no quiere depender de sus padres

La hija de Steven Spielberg se pasa al porno: "Es una decisión positiva y empoderada"

Mikaela Spielberg, de 23 años, ha decidido dedicarse a la producción del cine 'X' y como bailarina de 'striptease': "Me cansé de que me dijeran que odiara mi cuerpo"

Foto: Steven Spielberg (c) posa junto a dos de sus hijos, Mikaela George (i) y Destry Allyn (2-i), a la actriz estadounidense Drew Barrymore (2-d) y a la actriz canadiense Ellen Page (d). Foto: Efe
Steven Spielberg (c) posa junto a dos de sus hijos, Mikaela George (i) y Destry Allyn (2-i), a la actriz estadounidense Drew Barrymore (2-d) y a la actriz canadiense Ellen Page (d). Foto: Efe
Autor
Tiempo de lectura2 min

Mikaela Spielberg, la hija de 23 años del director Steven Spielberg, ha decidido dedicarse a la industria del cine porno como productora. Según ha asegurado, la joven dio la noticia a sus padres por FaceTime y aclara que aunque "no podrían haberlo previsto", estos se mostraron "intrigados" por su decisión. Sin embargo, estos no son sus primeros pasos en el cine pornográfico, ya que la joven Spielberg ya había participado antes en vídeos de cine para adultos bajo el nombre de Sugar Star.

"Me cansé de que me dijeran que odiara mi cuerpo y de trabajar día a día de una manera que no satisfacía mi alma", ha expresado en una entrevista con el diario The Sun. Pero el cine X no es lo único que ha despertado su interés, ya que la joven también ha anunciado que su deseo de ejercer como bailarina de 'striptease' en cuanto consiga la licencia legal, una noticia que ha adelantado en primer lugar a través de su cuenta de Instagram, ahora borrada tras la publicación de la entrevista.

Además de por interés en la industria, la joven ha explicado que este nuevo camino le ofrecerá la posibilidad de independizarse definitivamente de sus padres, que viven en Los Ángeles mientras ella reside en Nashville. Asimismo, reconoce que siempre se ha considerado como "una persona muy sexual por naturaleza", algo que, confiesa, le ha traído problemas con anterioridad. "No de forma depredadora", aclara, "sino en el sentido de que la gente aquí en el sur no se siente cómoda con eso".

Su intención, por tanto, es alcanzar la independencia económica total y se anticipa a todas las opiniones que se le puedan volcar en su contra: "No hay nada de malo en que use mi cuerpo de una forma en la que me sienta cómoda". Lo que sí le incomoda es depender del dinero de sus padres, lo que no significa que "haya tocado fondo".

"Es una decisión positiva y empoderada. Me he dado cuenta de que no hay nada vergonzoso en sentir fascinación por esta industria y querer hacer algo que es sano, seguro y consentido", asegura.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios