su historia llega al TEATRO FERNÁN GÓMEZ

Francisca, la olvidada hija mestiza de Pizarro que pudo ser reina del Perú

La obra escrita por Julieta Soria y dirigida por Yayo Cáceres rescata su figura a través una conversación entre ella y un joven Tirso de Molina

Foto: Gloria Muñoz como Francisca Pizarro (David Ruiz)
Gloria Muñoz como Francisca Pizarro (David Ruiz)

Pudo haber sido la reina del Perú pero terminó despojada de sus bienes y ninguneada por la historia. Francisca Pizarro, la primera mestiza noble, habla en el jardín de su casa madrileña con un Tirso de Molina de diecinueve años. Con él desgrana su vida, su historia, su amor, su poder y sus recuerdos bajo un sol que brilla y telas que se convierten en velas de barco. La obra ‘Mestiza’, empapada en humor y música, recupera la figura olvidada de la que pudo ser una de las mujeres más poderosas: Francisca Pizarro Yupanqui, hija de Francisco Pizarro y de la princesa inca Quispe Sisa.

Escrita por la dramaturga Julieta Soria (Cartagena, 1979), dirigida por Yayo Cáceres y con Gloria Muñoz y Julián Ortega encarnando respectivamente a Francisca y Tirso, ‘Mestiza’ se estrena este jueves en el madrileño Teatro Fernán Gómez después de haber conquistado el Festival de Almagro o el Teatro Alcalá. Sobre el escenario se alza el Madrid de 1598. En una casa con jardín de la calle del Príncipe, la heredera del Marqués de la Conquista charla con Tirso de Molina, que promete escribir su historia.

“Es una entrevista improbable pero no inverosímil”, cuenta la propia Gloria Muñoz, que antes de participar en ‘Mestiza’ no conocía al personaje de Francisca. Aunque la conversación entre Tirso de Molina y Francisca Pizarro es ficcionada, la hija de Francisco Pizarro apareció como un personaje en ‘La trilogía de los Pizarro’ de Tirso de Molina. “Nos pareció una buena excusa”, cuenta la dramaturga.

Para su intérprete, Francisca “es una mujer poderosa y muy luchadora que se enfrentó a los reyes de España, a Felipe II, para lograr los derechos de su padre, de su tío y de su familia”. Sin embargo, la historia la ha olvidado. “Han pasado por encima de ella y no se sabe nada de su vida. En general la historia se ha comportado así con las mujeres”, lamenta Muñoz.

Gloria Muñoz junto a Julián Ortega, madre e hijo en la vida real (David Ruíz)
Gloria Muñoz junto a Julián Ortega, madre e hijo en la vida real (David Ruíz)

A Soria, también filóloga y profesora, la idea de contar la historia de Francisca Pizarro le rondaba la cabeza desde hacía tiempo. “Cuando me propusieron escribir el texto pensé que iba a descubrir a una mujer y al final descubrí todo un mundo”, cuenta comparando su experiencia con la del Tirso de la obra. Con la ayuda de una historiadora peruana, el equipo ha podido rescatar algunos datos de la olvidada Francisca Pizarro: pasó en Madrid los últimos años de su vida y, a pesar del olvido de su figura que llegó con su muerte, fue un personaje muy potente en su época. “Decían que estaba loca, que derrochaba el dinero, tenía muchísimo”, relata Muñoz. “Se casó por segunda vez contra la prohibición del marido”.

"El humor es de lo que más redime el dolor"

Aunque Muñoz califica el texto de clásico, para Soria es un texto contemporáneo y cercano, con toques de comedia. Con un humor dentro y fuera de la obra, entre reparto y directores, Muñoz comenta entre risas: “Por mí habríamos hecho más el gamberro”.

Para la compañía Ay Teatro, el humor siempre ha sido algo fundamental. “El humor es una herramienta indispensable para la vida”, sentencia Yayo Cáceres. “Creo que uno de los males de este tiempo es que cada vez podemos reírnos de menos cosas. Esto es una pérdida de libertad importante en la vida del ser humano. Los que somos o hemos sido marginados de alguna manera sabemos que el humor es de las cosas que más redime el dolor. Toda la opresión, todo lo malo o lo que nos parece insoportable en la vida suele tener una válvula de escape que es el humor”. Cáceres, además, mira hacia dentro. “También para mí en lo personal, porque si no no hubiera sobrevivido a mi propia vida”.

Uno de los males de este tiempo es que cada vez podemos reírnos de menos cosas

Sobre las tablas, defienden el humor como una herramienta para poder acercarse a una audiencia, también a una más joven. Gloria Muñoz explica que, desde que empezó a trabajar en los años 70, entendió que el humor es una manera de distanciarse de la realidad para hablar de ella. “Es una forma de conectar con el público y que haya complicidad. Que se rían de la realidad y de la situación del mundo y de temas como los que se hablan aquí, como el mestizaje o la situación de la mujer.”

Gloria Muñoz y Julián Ortega como Francisca Pizarro y Tirso de Molina (David Ruíz)
Gloria Muñoz y Julián Ortega como Francisca Pizarro y Tirso de Molina (David Ruíz)

Durante el encuentro en su jardín, Tirso y Francisca hablan sobre la conquista y cada uno adopta respectivamente la postura de las dos posiciones, explica Soria. “Los que defendían la conquista frente a los que criticaban las maneras de los conquistadores”. ‘Mestiza’ es una obra sobre el exilio, sobre la lengua, sobre el mestizaje, sobre la identidad construida a partir de una conversación entre dos personas que encarnan lo diferente: lo joven frente a lo viejo, el hombre frente a la mujer, el español frente a la mestiza. “Son obras escritas hoy hablando del ayer para pensar en el mañana”, reflexionan sus creadores sobre los ecos actuales tanto de ‘Mestiza’ como de ‘Todas hieren y una mata’, la otra obra incluida en el ciclo ‘Miradas de oro’. “Es una cultura que mirándola con un espejo nos puede ofrecer respuestas importantes a preguntas urgentes sobre nuestra forma de hablar o sobre las pocas certezas que todavía tenemos”.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios