revolución urbanística

El fiordo del arte: la revolución que hará de Oslo la capital cultural de Europa

La literatura noruega protagoniza este año la feria de Frankfurt y en 2020 se inauguran varios museos a la vez, entre ellos el nuevo Munch, obra del arquitecto español Juan Herreros

Foto: El Nuevo Museo Munch de Oslo, del arquitecto español Juan Herreros, abrirá sus puertas en la primavera de 2020. (Foto: Daniel Arjona)
El Nuevo Museo Munch de Oslo, del arquitecto español Juan Herreros, abrirá sus puertas en la primavera de 2020. (Foto: Daniel Arjona)

El viejo Museo Munch en Oslo se quedaba pequeño y, con motivo del ambicioso plan que le ha dado la vuelta al puerto de la capital, se abrió un concurso público para alojar todos los fondos que el mayor artista noruego dejó en herencia al ayuntamiento de la ciudad. Siguiendo los alucinantes criterios de transparencia y gestión de los recursos públicos escandinavos, decidieron que un consejo de sabios ultrasecreto cuyos nombres aún hoy no se conocen optara entre diez proyectos presentados por arquitectos de fama mundial con al menos tres grandes museos construidos a sus espaldas y otros diez proyectos de arquitectos sin obra, sin nada más que ofrecer que su originalidad y su talento. Nadie, ni siquiera aquí, pensaba que alguno de estos diez "advenedizos" pudiera ganarle a cualquiera de los otros diez dioses de la arquitectura actual. Pero así fue. El vencedor fue el español Juan Herreros y su nuevo Museo Munch con doce plantas, 26.000 metros cuadrados y ya en su fase final de construcción abrirá sus puertas en 2020. Un edificio impresionante que, cubierto de nieve en invierno, se alzará del mar helado del fiordo como un iceberg gigantesco.

Juan Herreros en la terraza del nuevo Museo Munch de Oslo. (Foto: D.A.)
Juan Herreros en la terraza del nuevo Museo Munch de Oslo. (Foto: D.A.)

Mientras recorremos las salas interiores de 'El Munch' que acogerán las 28.000 obras del autor de 'El grito' en las que una Babel de centenares de obreros de distintas nacionalidades se afanan en los últimos compases de las obras, Herreros nos explica que su proyecto es el primero de una nueva generación de museos, la que surge después del gran debate del cambio de siglo que siguió a la era de los 'Museos Estelares': "Un lugar que forme parte de la cultura de la ciudad que no sea un archivo muerto de obras a preservar sino como un espacio activo al que los turistas vendrán una vez pero los ciudadanos de Oslo acudirán permanentemente. A sus exposiciones pero también a sus conciertos, espacios infantiles, restaurantes, a su mirador... Esa condición del museo, en definitiva, por la que descubrimos quiénes somos y quiénes queremos ser partiendo de la obra del más grande artista noruego y proyectándonos con ella hacia el futuro". Cuando el nuevo Museo Munch de Oslo abrirá sus puertas el próximo año se convertirá en el más importante museo del mundo dedicado a un solo artista con permiso del Van Gogh de Ámsterdam.

Vista de Oslo. (Foto: D.A.)
Vista de Oslo. (Foto: D.A.)

En la década pasada se inició en Oslo una revolución urbanística que ha transformado la ciudad y que llegará a su culminación en 2020. El epicentro de la misma se localiza en el antaño muy transitado puerto de mercancías de la capital noruega en el que han surgido, como convocados de la nada por algún encantamiento vikingo, una espectacular colección de nuevos edificios. El impresionante Palacio de la Ópera revestido de mármol de Carrara llegó primero en 2008 y el año próximo serán inaugurados la nueva Biblioteca Deichman, el Museo Nacional de Arte, el Museo de Arte Moderno Astrup Fearnley, diseñado por Renzo Piano, y el ya mencionado Museo Munch de Herreros. Y, como aperitivo, la pujante literatura noruega moderna, la de Jostein Gaarder, Lars Mitting, Roy Jacobsen, Jo Nesbo o Karl Ove Knausgård protagonizará la Feria de Frankfurt del próximo otoño, la más importante cita editorial del mundo.

Un país de lectores

En Noruega, el estado compra 750 copias de cada libro publicado para distribuir en bibliotecas. Y el contrato de publicación es fijo. Escribas novela, poesía o ensayo, no te pueden pagar más. Ni menos. Si en España el autor se lleva un 5-10%, aquí se lleva un 15-20% ¿El resultado? Es uno de los países con más lectores del mundo. Y con mayor variedad. En la Casa de la Literatura de Oslo huele a salmón al horno por todas partes y hay un mural con los mejores escritores noruegos contemporáneos. En la esquina inferior derecha, pequeñito, está Knausgard. Lo pintaron hace 10 años y nos cuentan que, claro, si lo repintaran hoy, tendrían que ponerle en el centro.

Mural de escritores noruegos en la Casa de la Literatura de Oslo. (Foto: Daniel Arjona)
Mural de escritores noruegos en la Casa de la Literatura de Oslo. (Foto: Daniel Arjona)

Son todas mujeres las que se ocupan de que podamos acceder en castellano a la gran literatura noruega. La legendaria Kristi Baggethun, su hija Cristina Gómez Baggethun y la española Asunción Lorenzo. Kristi y Asunción han traducido en equipo clásicos como 'Hambre' de Knut Hamsum, el más grande novelista noruego de todos los tiempos, pero también los seis volúmenes de la prolija, hipnótica y muy exitosa saga 'Mi lucha', de Knausgard. "Durante los últimos diez años casi no he hecho otra cosa. ¡Casi no he leído otra cosa!", confiesa Baggethun a El Confidencial en la Casa de la Literatura que dirige Olivier Møystad, cansada y satisfecha ahora que acaba de llegar a las librerías española el último tomo titulado 'Fin' (Anagrama).

Cristina Gómez, por su parte, lleva las riendas de las traducciones al español del muy ambicioso proyecto 'Ibsen in Translation' de la Universidad de Oslo que lleva ya algunos años preparando traducciones modernas a varias lenguas de las obras principales del dramaturgo noruego y nos anuncia en primicia que este otoño un solo volumen recogerá sus versiones de varias obras de Ibsen como 'Casa de muñecas' o 'Un enemigo del pueblo' editado por Nórdica, el principal sello español de las letras escandinavas.

El arca de los libros

Imaginen que cada año a lo largo del último siglo uno de los mejores escritores del mundo hubiera entregado uno de sus manuscritos con el compromiso de no ser publicado hasta cien años después, una vez fallecido el autor. Imaginen que hoy abriéramos esa arca literaria y pudiéramos leer por primera vez novelas inéditas de James Joyce, Marcel Proust, Virginia Woolf o Gabriel García Márquez. Pues bien, tal es el proyecto que arrancará en Oslo en la cueva de madera celosamente protegida que albergará la nueva Biblioteca Deichman y para el que ya se han apuntado escritores como Margareth Atwood o David Mitchell. La cueva se ha construido con los árboles de un bosque cercano a la ciudad que después fue repoblado. Los nuevos árboles nacerán y crecerán, nadie podrá cortarlos en un siglo y, llegado ese momento, se talarán y con el papel que extraigan de ellos se publicarán los cien manuscritos inéditos. Una celebración de la novela con una historia de novela.

Arca Literaria de la Nueva Biblioteca Deichmann de Oslo. (Foto: D.A.)
Arca Literaria de la Nueva Biblioteca Deichmann de Oslo. (Foto: D.A.)

Prueba de la historia de amor a los libros de los nórdicos, la nueva Biblioteca Deichman, la más antigua institución cultural de Noruega fundada gracias a un legado testamentario en 1785, es hoy una de las más importantes bibliotecas públicas de los países escandinavos. Su nuevo emplazamiento diseñado por el arquitecto Lund Hagem y colindante al nuevo Museo Munch apuesta al igual que este por un espacio dinámico y plural con una serie de diagonales que atraviesan el edificio desde todas sus fachadas conectando sus espacios interiores y exteriores. "Esta biblioteca nació en el siglo de la Ilustración y el nuevo edificio que acogerá sus fondos mantiene los principios ilustrados de amor al conocimiento, tolerancia y democracia", explica Knut Skansen, director de las biblioteca públicas de Oslo entre los andamios de las obras finales de la biblioteca.

Madera y tiempo

¿Y cómo es un escritor noruego moderno? Vean el caso de Lars Mytting, un estupendo autor apenas conocido hasta hace poco al que se le ocurrió algo tan sencillo como contar qué ocurre cuando un hombre corta leña. La madera en Noruega sigue siendo una de las fuentes de energía principales. El país es tres veces más extenso que Gran Bretaña y un tercio de su superficie está ocupada por bosques. ¿Qué ocurrió? Lars publicó 'El libro de la madera' (Alfaguara, 2017) como un divertimento unas Navidades de hace algunos años. Sin mayores pretensiones. Pero la gente estaba harta aquel año en Escandinavia de regalarse móviles y tabletas, todos tenían ya el último modelo, y el libro de Lars era una delicia que además, como él confiesa, permitía lavar y centrifugar la mala conciencia del urbanita occidental por su repudio de la madre naturaleza. ¿Resultado? Aquellas fiestas, en todas las casas de Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca, Santa Claus dejó un ejemplar -o dos- de 'El libro de la madera'.

Lars Mytting y la iglesia de madera d eOslo que protagoniza su nueva novela 'Las campanas gemelas'. (Foto: D.A.)
Lars Mytting y la iglesia de madera d eOslo que protagoniza su nueva novela 'Las campanas gemelas'. (Foto: D.A.)

La última novela de Mytting titulada 'Las campanas hermanas' Alfaguara la publicará en España después del verano traducida por Lotte K. Tollefsen y cuenta la historia de dos hermanas siamesas y una iglesia vikinga de madera y de las visicitudes que sufrió cuando se decidió moverla de sitio a Gol, en los alrededores de Oslo en el siglo XIX, cuando Noruega aún era un país muy pobre no tocado por la gracia del petróleo del Mar del Norte pero ya era uno de los países más alfabetizados del mundo. "Este libro", explica Mytting "es una llave para acceder a la Noruega que fue, a la Noruega que es hoy... y a la Noruega que pudo ser".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios