incendio museo nacional de río de janeiro

De Luzia al meteorito gigante: las joyas perdidas en el incendio del museo de Brasil

Un devastador incendio ha arrasado esta madrugada el Museo Nacional de Río de Janeiro que contenía unas 20 millones de piezas que representaban la historia del país

Foto: Incendio en el Museo Nacional de Brasil. (EFE)
Incendio en el Museo Nacional de Brasil. (EFE)

Las llamas se han abierto paso hasta que lo han consumido prácticamente todo. El incendio que se declaró la tarde del domingo en el Museo Nacional de Río de Janeiro ya ha sido sofocado por los bomberos, pero el poder de fuego fue tal que durante las horas que estuvo en activo pudo calcinar por completo el interior del edificio que contenía unos 20 millones de piezas pertenecientes a distintos periodos de la historia del país.

El incendio comenzó sobre las 19:30 hora local, cuando las instalaciones ya estaban cerradas y en su interior solo permanecían cuatro vigilantes de seguridad que no han resultado heridos, por lo que la catástrofe no se ha cobrado daños humanos. Sin embargo, el daño material es prácticamente incalculable ya que pese a que todavía no se han contabilizado oficialmente las pérdidas, las imágenes apuntan a que poco o nada puede haber sobrevivido a las llamas.

Así, el Museo Nacional, el pueblo brasileño y en general América Latina habría perdido piezas históricas tan importantes como el esqueleto de Luzia, colecciones únicas de huesos de dinosaurios, momias egipcias o miles de utensilios fabricados por las civilizaciones locales durante la época precolombina.

Luzia, la madre de América

Imagen de Luzia moldeada por el artista Cícero Moraes.
Imagen de Luzia moldeada por el artista Cícero Moraes.

Luzia era una de las principales atracciones del Museo Nacional. Este esqueleto, encontrado en la cueva localizada al Este del país en 1975 fue considerado como el más antiguo de América Latina, ya que el análisis de los huesos del cuerpo de esta mujer americana, que falleció entre los 20 y 25 años y medía sobre 1,50 metros, datan al esqueleto en al menos 11.400 años.

La mayor colección de arqueología egipcia

Sha-Amun-en-su. (Museo Nacional de Brasil)
Sha-Amun-en-su. (Museo Nacional de Brasil)

Otra de las joyas del Museo Nacional de Río de Janeiro era la colección de arqueología egipcia que guardaba. Se trataba de 700 piezas y estaba considerada como la más grande y la más antigua de América Latina.

Entre ellas se encontraba otra de las principales atracciones del museo, el sarcófago de Sha-Amun-en-su, que data del año 750 a.C. y numerosas momias humanas así como de gatos, ibis, diversos peces e incluso de crías de cocodrilo.

Colección sobre la cultura Konduri

Otra de las colecciones importantes que guardaba el museo era la que recogía diversos objetos de la cultura Konduri, una civilización que habitaba las zonas de Río Trombetas y Nhamundá y que desarrolló características propias entre las que destacan sus creaciones cerámicas con un estilo exuberante y distinto del de las demás regiones de Brasil.

Colección de culturas del Mediterráneo

Frescos de Pompeya. (Museo Nacional de Brasil)
Frescos de Pompeya. (Museo Nacional de Brasil)

El museo de Río de Janeiro también albergaba una parte de la historia del mundo grecolatino. Nacida como una iniciativa de la emperatriz Teresa Cristina de Borbón, esposa de Pedro II, con el traslado desde Europa de varias piezas recuperadas de las excavaciones realizadas en Pompeya y Herculano, esta colección de arqueología clásica contaba en la actualidad con 700 piezas siendo la más grande de Latinoamérica.

Meteorito de Bendegó

Meteorito de Bendegó.
Meteorito de Bendegó.

Este meteorito metálico se encontró en el estado de Bahía en 1784 y se convirtió en el segundo más grande del mundo. Con un peso de 5.260 kilos y más de dos metros de largo y uno de ancho, el meteorito de Bendegó o piedra de Bendegó se exhibía desde 1888 en Río de Janeiro y pese a que sus características invitan a pensar que su supervivencia es posible, según la prensa local la zona en la que se encontraba se habría derrumbado, por lo que encontrarlo entre los escombros puede ser difícil.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios