Vuelve 'It': "El miedo es una herramienta de control y vivimos en la cultura del miedo"
  1. Cultura
estreno el 8 de septiembre

Vuelve 'It': "El miedo es una herramienta de control y vivimos en la cultura del miedo"

El director Andy Muschietti y la productora Bárbara Muschietti presentan en Madrid el esperado 'remake' de 'It', que ha recibido todas las bendiciones de Stephen King

Foto: Bill Skarsgård es Pennywise en la nueva adaptación de 'It'. (Warner)
Bill Skarsgård es Pennywise en la nueva adaptación de 'It'. (Warner)

Hace apenas cuatro años, el cineasta bonaerense Andy Muschietti entraba por la puerta grande en la industria de Hollywood —de la mano de Guillermo del Toro como productor— con su primer largometraje como director, 'Mamá', una película de terror coescrita con su hermana Bárbara y que, con un presupuesto de 12 millones y medio de euros, consiguió recaudar 120 millones en todo el mundo. Después de unos años de entradas y salidas en proyectos de gran envergadura —ya fuere por desavenencias creativas o conflicto de agendas—, los hermanos Muschietti regresan el próximo 8 de septiembre a la cartelera española con un trabajo no poco ambicioso: la nueva adaptación al cine de 'It', el icónico 'bestseller' de terror de Stephen King.

Tráiler de 'It' (2017)

Con Andy en la dirección y Bárbara en la producción también regresa Pennywise —encarnado esta vez por Bill Skarsgård—, la figura que convirtió a los payasos de feria en personajes de pesadilla. En ese sentido "John Wayne Gacy fue como la primera chispa, pero incluso después de John Wayne Gacy, creo que no existía la figura del payaso terrorífico hasta que Stephen King escribió 'It'. Y ahí si que se formó una especie de icono o de figura que fue la del payaso terrorífico", explica Andy Muschietti, de un buen humor contagioso después de que se hayan empezado a filtrar las primeras críticas en los medios estadounidenses.

Foto: El nuevo Pennywise en una imagen promocional de 'It'

La nueva versión de 'It' es una apuesta fuerte por el terror, pero también una mirada a la niñez, una cuestión que el director y guionista se ha llevado al terreno personal, hasta el punto de haber trasladado el marco temporal de la historia de los años 50 —la época en la que King vivió su niñez— a los años 80 —cuando lo hicieron los hermanos Muschietti—. 'It' (2017) "es una película que nos conecta con la infancia y la infancia es una época en la que los miedos se viven de una manera más intensa y todo el mundo se acuerda de esas experiencias, sobre todo de las que más impacto te causan", analiza el cineasta. "Para mí hacer la película fue reencontrarme no sólo con la experiencia emocional de haber leído el libro por primera vez, sino con mi infancia en general y sobre todo con los miedos que luego me siguieron toda la vida".

placeholder Un fotograma de la película. (Warner)
Un fotograma de la película. (Warner)

La relación de los Muschietti con el cine de género está muy enraizada, precisamente, en esa época de la que habla el filme. "Nuestros padres nos expusieron a ver películas muy temprano, pero las que más nos pegaron fueron las de terror", recuerda. "Los sábados por la noche, ahí, todos en el 'living', viendo a Ibáñez Menta, el padre de Chicho Ibáñez Serrador, era muy popular en Argentina, presentaba un programa que era una antología de terror, 'Viaje a lo inesperado'. Pasaba películas de todo tipo, de la Universal, la Hammer, luego películas más lisérgicas, como 'El abominable doctor Phibes'... Y ahí empezó todo".

Foto: Stephen King en el set de 'La cúpula'. (CBS)

"Es una especie de homenaje a la niñez y a la muerte de una época, del mundo, de las fantasías, de las cosas que no existen, de la magia en general. Quiero hacer películas de terror para recuperar esas emociones tan intensas. Y la idea de que lo estás haciendo para un niño es todavía mejor, porque ves como el ciclo se repite: una nueva generación de traumatizados", bromea. Porque precisamente el foco está colocado en la mirada infantil, y en el vacío de unos adultos contagiados por el terror, pero ciegos ante él. "Uno cuando crece no es que entre en un mundo de horror, pero esa es la reflexión porque para Stephen King es una tragedia perder este mundo de magia. En el libro todos los adultos están influenciados por It y cometen todo tipo de abusos".

placeholder El grupo protagonista. (Warner)
El grupo protagonista. (Warner)

Sin embargo, y respetando el alma de la novela original, Andy Muschietti ha querido modernizar los recursos con los que busca asustar a un público con un imaginario visual más adulto, más crítico y, desde luego, más escéptico. "Los personajes de la película tendrían ahora nuestra edad y si hay una segunda parte transcurre en un tiempo presente", prosigue el director. "Stephen King construye ese mundo en un retrato de la infancia en los 50. Y en esa época a lo que los niños de su comunidad probablemente le tenían miedo es a cosas que veían en el cine. Están todos los monstruos de la Universal ahí: Frankenstein, la Momia, Drácula, la criatura de la Laguna Negra... Y era una de las cosas que a mí me parecía que estaba un poco 'demodé'. Yo quería traer algo que tampoco es que fuese específico de los 80; algunos son traducciones literales de mis miedos cuando era un niño —por ejemplo el cuadro, porque había un cuadro de Modigliani en mi casa—, otros son más profundos, en capas. El miedo de Mike está relacionado con un trauma de la niñez y es más surrealista, más abstracto; el de Beverly en el libro es sólo sangre, lo que probablemente esté relacionado con su periodo, pero todavía hay una capa más siniestra que es la del abuso del padre, que es el peor de sus miedos".

Quiero hacer películas de terror para recuperar esas emociones tan intensas

Para un cineasta relativamente recién aterrizado en Hollywood, Muschietti ha conseguido imponerse al miedo de pelear sus decisiones como director frente a las todopoderosas 'majors'.Un ejemplo: "Tuve problemas de casting cuando buscaba a la niña: cuando vi a Sophia, que interpreta a Beverly, la vi y dije: 'no me jodan, es ella'. Y enseguida empezaron las conversaciones con el estudio, 'ah, pero nos imaginábamos a una con el pelo largo', y hubo un momento en el que se empezó a poner en juicio mi elección de la actriz. Pero yo lo tenía muy claro. Entonces para dejarla en la película —nunca se enteró ella, por supuesto— tuve que meter una escena en la que se cortaba el pelo, y lo hice de una forma que quedó muy integrada en el argumento. Y así se hizo indiscutible".

placeholder Sophia Lillis es Beverly. (Warner)
Sophia Lillis es Beverly. (Warner)

Otro de los grandes terrores podría ser enfrentarse a la opinión del propio Stephen King, que es, probablemente, uno de los escritores vivos cuya obra más veces se ha adaptado al cine. A veces con tiento, otras sin él. ¿Y qué es lo que opina el de Portland sobre la interpretación de Muschietti? "Contactamos con su agente, que es su agente de toda la vida, cuando empezamos el proyecto y le dijimos que nos gustaría que él estuviera involucrado todo lo que él quiera, es decir, que la puerta está totalmente abierta", explica Bárbara Muschietti. "Y su agente nos dijo: 'Lo que más le gusta hacer a él es estar en su casa y escribir. Todo lo que lo saque de eso no lo hace tan feliz'. El mundo de la adaptación es algo muy distinto a la creación, para él. Y yo creo que mientras al principio de su carrera él se involucraba y sufría mucho, hubo un punto en el que dijo, bueno, legado y así da la opción a otros realizadores a hacer la película que uno quiere, porque una película es algo muy personal y uno tiene que poder liberarse de ciertas estructuras de la obra. Como dice Jodorowsky, hay que destrozar la novela para poder hacer lo que uno necesita hacer".

La respuesta de King fue genial, expresó todo lo que le había gustado la película

Una vez terminada la película, la productora envió al escritor una copia junto con una carta escrita por el director. "En mi carta yo le pedía disculpas por las libertades que me había tomado. Y su respuesta fue genial, expresó todo lo que le había gustado la película y que todos los cambios estaban aprobados", desvela. "Su email de respuesta es prácticamente una canción de amor a la película", añade su hermana.

placeholder Andy Muschietti en el rodaje de 'It'. (Warner)
Andy Muschietti en el rodaje de 'It'. (Warner)

Al último plano de 'It' le siguen las palabras "Capítulo I". ¿El indicador de que hay programada una segunda parte? "Para mí es muy importante hacer la segunda parte, porque para mí es la segunda mitad de la historia", confirma Andy Muschietti. "No es una secuela motivada por un interés comercial. Para mí también es muy importante hacerla yo, no que la haga otro, porque sería como hacer media película. Una de las cosas que más me gustó del libro es el diálogo entre las dos líneas temporales que en la primera peli decidimos no hacerlo para no interferir con la pureza y poder contar mejor la historia de estos personajes. La segunda me parece que tiene que ser un diálogo entre las dos y los saltos al pasado tienen que ser parte de la trama principal. Estamos trabajando".

Algo más que una película de terror

"Lo que es muy potente en el libro y la película es lo que eligen hacer estos adultos, que es no ver lo que está pasando. Y en cierta parte el pueblo de Derry es una microversión de lo que estamos viviendo ahora", reflexiona Bárbara Muschietti. Los hermanos no han querido limitar su adaptación a una simple película de terror, sinoque han querido enriquecerla con muchas "capas" y con un deber para con la contemporaneidad.

placeholder Un fotograma de la película. (Warner)
Un fotograma de la película. (Warner)

"Hay una lectura que, cuando leí el libro de nuevo, implica que hay algo más", desarrolla el director. "Vivimos en una cultura del miedo donde la mayoría de nosotros estamos en un estado de sumisión y acatamiento que es parte de la vida cotidiana. El miedo es una herramienta de control, y también disgrega. Viene del lado de los gobiernos, las corporaciones, de los medios, las instituciones religiosas... no es algo nuevo. Y ahora estamos muy habituados por lo que está pasando [hace un gesto aludiendo al peinado de Donald Trump]...". "Pero no sólo es eso. Pasó en Francia, pasó en otros sitios de Europa. Hay ciertos gobiernos que tienden a practicar el miedo...que utilizan el miedo a las diferencias como arma de poder", añade la productora.

Es como una metáfora interesante de lo que es vivir en una cultura del miedo y salir a la superficie y decir: esto no es real

"Es como una metáfora interesante de lo que es vivir en una cultura del miedo y salir a la superficie y decir: esto no es real. El protagonista trata de convencer a todos sus amigos, que están aterrorizados y en un estado de parálisis a darse cuenta, de que lo que está pasando no es real", continúa su hermano. Y los Muschietti, que se traslaron a Estados Unidos en la época de 'Mamá' (2013), señalan específicamente a la sociedad estadounidense. "En Estados Unidos es muy clara la división de corrientes", explica Andy Muschietti. "Hay ciertos medios que están muy ligados a la derecha, al conservadurismo, en los que puedes leer idioteces absolutamente irrisorias y tienen ese doble juego en el que básicamente te transforman en un idiota y te distraen con cosas que no tienen ninguna importancia o te mandan mensajes absolutamente apocalípticos que básicamente te hacen entregar el punto de vista crítico y entregarte al poder: lo que dice el presidente de Estados Unidos debe ser verdad o debe tener razón". “O me va a proteger”, apunta la productora.

placeholder Otro fotograma de la película. (Warner)
Otro fotograma de la película. (Warner)

"Cuando vivís en Estados unidos lo vivís en carne propia, y vivís los dos lados", retoma el cineasta. "Aunque California es un estado teóricamente demócrata —el conservadurismo se vive sobre todo en el centro, en las costas son gente más liberada—, pero de vez en cuando te encuentras con un conservador o con gente que no está en contacto con la realidad del mundo. Van chupando la narrativa que viene del Gobierno y de los medios y lo que pasa en el mundo, o la perspectiva de lo que pasa en otras naciones, ni la conocen. El imperialismo es un tema que ni se habla, y nosotros, habiendo venido de Latinoamérica, tenemos otro punto de vista porque sabemos el apoyo que hubo en los años 70 desde ciertas instituciones a las dictaduras militares". “Incluso antes de empezar la preparación era muy evidente que aunque fueran los 80 en la película, el clima y la temperatura de la novela y la película era muy actual. Y cuando acabamos de rodar en septiembre y cuando pasó lo que pasó el 8 de noviembre...”, lamenta Bárbara Muschietti.

Terror