Sánchez-Albornoz, un historiador preso en el Valle de los Caídos: "Es una vergüenza"

ue detenido, condenado y obligado a trabajar en el Valle de los Caídos por la pintada "¡Viva la Universidad Libre!"

Foto: Nicolás Sánchez-Albornoz. (EFE)
Nicolás Sánchez-Albornoz. (EFE)

El historiador y primer director del Instituto Cervantes, Nicolás Sánchez-Albornoz (1926), se ha referido a la exhumación de los restos de Franco subrayando que "en el resto de Europa no hay ningún mausoleo a ninguno de los dictadores que formaron parte de la misma camada" y ha señalado que "se debería haber hecho antes". Así lo ha expresado en declaraciones a los medios, este jueves 22 de noviembre, tras finalizar el acto honorífico que la Institución le ha rendido y en el que ha depositado tres objetos personales en la caja número 1.467 de la Caja de las Letras del Instituto. Se trata de la primera vez que un exdirector de la institución deja un legado en la antigua cámara acorazada.

Para Sánchez-Albornoz, miembro de la Real Academia de la Historia, es "una vergüenza" que Franco "haya estado en el Valle de los Caídos durante más de 40 años" convirtiendo a España en "el único país con esa debilidad". Asimismo, considera que "si en España hubiera habido unos juicios de Núremberg" no se estaría viviendo la actual situación de tensión. "La sociedad está enfrentada porque en su día no se plantearon las cosas bien. Además, los países de la victoria aliada de la guerra toleraron que la dictadura siguiera adelante aquí", ha dicho.

[Franco no ordenó su entierro en el Valle de los Caídos]

En concreto, el historiador ha depositado en su correspondiente caja la medalla correspondiente al sillón número 10 de la Academia de la Historia que le fue otorgada a su padre, el historiador Claudio Sánchez Albornoz, en 1926; un collar que le entregó la Academia de la Historia Portuguesa; y una pluma con la que ha firmado, en el mismo acto, el Libro de Honor y el Certificado de Acreditación del Instituto. En cuanto a la medalla que fue de su padre, ha relatado que con la llegada del Franquismo fue cesado de la Academia pero consiguió conservarla en el exilio. "El 12 de diciembre del 75, después de que Franco falleciera, le readmitieron. Cuando mi padre murió, me acerqué a la Academia para devolverles la medalla, pero no la aceptaron", ha narrado. Por ello, ha aseverado que la medalla "se quedará en la caja hasta que la Academia se digne a interesarse por la memoria y el significado de este objeto".

Sánchez-Albornoz llegó a Alcalá de Henares hace 27 para poner en marcha este proyecto, y, de este modo, fue director del Instituto de 1991 a 1996. En este sentido, se siente orgulloso de que la institución "haya trabajado seriamente" a pesar de las "dificultades", y ha destacado que "a pesar de los cambios en la dirección, nunca ha cambiado de rumbo".

Por su parte, el director del Cervantes, Luis García Montero, ha expresado que "la significación de Nicolás es mucha" al crear un proyecto que era "necesario para la democracia". "La democracia española vino a poner en marcha este proyecto con una persona representada por la herencia que recibía de todo un tiempo que se había tejido en el exilio", ha señalado. Por todo ello, este acto aspira a ser un "reconocimiento de la labor que han realizado los mayores" con el fin de que la sociedad actual "pueda comprometerse con el futuro". "Frente a la idea del tiempo de usar y tirar, la literatura mantiene el relato humano. Me siento heredero de la gente que abrió el camino", ha dicho.

Condenado al Valle

Nicolás Sánchez Albornoz fue detenido, condenado y obligado a trabajar en el Valle de los Caídos por la pintada "¡Viva la Universidad Libre!", realizada por la organización estudiantil a la que pertenecía en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, en el Campus de Somosaguas. Es el único exreo en las obras del Valle que lleva a cabo una denuncia pública del monumento, de sus condiciones, así como de la permanencia de los restos del dictador Francisco Franco y del fundador de la Falange, José Antonio Primero de Rivera.

Sánchez Albornoz se escapó de España y se refugió en Argentina, de donde también tuvo que exiliarse a Estados Unidos con la llegada de la dictadura argentina. En la historia de Nicolás Sánchez Albornoz y Manuel Lamana, con el que escapó del Valle de los Caídos, está basada la película 'Los años bárbaros', de Fernando Colomo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios