tribunal Constitucional entre 2001 y 2004, completan esta galería de notables. El museo organiza dos exposiciones anuales. La anterior estuvo dedicada a periodistas de renombre que él había retratado.

placeholder Retratos de Martín Villa y Calvo-Sotelo en la exposición del Museo Revello de Toro.
Retratos de Martín Villa y Calvo-Sotelo en la exposición del Museo Revello de Toro.

“Félix Revello de Toro fue siempre un hombre independiente, que huyó de capillas y campanarios, de los andrajos de la política y de las inquisiciones ideológicas. Pocos pintores españoles han alcanzado en la última centuria la maestría de Revello”. Estas palabras las escribió Luis María Anson sobre el pintor y aparecen en la muestra, al igual que el contexto histórico de dos pesos pesados del estudio de la Historia como Manuel Tuñón de Lara: “Se abría tras la muerte de Franco un periodo de incertidumbre, de miedo y esperanzas” o de Federico García de Cortázar, quien recuerda que la Carta Magna de 1978 suponía “la primera Constitución respaldada por la inmensa mayoría de los partidos políticos del momento”.

Revello de Toro lleva más de 50 años viviendo en Barcelona. Conservaba hasta no hace muchos años dos pisos unidos en la zona de Bravo Murillo de Madrid. Era su estudio en la capital. Por allí pasaban sus retratados, en sesiones de varios días de al menos un hora, para que no se tuvieran que desplazar a la Ciudad Condal. El pintor tiene 94 años y atiende a El Confidencial en conversación telefónica.

placeholder Revello de Toro celebrando su 87 cumpleaños en el Museo Revello de Toro de Málaga (Cedida por La Opinión de Málaga).
Revello de Toro celebrando su 87 cumpleaños en el Museo Revello de Toro de Málaga (Cedida por La Opinión de Málaga).

“Son auténticos personajes que calaron muy hondo en la sociedad española. Los conocí a fondo a todos. No puedo olvidar esos años. Siempre los tendré en mi memoria”, cuenta Revello de Toro, que no quiere decantarse por un político en concreto. “Sería difícil y muy delicado pronunciarme por alguno a favor. Cada uno en su día tuvo una labor patriótica muy grande”.

— Tuve en mis manos la historia de España. Eso fue estupendo.

Su método se basaba en conocer a fondo al retratado, saber de su vida, sus gustos, captar su personalidad en el cara a cara, en la distancia corta. “Me empapaba y disfruté mucho con todos ellos. Eran personas distintas, con sus propias ideas, claro, y a mí me vino muy bien para mi propia formación”. Estas pinturas coinciden con un momento de madurez del pintor que abandonó en 1973 su cátedra de dibujo en la Escuela de Bellas Artes La Llotja de Barcelona para dedicarse plenamente a su pasión por la creación artística.

¿Que cómo me gustaría que me recordaran? Con un solo título; el de pintor. Con toda la prosopopeya que tiene, no me cabe ninguna duda de que la noble pintura nunca va a desfallecer. Para mí es una cosa sagrada. Nunca dejaría de ser pintor. Y de aunar la pintura con los sentimientos”.

Pintura