CONTRA TRUMP

Roger Waters (Pink Floyd) está loco por Maduro: marchas, alcohol y vídeos

El fundador del grupo ha mostrado varias veces públicamente su apoyo al gobierno Venezolano; este mes, Waters se ha grabado varios vídeos apoyando a Maduro

Foto: Roger Waters brinda por Venezuela (@rogerwaters)
Roger Waters brinda por Venezuela (@rogerwaters)

“Es un pueblo orgulloso, independiente y soberano capaz de arreglárselas solo”, dice en un vídeo el guitarrista de Pink Floyd poco antes de levantar un chupito y bebérselo de un trago. “¡Viva Venezuela!”, exclama. Es la última muestra del apoyo incondicional de Roger Waters al gobierno de Nicolás Maduro. Unos mensajes que ya lleva tiempo publicando.

“Quiero deciros algo muy breve a la gente de Venezuela. Os he admirado desde hace mucho tiempo, desde 1998 e incluso antes”, dice antes de ensalzar a Simón Bolívar. Waters se ha caracterizado en otras ocasiones por mostrar su perfil activista, comprometiéndose con la defensa de Palestina o cuestionando el gobierno de Donald Trump. “Os he visto resistir todos los intentos de los poderes por destruir vuestra revolución. Y también estáis resistiendo ahora”.

Waters continúa el vídeo sacando un muñeco de Donald Trump. “Tengo un mensaje para ti”, dice antes de arrojarlo al suelo. “Deja las sanciones si te importa la gente de Venezuela, no invadas Venezuela. Es una orgullosa nación independiente”.

Con el hashtag “manos fuera de Venezuela”, Waters ha compartido también esta semana otro vídeo, grabado en el mismo lugar -y con otro chupito-, en el que interpreta una canción dedicada a los “revolucionarios bolivarianos”. El cantante se arranca con la guitarra e interpreta ‘We shall overcome’, un tema sobre el movimiento estadounidense por los derechos civiles.

"¿Queremos que Venezuela sea Irak?"

Estos vídeos llegan después de otros mensajes que Waters ha ido compartiendo estos días a favor del gobierno de Maduro a través de sus redes sociales. La semana pasada publicaba un vídeo en el que pedía dejar en paz a la gente de Venezuela para que ejerzan “su derecho legal a la autodeterminación”.

Unas 250.000 personas se concentraron el pasado día 22 en la frontera entre Venezuela y Colombia para el ‘Venezuela Aid Concert’, un concierto múltiple organizado por el multimillonario Richard Branson para hacer llegar ayuda humanitaria al país. Branson es el presidente de la británica Virgin, grupo con más de 350 empresas y actualmente se encuentra entre las 400 personas más ricas del mundo.

Dejad a la gente de Venezuela, parad de intentar destruirlo para que el 1% pueda apropiarse de su petróleo

“No tiene nada que ver con la ayuda humanitaria, tiene que ver con Richard Branson y no me sorprende nada”, ha criticado Waters sobre el evento. El músico ha dicho que tomar el control de Venezuela “por las razones que sean” no tiene nada que ver con las necesidades de los venezolanos. “No tiene nada que ver con la democracia, con la libertad, ni con la ayuda”.

Waters ha remitido también a sus amigos en Caracas. “No hay una guerra civil, no hay violencia, no hay asesinatos, no hay dictadura aparente, no hay encarcelamiento masivo de la oposición, no hay represión de la prensa… No está pasando nada de eso”, ha asegurado. “¿De verdad queremos que Venezuela se convierta en otro Irak? ¿O Siria o Libia?”

A principios de febrero, Waters impulsaba también una manifestación en favor de Maduro y publicaba el cartel en sus redes sociales, instando a la gente a acudir. “Dejad a la gente de Venezuela, tienen una democracia real”, escribía. “Parad de intentar destruirlo para que el 1% pueda apropiarse de su petróleo”.

El activismo antiTrump de Roger Waters no es nada nuevo. El fundador de Pink Floyd lleva tiempo llenando sus conciertos con mensajes de protesta social y económica, con enormes letras blancas que plasman “Trump is a pig” (“Trump es un cerdo”). “Resiste al control”. “Resiste a las políticas de Israel”. “Resiste a las fuerzas policiales militarizadas”. “Resiste al neo-fascismo”, se van sucediendo en las diapositivas. En otras, suele apuntar directamente a Le Pen o a Putin o incluso a Mark Zuckerberg.

El pasado mes de enero, Waters ayudó a repatriar a dos niños de Trinidad y Tobago que fueron llevados a Siria por su padre, que se había unido al grupo yihadista Daesh. Los dos niños fueron entregados a su madre en la ciudad de Qamishli, al norte de Siria, antes de llevar a cabo los procedimientos para garantizar la repatriación de los menores. El abogado de la familia aseguró que Waters aceptó pagar todo. "Hizo que la madre viniera en avión desde Trinidad y Tobago".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios