Arte

Franco ya es un icono pop: así es ARCO 2020

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo se inaugura este miércoles con una pieza de Rikko Sakkinen sobre el dictador y las obras de otros artistas como Ai Wei Wei y Jame Plensa

Foto: 'Franco no fue tan malo', de Riiko Sakkinen (EFE)
'Franco no fue tan malo', de Riiko Sakkinen (EFE)

Entre escaleras, palés, andamios, tornillos y alcayatas apenas había hueco este martes para vislumbrar la obra que se expone este año en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo ARCO Madrid y que se inaugura este miércoles. En las galerías todavía se trabajaba a pleno rendimiento para el montaje de los stands en los pabellones 7 y 9 de IFEMA. “¿Qué hay interesante?”, era la pregunta más repetida entre los periodistas que pululaban por los pasillos. “Mira, ahí, en la galería sueco-finlandesa Forsblom. Ahí lo tienes”. Y ahí estaba la pieza: 'Franco no fue tan malo como dicen', un cuadro del finlandés Rikko Sakkinen con el rostro del dictador y todo ese mantra tantas veces repetido: “Construyó 280 pantanos. Creó la Seguridad Social. Empezó el sistema de pensiones. Implantó las vacaciones pagadas (...) Consiguió el pleno empleo (...) Inventó la tauromaquia, el flamenco, la paella, el carajillo, el cubalibre y el calimocho”. Pero claro, ¡cómo va a ser tan malo!

Sakkinen, aunque finés, lleva años en España, concretamente en el pueblo de Pepino, en Toledo. La obra se le ocurrió, según cuenta Aino Pisila, la exhibition manager de esta galería, porque uno de sus hijos pequeños llegó un día a casa y contó a sus padres que el maestro les había dicho que “Franco no fue tan malo, que había hecho muchas cosas buenas”. Sakkinen se puso a rememorarlas en la obra y por eso, irónicamente culmina: “Inauguró Sálvame, Supervivientes, Operación Triunfo. Formó parte de Los Payasos de la tele y Los Lunnis”. Por cierto, el precio de este lienzo es de 15.000 euros.

El dictador ubícuo

La polémica puede que esté servida con este retrato -o la configuración ya total del dictador como icono pop, que poco le queda- pero no es el único Franco en ARCO 2020. También está la obra de Marco Castillo en la galería berlinesa Kow que ofrece las letras de FRANCO, así en mayúscula, acompañadas de escopetas. En la instalación hay un vídeo titulado ‘Generación’ que muestra “las muertes culturales producto de las censuras”, señalan en la galería.

Su hijo le contó que el maestro había dicho que “Franco no fue tan malo". Por eso la obra culmina: “Inauguró Sálvame"

No muy lejos de allí se encuentra la galería Alarcón Criado que ha traído una obra de 1990 de Pedro G, Romero en la que aparece el rey emérito Juan Carlos I mucho más joven de lo que era en 1990. “No es una foto ofensiva”, afirma Carolina Alarcón, que tampoco pensaba crear mucha polémica con este retrato: “La polémica al final oculta el trabajo serio. Un trabajo se mide por la bueno que sea y yo prefiero ir a por otra cosa que no sea polémica”. El coste de esta imagen es de 36.000 euros.

Imagen del rey Juan Carlos en la galería Alarcón Criado (EFE)
Imagen del rey Juan Carlos en la galería Alarcón Criado (EFE)

Quien sí sabe bastante de controversia es Eugenio Merino, que ya expuso el 'Always Franco' -el dictador en una nevera- y el Ninot de Felipe VI junto a Santiago Sierra. Esta vez presenta en la ADN galería la obra ‘Restos humanos’ compuesta por doce pares de manos entrelazadas y que sujetan, cada una, las doce monedas de mayor circulación financiera hoy en día. “La moneda es el nuevo objeto de deseo por lo que hay un componente áurico de adoración al dinero”, indican en la galería explicando el sustrato crítico de la obra. También insisten en que la polémica en ARCO “muchas veces se exagera y se le da una amplitud a la obra que no tiene”. Cada mano cuesta, por cierto, 3.800 euros, y se acompañan además de un columbario con un coste de 16.000 euros en el que se encuentran las cenizas de una copia de la Declaración de los Derechos Humanos de 1948.

Jaume Plensa, David Hockney, Ai Wei Wei

La galería internacional Lelong, quizá una de las más potentes que suele haber en la Feria, tiene este año dos esculturas de Jaume Plensa, cuyo coste cada una es de 430.000 euros. No es de lo más caro que se puede encontrar. También ha traído dos obras de David Hockney -fotografía, pintura y ordenador- y un Joan Miró de 1938 titulado ‘Dos personajes’ que ronda los 800.000 euros.

Pero podría decirse que esto tampoco rompe los precios.De varios cuadros del artista chino Ai Wei Wei, que también ha traído la galería sueco-finlandesa Forsblom, no han querido decir el coste.

ARCO 2020
ARCO 2020

Casi al lado se halla la galería de Helga de Alvear que esta vez no va a ser la protagonista de la controversia. Presenta dos esculturas de José Pedro Croft y dos fotografías de Candida Höfer, que juguetean con la arquitectura. Este martes en esta galería, por otro lado, no tenían ningún miedo al coronavirus, que no parece ocupar demasiado la conversación. Tampoco hay una señalética sobre el asunto a primera vista y se mantienen unas medidas muy básicas. Este martes nadie estaba con mascarilla porque no se consideraba necesario. “Aquí ninguno tenemos aprensión, tampoco Helga de Alvear, que tiene 83 años y ya ha dicho que va a venir todos los días a la feria”, comenta el director de arte Pedro Marín.

Divanes, cuadros de desnudos, instalaciones con referencias a la inmigración. Este martes todavía no estaba todo acabado de montar - o lo que este ojo puede pensar que se trataba del montaje final- pero, como si fuera un gran almacén, de todo puede encontrarse en este ARCO 2020. Hasta un cerdo había por allí.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído