una lápida de tres metros de altura

Sobornos impresos en piedra: descubren la corrupción de un emperador romano

Gratificaciones dudosas y falsificación de identidad. Los arqueólogos descifran qué hay detrás del discurso político del emperador Septimio Severo

Foto: Busto de Septimio Severo (Foto: Musei Capitolini)
Busto de Septimio Severo (Foto: Musei Capitolini)

La historia la escriben los ganadores, pero, como demuestra este último hallazgo, la corrigen los arqueólogos. En los restos de la antigua ciudad de Nicopolis ad Istum, cuyo nombre significa "Ciudad de la victoria en el río Danubio", en la actual Bulgaria, el emperador Septimio Severo mandó esculpir en piedra una carta, que acaba de ser traducida. Según los especialistas, estaríamos delante de un soborno en toda regla y de lo que podríamos llamar un cambio de identidad.

La ciudad fue fundada en el año 102 d.C. por el emperador romano Trajano. Derruida, no se descubrió hasta el año 1923. Alguno de sus restos se llevaron al Museo Regional de Historia de Veliko Tarnovo. Allí se encontraba una lápida de tres metros de altura y dos toneladas de peso con unas inscripciones. Estaba rota en cuatro piezas grandes y varios fragmentos pequeños. Por eso, han tardado tanto en traducirla.

Son 37 líneas en griego antiguo, una carta a los habitantes de Nicópolis del Istro del emperador Septimio Severo. En ella se agradece a los ciudadanos una "donación", de 700.000 denarios, la moneda de plata romana que se usaba hacia la segunda mitad del siglo III d.C. "Esta suma serían, al valor de hoy, varios millones de euros. Es precisamente un soborno", ha asegurado el profesor Nikolay Sharankov, de la Universidad de Sofía, según recoge La Nación.

El emperador Septimio Severo era muy hábil en eso que con los años se llamó "el discurso oficialista": "El texto de la carta dice 'Acepté este dinero dado por personas bien intencionadas'. Es decir, el emperador no lo aceptó como un soborno sino como un regalo", ha explicado Sharankov. Con este dinero, los ciudadanos pretendían comprar sus favores. "Esto era necesario porque la ciudad había apoyado a uno de sus rivales por el título imperial en 193 d.C. (año en que cinco hombres reclamaron el título después del asesinato del emperador Cómodo en 192 d.C.)", ha explicado.

Severo contra la corrupción

Curiosamente Septimio Severo ha pasado a la historia por su mano dura con lo que denominaba los "traidores". Una de las primeras medidas que tomó cuando llegó al poder fue aumentar las pagas de los legionarios. Así, hizo acampar a 50.000 hombres alrededor de Roma y ejecutó a decenas de senadores contrarios a él acusándoles de corrupción y conspiración. Aseguran que en su lecho de muerte dio un esclarecedor consejo a sus sucesores: "Mantened la paz, enriqueced a los soldados y burlaos del resto".

Septimio Severto también ha sido recordado por ser el primer emperador de origen norteafricano. Sin embargo, el emperador hizo un "blanqueo de sus orígenes", como se puede ver en la roca. "Se presenta como el heredero del emperador Marco Aurelio (161-180 d.C.) a pesar de que su ascendencia era del norte de África y no tenía nada que ver con la dinastía Nerva-Antonina (96-192 d.C.)", ha asegurado Sharankov.

"De esta manera, a través de esta mentira política, rastreó su linaje hasta el emperador Trajano (98-117 d.C). Y así, con esta carta, buscó legitimarse ante el pueblo", ha concluido.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído