¿Es 'avión' un acrónimo? Verdades y mentiras del origen de esta palabra
  1. Cultura
debate en las redes

¿Es 'avión' un acrónimo? Verdades y mentiras del origen de esta palabra

Cada cierto tiempo, en las redes sociales alguien se sorprende por el 'origen' de la palabra avión, vinculado éste con un acrónimo procedente del francés

Foto: El término 'avión' ¿es un acrónimo?
El término 'avión' ¿es un acrónimo?

"¿Conoces el origen de la palabra avión?". Cada cierto tiempo, aparece en las redes sociales esta pregunta con su sorprendente respuesta al lado. "La palabra 'avión' es un acrónimo creado por el ingeniero Clément Ader, en Francia, pionero de la aviación en el siglo XIX", explican algunos. ¿Acrónimo de qué? De "appareil volant imitant l'oiseau naturel", que traducido del francés significa "aparato volador que imita al ave natural". ¿Pero lo es? En primer lugar hay que partir de la definición de este concepto: según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua (DRAE), un acrónimo puede ser, por un lado, la "unión de elementos de dos o más palabras", como es el caso de transistor ('transfer' + 'resistor') o también una serie de siglas que se pronuncian como una palabra, como el caso de términos como 'sida' (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Según las explicaciones que se difunden por las redes sociales, efectivamente 'avión' sería un acrónimo.

No obstante, todo parece apuntar a que su origen viene mucho antes del propio Ader. La duda sobre el origen etimológico de esta palabra no solo tiene lugar en países hispanoparlantes, sino también en los francófonos, ya que en francés se escribe exactamente igual (aunque sin tilde). En enero de 2019, la 'youtuber' y humorista Sophie-Marie Larrouy decía en uno de sus 'podcasts' que se acababa de enterar del origen de 'avión'. "Alucinante. Ignoraba por completo esta información, ciertamente inútil, pero bonita y poética". Desde la revista francesa 'L'Obs' explicaban, poco después, que si bien Clément Ader tuvo el éxito que no logró Leonardo da Vinci en el siglo XV con su 'máquina voladora', "la Historia no lo vincula directamente con este acrónimo".

placeholder Un avión de papel hecho con un 'ticket' de compra (Pexels)
Un avión de papel hecho con un 'ticket' de compra (Pexels)

La RAE apunta el origen de esta palabra en el francés, y la original, derivada a su vez del latín: en el diccionario inverso de la lengua española DIRAE señalan que la primera aparición de este término en un diccionario data del año 1611, en el 'Tesoro de la lengua castellana o española' de Sebastián de Covarrubias, y que no da el salto a la RAE hasta 1726. En cualquier caso, no fue hasta más de un siglo después cuando el ingeniero Clément Ader construyó el primer avión, aunque con una apariencia muy poco similar a la del actual aparato. Después de su primera prueba de vuelo, en octubre de 1890, fue cuando le puso nombre al invento: 'avión', procedente del latín 'avis', que significa ave. Para el diccionario francés Larousse, el origen del término es el mismo: 'avion', del latin 'avis'.

En todo caso, el 'avión' procede del latín 'avis', que significa pájaro

Desde el Centro Nacional de Recursos Textuales y Léxicos (CNRTL) francés, apuntan que el origen etimológico del término podría proceder de los años comprendidos entre 1875 y 1890, pero, en todo caso, siguen señalando al latín como su origen: del latín 'avis' (pájaro) con el sufijo '-on'. El exdirector de las redes del Conservatorio Nacional de Artes y Oficios (CNAM, por sus siglas en francés) Laurent Pieuchot añade a la historia que si bien fue Ader quien asumió el término en 1875, ya había sido utilizado 12 años antes por Gabriel de la Landelle, a los que otros señalan como el creador original de la más que disputada palabra 'avión'.

Ahora bien, desde la enciclopedia 'online' Wikipedia (en su versión francesa), con el término 'avión' hacen referencia a un concepto que no contempla la RAE: el de los retroacrónimos. Aquí se define la retroacronimia como el hecho de interpretar una palabra como un acrónimo cuando no lo es en su origen, o incluso darle un nuevo significado a un acrónimo que ya existe. Esto ha ocurrido a lo largo de la historia con diferentes términos, como es el caso de la marca Adidas, que se ha dicho que procede de la frase 'All day I dream about soccer/sports' ('Todo el día sueño con fútbol/deportes), cuando en realidad es un acrónimo del nombre de su fundador, Adolf Dassler, conocido como 'Adi': de Adi Dassler nació Adidas. Curiosamente, el hermano de Dassler, Rudolf, hizo lo mismo con su propia empresa, rival de la anterior (y fruto de una separación de una compañía original dirigida por ambos): la marca de zapatillas y ropa de deporte Puma nació como Ruda (acrónimo de Rudolf Dassler).

RAE
El redactor recomienda