DE SLAYER A KISS

No todos son Roger Waters: los rockeros que piden respeto por Trump

Mientras el fundador de Pink Floyd llena sus conciertos con mensajes de protesta social y económica, otros músicos de rock se vuelcan con el sistema y alaban al presidente de EEUU

Foto: Roger Waters arremete contra Donald Trump en sus conciertos (Reuters)
Roger Waters arremete contra Donald Trump en sus conciertos (Reuters)

“Resiste a Mark Zuckerberg, este tío empezó con una aplicación misógina para puntuar a chicas según su cuerpo. Ahora, años después, es un multimillonario que censura internet junto con los dos tíos propietarios de Google. Intenta eliminar poco a poco cualquier página que no se adecue a su visión consumista del mundo.” Fue una de las frases que brillaron delante de las decenas de miles de personas que se agolparon en los dos conciertos que Roger Waters, fundador de Pink Floyd, ofreció en la capital. Tras interpretar unas pocas canciones, el músico dio paso a un intermedio en el que comenzaron a desplegarse mensajes protesta, citas al Gran Hermano de George Orwell y críticas en un rojo sangrante a las políticas de inmigración. “Resiste al control”. “Resiste a las políticas de Israel. “Resiste a las fuerzas policiales militarizadas”. “Resiste al neo-fascismo”, se sucedían las diapositivas. En otra, apuntaba directamente a Donald Trump, a Le Pen o a Putin.

No es de extrañar que Waters haya dejado ver, una vez más, su cara más política. Si las composiciones de Pink Floyd ya son muchas veces un grito de guerra y un puño en alto de ritmos hipnóticos más allá de ‘Another Brick In The Wall’, el bajista también se ha posicionado en varias ocasiones contra Donald Trump o ha sido crítico con la situación de Palestina. Sus conciertos son un espectáculo de luces, cerdos y máscaras en el que nadie queda libre de culpa. “Trump, eres un gilipollas”, se leía tras el cerdo volador. ‘Money’ cumplía su papel, alimentando proyecciones de Mariano Rajoy, Silvio Berlusconi o Angela Merkel. Ah, pero no todos los viejos rockeros han seguido la senda del activista Waters.

“El problema con el rock and roll es que la generación que la creó es ahora el poder. El rock finge que aún es rebelde pero, ¿quién se lo cree? Las estrellas son millonarios de 45 años o anuncian refrescos. La revolución es una industria capitalista. ¡Dame un respiro!”, se exasperaba una viñeta de 'Calvin y Hobbes' de 1992. El dibujo, que solo necesita actualizar la edad de los músicos para adaptarse a la realidad actual, se viralizó hace unos meses, junto a una captura con una declaración de Tom Araya, de Slayer. El año pasado, el grupo publicó un montaje de ellos con Donald Trump. “Lo publiqué porque pensé que era gracioso, pero nunca habría imaginado que habría tantos copos de nieve comentando que no les gusta el nuevo Presidente. Os guste o no, es el Presidente”, criticó Araya.

Tira de 'Calvin y Hobbes'
Tira de 'Calvin y Hobbes'

La publicación alcanzó tal nivel de controversia que el resto de integrantes del grupo respondieron al post asegurando que no tenía hueco en una página de Slayer. “Como verificó Tom, esta fue su publicación, pero no es algo que la banda habría publicado. Todos tenemos nuestras opiniones personales, pero nunca hemos apoyado un partido político”. Aun así, era una noticia que costaba masticar. Tanto, que meses después seguía dando vueltas bajo una cuestión que escocía a muchos que siempre han relacionado el género con algo progresista: los rockeros pueden ser de derechas.

Mientras que el fundador de Pink Floyd llena sus conciertos con mensajes de protesta social y económica, otros músicos de rock se vuelcan con el sistema y alaban al presidente de EEUU, más allá del 'Slayergate'. Si bien el rock surgió como un movimiento inconformista y siempre se ha relacionado con la reivindicación política -con el punk como su máximo exponente y sin entrar en el country-, no es raro encontrar artistas del género que se han instalado en la derecha.

“Si gana Obama estaré muerto o en la cárcel”

Quizá el guitarrista más furiosamente republicano sea Ted Nugent, amante de las armas y que ha revoloteado alrededor de Donald Trump desde que se postulara como candidato republicano, como un ángel de la muerte de guitarra y rifle. “Si Obama es reelegido presidente, estaré muerto o en la cárcel el año que viene”, escupió en un encuentro de la Asociación Nacional del Rifle. Antes, había calificado al expresidente como “el mal” y dijo que era “un pedazo de mierda”. Su devoción por Trump quedó retratada -literalmente- en el despacho oval, sonriente y con sombrero vaquero guardando las espaldas del recién elegido Presidente. Al otro lado, aparecía Kid Rock, conocido republicano que aseguró que los ciudadanos deberían dejar que Trump dirigiera el país como “un maldito negocio”.

Ted Nugent y Kid Rock posan con Donald Trump
Ted Nugent y Kid Rock posan con Donald Trump

“Trump no es un político. Él no necesita tu dinero y dirá lo que tenga que decir, te guste o no. No tiene problema en decir ‘que te jodan’ y eso me gusta”. El que se posiciona esta vez a favor de Donald Trump es Gene Simmons, la lengua de Kiss -que también visitarán España este verano- que no tuvo problema en comentar públicamente que Trump “es bueno para el sistema político”. No es algo que venga de nuevas. Simmons apoyó la invasión de Irak en 2003 y, si Waters llena estadios y aprovecha para alimentar a su audiencia con mensajes contra las políticas de Israel, el de Kiss no tuvo problema en defender que los artistas que rechazan actuar en el país por razones políticas son “estúpidos”.

Como ellos, también encontramos a Joe Perry. Si bien Aerosmith prohibió a Donald Trump usar su canción ‘Dream On’, el guitarrista de Aerosmith se ha declarado públicamente republicano. -"Steven Tyler ha tenido más publicidad que la que ha tenido en diez años, bien por él", se burlaba Trump en un tuit-. Aunque son muchos los rockeros de la vieja escuela que siempre se han alzado como la voz del pueblo, con Bruce Springsteen en cabeza, los republicanos que beben los vientos por Trump no se quedan atrás.

“La gente que toca rock hoy es mayor”, explicaba a este periódico Ismael Crespo, catedrático de Ciencia Política en la Universidad de Murcia, en un artículo publicado por Miguel Ayuso. Johnny Ramone, fundador de Los Ramones que abrió el camino del punk, fue un orgulloso militante republicano adorador de George W. Bush. “Lo normal es que no conserven la postura política que tenían de adolescentes y, probablemente, no querrán que le suban los impuestos”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios