150 aniversario

Fue escrita a regañadientes y triunfó a su pesar: la leyenda de 'Mujercitas'

La mítica novela de Louisa May Alcott cumple 150 años y, aunque en un principio la autora no quería escribir este tipo de historias, su trabajo se convirtió en un fenómeno que aún perdura

Foto: 'Mujercitas' ha sido adaptada a cine y televisión en muchas ocasiones.
'Mujercitas' ha sido adaptada a cine y televisión en muchas ocasiones.

Ha estado en las mesitas de noche de todas nuestras madres. Fue y sigue siendo un fenómeno en Estados Unidos pero su huella ha quedado, fuerte y profunda, también a España. ‘Mujercitas’, la novela de Louisa May Alcott sobre las ilusiones, preocupaciones y madurez de cuatro hermanas durante la guerra civil de Estados Unidos cumple 150 años, todavía rodeada de ese encanto costumbrista y alzada entre películas, series, óperas y nuevas ediciones.

'Mujercitas', Akal
'Mujercitas', Akal

Dentro de su colección Grandes Libros, la editorial Akal presenta la que bautizan como “la edición definitiva de ‘Mujercitas’”, un tomo anotado que explica al lector todas las referencias de la novela y los detalles de la vida real de Louisa May Alcott a través de ilustraciones y más de cien anotaciones de John Matteson, biógrafo de la familia. “‘Mujercitas’ cuenta con un gran componente autobiográfico de su autora y los paralelismos entre libro y realidad son constantes”, explica la editora Ángeles López. Hay un enorme reflejo real en los personajes de la ficción. "Jo, la hermana escritora, es su alter ego".

Han pasado 150 años desde que Alcott escribiera a toda prisa una de las novelas más conocidas de la literatura universal pero es ahora cuando se arroja un rayo de luz sobre la dimensión real de sus personajes. Más de un siglo para ver la imagen total. “‘Mujercitas’ sufre la circunstancia de que se han hecho películas sobre ella que han tenido mucho éxito y contamos con una visión un poco tergiversada o muy superficial de la historia”, explica López. Las cintas han difundido la historia de Alcott y la última versión se está empezando a cocinar este año, con Emma Watson en el reparto y dirigida por Greta Gerwig, pero la edición de Akal busca profundizar un poco más. “No es solo una historia de cuatro hermanas durante la Guerra de Secesión, sino que hay mucho más detrás. Las cuatro chicas respiran en un ambiente literario y un conjunto de cosas que les influyen”.

Se han hecho muchas películas de 'Mujercitas' y tenemos una visión un poco tergiversada o muy superficial de la historia

La atemporalidad del fenómeno ‘Mujercitas’ sorprende. “La autenticidad es lo que le ha dado su éxito y es lo que ha enganchado tanto al público, también ahora”, comenta la editora. “Su enfoque desde la cotidianidad no narra grandes acontecimientos. Son chicas con ilusiones, como todos los hombres y mujeres, que no siempre se cumplen, pero que emprenden un viaje de maduración con cuatro finales distintos. La sencillez más grande es lo que ha hecho que perdure en el tiempo.”

‘Mujercitas’ no solo revolucionó a la juventud decimonónica, sino que su reflejo de la realidad cotidiana inauguró el género de la novela realista norteamericana. “También se ha encuadrado dentro de la literatura juvenil pero no significa que sea menor. En Estados Unidos es una novela de cabecera”.

"Quería escribir relatos de terror"

La neuva versión de Akal pone la vida de Alcott y ‘Mujercitas’ frente a frente y enseña también una nueva dimensión de la autora. “No fue solo una escritora para jovencitas”, asegura López. De hecho, escribir un libro como ‘Mujercitas’ era la última opción para Alcott pero el editor Thomas Niles le encargó una novela para el público femenino y juvenil, cuya oferta era casi inexistente aquella época. Alcott, aunque reticente al principio, “lo hizo a regañadientes y muy rápido”. Ella, fan de ‘Frankenstein’, fascinada por la literatura gótica, no quería escribir este tipo de novelas, quería ser reconocida por hacer “literatura de hombres”. “Las mujeres estábamos en la situación en la que siempre hemos estado y ella quería triunfar como escritora de relatos de terror. Para ella, escribir 'Mujercitas' fue algo para alimentar a su familia".

Louisa May Alcott
Louisa May Alcott

Alcott se dio una enorme "paliza" para terminar el libro. Entre mayo y junio de 1868 consiguió escribir doce capítulos. Se los entregó a Niles, quien se los dio a leer a su sobrina y, al ver la buena reacción de la pequeña, se dio cuenta de que estaba ante un bombazo editorial. Tras la insistencia del editor, Alcott escribió diez capítulos más que concluyó el quince de julio “con tremendos dolores de cabeza”.

El éxito de 'Mujercitas' fue arrollador y la primera edición se vendió en poquísimo tiempo. “La repercusión fue impresionante, perseguían a Alcott hasta su casa y la gente le hacía fotos”, cuenta López. “Se hizo famosísima a su pesar”. Las mujeres fueron y son la gran masa de seguidoras de la historia de Alcott. Eran ellas quienes perseguían a Alcott calle abajo. Por supuesto, la segunda parte del libro estaba garantizada y la autora trabajó con el mismo ritmo incombustible: comenzó a escribir el 1 de noviembre con el propósito de terminar un capítulo al día. El 1 de enero de 1869, envió el trabajo terminado.

A pesar del éxito de ‘Mujercitas’, sus seguidoras se enfadaron con Alcott: querían un final de cuento para Jo, la hermana escritora que era el reflejo de la autora. Querían que se casara con su vecino y tuvieran hijos y aunque Alcott se negaba en principio a hacerlo, terminó casando a Jo con otro hombre por presión popular. “La gente se metió tanto en la historia que se enfadaban con Alcott por no darles su final, pero ella era muy rebelde. No quería que se casara con Laurie y al final él se casó con su hermana. Casó a Jo con un hombre que no gustó”, resume López.

La repercusión fue impresionante, perseguían a Alcott hasta su casa, la gente le hacía fotos... Se hizo famosísima a su pesar

Alcott, como Jo, era la segunda de sus hermanas. “Todas ellas vivían en un ambiente muy cultivado porque su padre era pedagogo. Era religioso, pensaba que había que abstenerse de todo lo frívolo y las educó en esa filosofía. Como había poco dinero en la familia, era fácil llevarlo a cabo”, cuenta la editora. La segunda de los Alcott creció educada en la austeridad, se levantó sufragista y, como el resto de su familia, se posicionó en contra de la esclavitud en plena guerra de secesión. “Fue una mujer políticamente muy progresista. No se casó, aunque tuvo amantes, y fue ella quien se encargó de mantener a su familia con la escritura”. Comprometida, Alcott sirvió como enfermera durante la guerra, donde se convirtió en “una mujer un poco inestable mentalmente”. En el hospital contrajo una enfermedad y le dieron un tratamiento a base de mercurio. “Estaba intoxicada y eso le produjo problemas mentales, más o menos controlados, pero no tuvo buena salud”.

A pesar de su situación, Alcott logró firmar varios de los volúmenes más emblemáticos de la historia de la literatura. Este año ya han transcurrido 150 desde que Meg, Jo, Beth y Amy cobraran vida en el papel y se convirtieran en eternas.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios