del 20 de enero al 5 de marzo

Andrés Lima: "Estados Unidos es Salem, lo llevan en los genes"

El director estrena en el Teatro Valle-Inclán 'Las brujas de Salem' con Lluís Homar y Noras Navas encabezando el reparto y Eduardo Mendoza a cargo de la adaptación de la obra de Arthur Miller

Foto: Lluís Homar protagoniza 'Las brujas de Salem' (David Ruano)
Lluís Homar protagoniza 'Las brujas de Salem' (David Ruano)

"En la mente del hombre anida una especie de pestilencia, una fatalidad siempre al acecho de que se den las condiciones necesarias para su estallido de alarma, sospechas y asesinatos". Las condiciones a las que se refería Arthur Miller con estas palabras, a las que ahora pone voz Lluís Homar, son las que fuerza el poder para crear una atmósfera de terror y claustrofobia que se sirve del miedo como arma de control colectiva. Es una práctica que tristemente se repite con demasiada frecuencia en nuestra historia. Está en el ascenso del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, o en la escalada de la derecha radical europea de la actualidad. Lo estuvo, por ejemplo, en la sociedad estadounidense de los años cincuenta o en la de finales del siglo XVII, reflexiona Andrés Lima.

Por eso, la actualidad de 'Las brujas de Salem' le remite a hablar de Trump y el control interesado del poder de unos ciudadanos demasiados dormidos tan similar antaño como ahora. "¿Si está 'salemizado' Estados Unidos? Estados Unidos es Salem, lo llevan en sus genes y es muy posible que corra ese peligro de que ocurra otra vez ahora. De hecho, Trump es un personaje exacerbado que ya está generando una tensión enorme dentro de Estados Unidos y en el resto del mundo. Es muy peligroso ese sujeto y es hijo del cataclismo del neoliberalismo", asegura el director.

"Estados Unidos inaugura un presidente hijo de ese tradicionalismo radical y puritano que está ligado al nacionalcatolisimo y a la derecha más radical de España. Es bueno que el teatro refleje y analice este rebrote del fascismo porque el ser humano es el que sale perjudicado", añade. Lima dirige la obra del novelista estadounidense, adaptada por el reciente Premio Cervantes Eduardo Mendoza y con un reparto de 15 actores encabezado por Homar, Noras Navas, Nausicaa Bonnín, Borja Espinosa o Albert Prat. Tras su estreno en el Festival Grec de Barcelona, el montaje llega ahora al Teatro Valle-Inclán de Madrid (del 20 de enero al 5 de marzo).

Andrés Lima: "Estados Unidos es Salem, lo llevan en los genes"

Arthur Miller se basó en los hechos reales ocurridos en 1692 en el pequeño pueblo de Salem (en el actual estado de Massachusetts) durante la colonización de Estados Unidos. En la lucha por las tierras, el puritanismo religioso se erigió como un arma de distracción para, acusando a los vecinos de brujería, controlar a la población por medio del terror, el miedo y la muerte. De este modo, el escritor y ganador del Premio Príncipe de Asturias de las Letras y del Pulitzer por 'Muerte de un viajante' respondía a la Caza de Brujas del senador McCarthy de la que había sido víctima en 1956 acusado de actividades comunistas por la Comisión de Actividades Antiamericanas. Un año después fue condenado por desacato ante el Congreso por no revelar los nombres de los supuestos comunistas americanos, pero no tuvo que ingresar en prisión porque en 1958 el Tribunal de Apelación del país anuló la sentencia.

Ese es el mundo que también vivimos hoy lamentablemente. Y en España no nos escapamos. Hasta hace nada los titiriteros formaban parte de una caza de brujas'Las brujas de Salem' cuenta la historia de unas jóvenes que salen al bosque a bailar en un claro reflejo de la libertad y las pasiones propias de la inocencia de su edad que ansían, pero los poderes de Salem ven al demonio en sus actos y las acusan de brujería y relaciones con Satanás, lo que acabará con la condena a muerte de 19 vecinos de esta comunidad que había nacido con el objeto de convertirse en un paraíso terrenal y termina siendo el infierno. Aunque, en realidad, los poderes de Salem (Iglesia y Estado) solo quieren el control de las tierras de sus vecinos. "Ese es el mundo que también vivimos hoy lamentablemente", subraya el director. "Y en España no nos escapamos. Hasta hace nada los titiriteros formaban parte de una caza de brujas", remata.

"Miller escribe esto en una época en el que un nuevo fascismo brotaba en Estados Unidos usando el terror para imponer su autoridad. Hay un rebrote de las conductas más radicales de derechas en Europa y Estados Unidos que usan el terror en su beneficio, porque debajo de Salem no hay más que la codicia humana. Es algo que lamentablemente sucede hoy en día", analiza Lima. De ahí, prosigue, la pertinencia de esta obra para analizar el futuro de nuestras sociedades en medio de esta escalada de radicalismos. "El problema sigue ahí y seguirá. Debemos pensárnoslo. Hay que replantearse hasta qué punto es cómodo seguir los dictados del otro. No creo que seamos tontos pero sí cómodos. Hay que hacer más esfuerzos por conseguir la dignidad".

Andrés Lima dirige 'Las brujas de Salem', de Arthur Miller (David Ruano)
Andrés Lima dirige 'Las brujas de Salem', de Arthur Miller (David Ruano)

Lluís Homar confesó que, al igual que le pasó con Harold Pinter, al principio era reticiente con el montaje, pero "ahora estoy absolutamente enamorado de la obra y de Miller. Es un gran autor que realmente conoce la condición humana". El actor, que da vida al gobernador Danforth, señala que el escritor estadounidense denuncia con este texto la caza de brujas en la que se vio en envuelto, pero lo hace con una obra "que no es de buenos y malos sino que muestra que, al final, más allá de la sociedad estamos las personas y nuestras relaciones diarias. Y eso, al final, cuenta muchísimo".

"¿Somos esto? Lo queremos o no existe esta parte del ser humano que es capaz de hacer barbaridades como se hicieron en Salem, como las del senador McCarthy, el nazismo o las brutalidades que conocemos nosotros de cerca en este nuestro país. Lo queramos o no somos esto y eso demuestra que somos seres humanos muy perdidos. Evolucionamos con los móviles y las máquinas, pero el alma humana realmente va muy despacio. Esta es la realidad que plasma una obra como esta", agrega.

Borja Espinosa (que interpreta a John Proctor) destaca el nivel de intensidad de este montaje no por su duración, que sobrepasa las dos horas y media, sino porque es una obra claustrofóbica que introduce al elenco y al espectador en una espiral que no para de estirarse de principio a fin. "Es una obra llena de matices e historia. Una historia que seguimos arrastrando y que está presente en la idea de la culpa judeocristiana o los mandamientos", afirma por su parte Nora Navas (Elisabeth Proctor). E insiste en que le remite de nuevo a nuestro pasado más reciente marcado por "el terror cuando en la guerra y la dictadura aparecían en la puerta de tu casa a buscarte y llevarte no sabes dónde".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios