Yllana, 25 años de provocación y risas
  1. Cultura
¿futuro? un nuevo '666' sobre religión

Yllana, 25 años de provocación y risas

La compañía celebra sus bodas de plata con un espectáculo que repasa los mejores sketches y gags de su carrera a partir del miércoles en los Teatros del Canal

placeholder Foto: Yllana celebra su 25 cumpleaños con un espectáculo que recorre lo mejor de su carrera (Diego Conesa)
Yllana celebra su 25 cumpleaños con un espectáculo que recorre lo mejor de su carrera (Diego Conesa)

25 años. 26 espectáculos. Actuaciones en más de 40 países y cerca de dos millones de espectadores. Si se tratara de estadísticas, estas cifras servirían para hacer una radiografía bastante completa, pero hablamos de risas, provocación, onomatopeya, gestos, mimos y teatro. Y aquí cuentan, más que los números, las carcajadas más canallas porque al fusionar todos estos ingredientes solo hay resultado posible: Yllana.

Lo que empezó en 1991 siendo una compañía de teatro sin palabras y mucho más gamberra y transgresora que Tricicle, hoy, un cuarto de siglo después, se ha convertido toda una marca y en un referente de la teatralidad pura. Yllana celebra sus Bodas de Plata con 'Yllana 25 aniversario', un espectáculo que recoge en 25 sketches y gags lo mejor de su carrera —a partir del 11 de enero a los Teatros del Canal de Madrid— y donde no faltan sus icónicos 'Muu!', '666', 'Star Trip', 'Brokers' o 'The Gagfather'.

'Yllana 25 aniversario'

'Muu!' fue la obra que puso las simientes de lo que hoy es Yllana. Fueron al extremo con un show de humor muy irreverente contra uno de los símbolos del ADN español: los toros. Era 1991 (el ruido y peso de los antitaurinos no era ni mucho menos el de la actualidad) y la provocación dio sus frutos. Juan Ramos, fundador de Yllana junto a los hermanos Marcos y David Ottone, Joe O'Curneen y Fidel Fernández, recuerda que no solo fueron "a calzón quitado en el sentido de burlarnos del estereotipo del personaje español por excelencia sino que cayó muy bien porque se descubrió que España era capaz de criticar sus propios conceptos, de ponerse en evidencia y reírse de sí misma".

Pero en realidad el primer trabajo de Yllana fue un número para una reunión internacional celebrada en España de la UNESCO. ¿Cómo se comunicaban con personas de todo el mundo? Sin palabras, fue la respuesta. "Nos salió tan bien la cosa que ahí nació 'Muu!", rememora Ramos, quien confiesa que el germen de su primer espectáculo era un chiste sobre toreros que solía contar. El éxito llegó en el Fringe de Edimburgo. "Fue un cambio absoluto en nuestra mentalidad. No sabíamos que era posible vivir de ello". Desde ese 1991, agrega, "Yllana ha cambiado muchísimo. Somos más retorcidos, más viejos, más raros y con más defectos, o se ven mucho más. Hace 25 años no teníamos ni idea de dónde nos metíamos y ahora ya sí sabemos muy bien dónde estamos metidos. Empezamos de una forma muy inconsciente y eso nos ha llevado a seguir siendo muy inconscientes pero dentro de una realidad que es la que vivimos ahora con respecto al teatro y al mundo artístico".

'Muu!', Yllana

Aunque la verdadera revolución y demostración de que Yllana era mucho más y estaba a la vanguardia llegó en 1998 con '666'. Cuatro peligrosos presos en un corredor de la muerte donde la violencia, las ejecuciones, las violaciones y un largo etcétera de provocaciones se llevan al absurdo y al límite tirando de mucho humor negro que hoy sigue representándose y recordándose como uno de los mejores espectáculos de la compañía.

"El sello Yllana no aparece hasta '666'. Marcamos un antes y un después. En ese momento, Yllana se puso a la cabeza del filo de la navaja del humor arriesgado de verdad, contando historias que eran difíciles y riéndonos de cosas de las que normalmente la gente no se atrevía a reírse encima de un escenario", dice Ramos. Con este espectáculo el éxito se quedó para siempre a su lado (temporadas en Broadway, el West End o Japón) y, especialmente, se definió el ADN Yllana: no hay temas tabúes y el mejor bálsamo para tratarlos es el humor. Y eso que el show no estuvo exento de polémica: el público se levantaba en medio de la función, hubo lipotímias por la veracidad de ciertas escenas e incluso, y sigue pasando hoy, carteles censurados para que no se vieran los grandes falos que portan sus protagonistas.

'666'

El futuro de Yllana: Un '666' sobre religión

A '666' le siguieron grandes montajes como 'Rock and Clown', con fenómeno fan incluido persiguiendo a la salida del teatro a los actores; '¡Splash!'; 'Los mejores sketches de Monty Python'; 'PaGaGnini'; 'Brokers'; 'Zoo' o 'The Gagfathers'. Cuando le preguntamos a Ramos y Jony Elías, que se incorporó a la compañía en 2001, por los próximos 25 años, la respuesta la dan al estilo Yllana: con onomatopeyas. "JA JA JA JA", seguido de una risa carraspeada.

Lo que sí deja claro Juan Ramos es que ahora Yllana quiere volver a su esencia. ¿Qué tienen en mente? "Creo que nos falta otro '666'. En nuestras cabezas está la religión, porque cuando se sepa que Yllana va a hacer 'Amén' seguro que vamos a tener colas para aburrir porque la gente quiere ver cómo lo abordamos. Lo interesante ahora ya es jugar a comprometernos y la religión es uno de esos temas que queremos tratar. Es un compromiso que nosotros tenemos con los ultracatólicos de este país por la bomba que nos pusieron en este Teatro Alfil. Es una especie de respuesta a aquello", explica. Aunque, le responde Elías entre risas, "ahora tenemos detectores de bombas y perros... por si acaso".

A lo que se refieren es a uno de los episodios más crudos y desagradables de los que ha vivido Yllana. Pasó en 2006 con motivo de 'La revelación', un espectáculo de Leo Bassi que se estrenó en el Alfil (el teatro que alquilaron en 1996 y compraron en 2006) en el que desmenuzaba una cruda crítica a la religión y el monoteísmo y un homenaje al laicismo. El 1 de marzo de ese año le pusieron una bomba a Bassi, con la sala llena, junto al camerino. El atentado resultó fallido, pero desde ese momento se sucedieron manifestaciones de ultracatólicos y grupos de extrema derecha en la calle del Pez, donde se encuentra el teatro. Además, 12 días después el cardenal Cañizares acusó a Bassi de "atentar contra la libertad religiosa". El actor tuvo que actuar con escolta y con los antidisturbios desplegados a la puerta del teatro.

Leo Bassi y 'La revelación'

¿Es más difícil provocar hoy que hace 25 años? "Sí, sin duda. El acceso a la información, a la violencia y a los límites del ser humano es muchísimo mayor. Por ejemplo, en 'Brokers' nos decían que nos iban a quitar el espectáculo por la meada y la pasada de la tarjeta de la chica, o en 'Spingo' pegábamos una paliza a una mujer. Eso ahora socialmente no se entendería. Hay más información y hay menos libertad, pero quizás porque es una información poco leída e intelectualizada, y eso hace mucho daño a este tipo de espectáculos. De hecho, Yllana ha tenido que ir rebajando mucho su tendencia a arriesgarse", responde Ramos.

Para él una de las claves de la longevidad y del éxito que les ha convertido en un auténtica marca —el mejor ejemplo de ello es que apenas son famosos los nombres propios de sus integrantes— es ser multidisciplinares y diversificarse (además del teatro, coproducen montajes con otras compañías como Mayumana, llevan la dirección artística del Florida Park, hacen sesiones teatrales en domicilios privados con marcas como Jameson o dirigen la Escuela de Teatro de las Rozas). Y , por supuesto, el público y la risa. "Si alguien no se ríe, es el fracaso más absoluto. Puedes fallar en todo menos en hacer una tontería y que la gente se ría. Eso no puede ocurrir en Yllana". Y no ocurre. Llevan 25 años arrancando carcajadas con la máxima de que no hay tema que no se pueda tocar con humor y sin palabras. Y los que les quedan...

Teatro Humor
El redactor recomienda