'tintín en el congo'

Tintín y los 'negritos': juicios y racismo en los 90 años de Tintín

Esta semana se cumplen 90 años desde que Hergé creara al reportero más célebre del mundo del cómic; la publicación de una nueva edición de 'Tintín en el Congo' reabre el debate sobre racismo

Foto: 'Tintín en el Congo' llegó a los tribunales a petición de un ciudadano que aseguró que era una apología del racismo.
'Tintín en el Congo' llegó a los tribunales a petición de un ciudadano que aseguró que era una "apología del racismo".

En 1931, Hergé publicó ‘Tintín en el Congo’, un volúmen que al poco tiempo vería verterse sobre él acusaciones de racismo. Este mes de enero, mientras el carismático periodista belga sopla las 90 velas junto a su fiel Milú, se lanza una nueva edición coloreada de la que es una de sus publicaciones más controvertidas: ¿estaba justificado tildar de racismo a Tintín?

'Tintín en el Congo'
'Tintín en el Congo'

El 10 de enero de 1929, Tintín nacía en las páginas del semanario infantil ‘Le Petit Vingtième’. Su primer viaje lo llevó a Moscú para, guiado por la tinta de Hergé, denunciar al régimen comunista. El Congo, colonia belga en aquel momento, fue su segunda parada. Hergé plasmó en sus páginas una visión del Congo calificada de paternalista que mostraba a sus habitantes como personas primitivas. Una de las escenas con más controversia, como recuerda The Telegraph, muestra a una congoleña haciendo una reverencia ante Tintín y diciendo: “Hombre blanco muy bueno”. En otra, Tintín señala en la pizarra la suma “2+2” y pide a los congoleses que lo resuelvan, pero ninguno responde.

Para los editores, según recoge The New York Times, los rasgos caricaturizados de gruesos labios rojos y taparrabos no tienen connotaciones racistas. “El diálogo es más importantes y el trabajo de deconstrucción, descolonización, es igualmente importante”. El medio recoge también las declaraciones del dibujante de cómics congoleño afincado en Bruselas Barly Baruti, que señala que publicar una nueva edición de este trabajo cuando "el nacionalismo y los grupos racistas parecen aumentar en Europa", es cuestionable. “Hay que preguntarse si es el mejor momento”.

"Es un insulto para los negros"

En el año 2011, Tintín llegó a los tribunales. A los de la vida real. A petición de un ciudadano belga de origen congoleño en 2007, se juzgó si ‘Tintín en el Congo’ se debía retirar de la circulación y prohibirlo “de todo espacio público” por constituir una “apología de la colonización y del racismo”. El demandante, Bienvenu Mbutu Mondondo, reclamaba la prohibición de la obra o la introducción de un mensaje de advertencia sobre su contenido. “Es un insulto para los negros”, aseguró.

Según el abogado de la acusación, Ahmed L’Hedim, el cómic de Tintín representaba a los congoleses como “idiotas, perezosos, incivilizados e incapaces de hablar correctamente”. “La historieta incluye imágenes y diálogos basados en la ideología de la época, que propugnaba la superioridad del hombre blanco sobre el negro para justificar el colonialismo”. En 2012, el Tribunal de Apelación de Bruselas resolvió que no era racista. Según los jueces, el cómic no pretende transmitir “ideas de carácter racista, vejatorias, humillantes o degradantes para los congoleños” y es un testimonio propio de una “época determinada”.

Bienvenu Mbutu (Reuters)
Bienvenu Mbutu (Reuters)

También en 2007, la Comisión británica para la Igualdad Racial pidió la misma prohibición, alegando que contenía imágenes y palabras de discriminación racial. De hecho, por decisión judicial, el volúmen en Reino Unido incluye un mensaje explicativo sobre su contexto histórico.

El volúmen en Reino Unido incluye un mensaje explicativo sobre su contexto histórico

Las dos primeras aventuras de Tintín en la Unión Soviética y en el Congo fueron los “pecados de juventud” de Hergé, según asumió el propio autor. Rectificó en 1946 y redibujó por completo ‘Tintín en el Congo’: rebajó las referencias coloniales e introdujo una mayor sensibilidad hacia los animales. Hergé publicó la obra con solo 23 años y sin haber estado nunca en el Congo. En una entrevista realizada en 1949, aseguró que se había nutrido de “los prejuicios de la época” y de los clichés que conocía.

Viñeta de 'Tintín en el Congo'.
Viñeta de 'Tintín en el Congo'.

Aunque ‘Tintín en el Congo’ es quizá el volúmen más controvertido de Hergé, no es el único que ha sido calificado de racista. En ‘La estrella misteriosa’ muestra estereotipos antisemitas como el personaje Bohlwinkel, llamado Blumenstein en la primera versión, un judío avaro y con la nariz bulbosa. Una caricatura que el autor defendió como basada en el estilo de entonces pero que rebajó en ediciones posteriores.

Aunque no fue tan viajero como su personaje, gracias al éxito de Tintín, Hergé pudo dedicar más tiempo a recorrer el mundo a partir de los años 70, cuando visitó ampliamente Europa, Estados Unidos o Taiwán. Falleció el 3 de marzo de 1983 a los 75 años y, por su deseo expreso de no dejar a Tintín en manos de ningún otro artista, su personaje, ya convertido en un icono de la cultura popular, murió con él. Esta semana, Bruselas sigue rindiendo homenaje al padre de Tintín.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios