Fallece Javier Reverte, el gran escritor de viajes, a los 76 años
  1. Cultura
A los 76 años

Fallece Javier Reverte, el gran escritor de viajes, a los 76 años

Nacido en Madrid en 1944, estaba especializado en libros de viajes. Alcanzó un gran éxito con 'La trilogía de África', con el que muchos viajeros recorrieron el continente

Foto: El periodista y escritor Javier Reverte. (EFE)
El periodista y escritor Javier Reverte. (EFE)

Muchos lo recordarán por haber organizado viajes gracias a sus libros. Alguno recordará cómo llamó a la puerta de una pensión de algún país perdido solo porque aparecía en una de sus historias. Muchos viajeros y lectores, y lectores viajeros se han quedado hoy huérfanos: el escritor y periodista Javier Reverte ha fallecido en Madrid a los 76 años según ha informado la familia.

Reverte era hermano de los también periodistas Jorge e Isabel Martínez Reverte (aunque ellos sí se dejaron el primer apellido). Había nacido en un Madrid pos guerra civil en 1944. Su padre estuvo en la Divisón Azul, como contó Jorge en el libro 'La División Azul (Rusia 1941-1944)'. Javier pudo estudiar Filosofía y Periodismo, una profesión que ejerció durante casi 30 años, trabajando como corresponsal de prensa en Londres, París y Lisboa y como enviado especial en numerosos países. También trabajó como articulista, cronista político, entrevistador, editorialista, redactor-jefe de mesa, reportero del programa 'En Portada' de TVE y llegó a ser subdirector del diario 'Pueblo'.

"Y contra el aburrimiento, no hay nada mejor que un libro. Deberían probarlo ahora los que no suelen leer", comentaba hace solo unos meses a El Confidencial

Le gustaba mucho viajar. Y leer. De lo segundo dio buena cuenta a El Confidencial hace solo unos meses. A mediados de marzo, cuando se acababa de decretar el confinamiento domiciliario por el covid-19 comentaba a este periódico: "Siempre leo por trabajo o por gusto. Y normalmente, salvo cuando un texto de obsesiona, varios libros a la vez. Ahora mismo tengo sobre la mesa, recién abierto, 'El infinito es un junco', de Irene Vallejo, que me han recomendado algunos amigos inteligentes. Y voy leyendo la tiempo un trabajo de Fraya Stark, 'The valley of the Assassins', sobre una secta ismailita que aterró al mundo medieval, especializada sobre todo en magnicidios. Mi vida no ha cambiado mucho con la pandemia, siempre tengo una veintena de libros pendientes. Y contra el aburrimiento, no hay nada mejor que un libro. Deberían probarlo ahora los que no suelen leer, no saben qué estupenda medicina es contra el aislamiento y la soledad".

Pasión viajera

De su pasión por los viajes lo dicen todo sus libros, que alcanzaron un éxito espectacular en la década de los noventa. Sobre todo la 'Trilogía de África', formada por 'El sueño de África', 'Vagabundo en África' y 'Los caminos perdidos de África', y que además de ser una guía de viajes por países como Kenia, Tanzania y Zanzíbar, era un cúmulo de historias. Desde los grandes conquistadores a los colonizadores, a las culturas de los propios pueblos. Mucho más inteligente y mucho más divertido que cualquier Google Maps. Lo mismo ocurría con Corazón de Ulises, capaz de guiar a cientos de personas por Grecia, Turquía y Egipto. O con la 'Trilogía de Centroamérica', formado por libros que transcurren en Nicaragua, Guatemala y Honduras.

Mis novelas y libros de viajes los inspira sobre todo la realidad. Soy un escritor hincado en la realidad, no puedo prescindir de ella


Uno de sus últimos libros fue 'Canta Irlanda', un recorrido por la denominada Isla esmeralda, donde paisaje y gentes se funden con una extraordinaria tradición literaria. Según decía el propio Reverte, los irlandeses son un pueblo que comparten con los españoles sobre todo un carácter alegre y su apego a la cultura popular.

Reverte era un hombre amable, muy ameno en sus conferencias. Un hombre dispuesto a escuchar porque de ahí salían sus novelas y libros de viajes, de los que dijo en alguna ocasión: "Los inspira sobre todo la realidad. Soy un escritor hincado en la realidad, no puedo prescindir de ella. Quizás se deba al hecho de haber ejercido el periodismo durante muchos años". Suena a lugar común y quizá como periodista no le gustaría, pero que el último viaje le sea leve.

Literatura