¿Es posible que la izquierda gane la batalla cultural por la Navidad?

Navidades rojas: del villancico protesta al belén antidesahucios

La izquierda intenta redefinir su relación con la Navidad, con artesanos y colectivos sociales atinando más que los políticos.

Foto: Imagen de la polémica cabalgata de Reyes de Madrid del año pasado (Efe)
Imagen de la polémica cabalgata de Reyes de Madrid del año pasado (Efe)

El año pasado, por estas fechas, los reyes 'fashion' de la Cabalgata de Madrid dieron pie a uno de los debates más feroces y delirantes de las guerras culturales actuales. Doce meses más tarde, la frase en Twitter de la marquesa Cayetana Álvarez de Toledo, se ha convertido en grito de guerra y objeto de bromas cotidianas. “No te perdonaré jamás, Carmena, jamás”.

Este año, parece que la izquierda ha cambiado de estrategia. Ojo a las palabras de Pablo Iglesias: “La Nochebuena la paso con mi padre. Escuchamos villancicos y cantamos. Es un momento muy emotivo. Siempre me ha encantado la Navidad y los villancicos. De verdad, me gusta mucho. Para mí la Navidad es algo cultural, independientemente de que uno sea creyente o no. Como cultura, de mi país y de nuestra cultura cristiana, me entusiasma. Pongo el Belén, el árbol y todo”, explicó al suplemento del corazón 'La otra crónica'. Columnistas de derecha como Emilia Landaluce ironizaban sobre la mutación, afirmando que Iglesias había pasado “de comecuras a comenécoras”.

Navidades transversales

No es un asunto menor. Lo explica magistralmente el libro '¿Qué pasa con Kansas? Cómo los ultraconservadores conquistaron el corazón de los Estados Unidos' (Acurela, 2008), texto clave del analista político Thomas Frank, el más prestigioso del momento. El gran mérito del libro es que anticipó cómo los partidos “progres” empezaron a mirar por encima del hombro al ciudadano medio, ese que se casaba por la Iglesia, no hacía posgrados en universidades privadas y defendía instituciones tradicionales como…¡La Navidad!

Los Reyes de la cabalgata de Madrid este año llevaran atuendos más tradicionales. Bastantes problemas tienen Podemos y Ahora Madrid para buscarse otros nuevos

Políticos tan distintos como Íñigo Errejón (Podemos) y Andrea Levy (Partido Popular) han declarado en público su admiración por el libro de Frank, que anticipó con precisión milimétrica el caldo de cultivo social que daría la presidencia de Estados Unidos a Donald Trump. Además, gracias al anticapitalismo del Papa Francisco se va imponiendo en la izquierda española un creciente respeto a los valores fraternales clásicos de la religión cristiana. “Bergoglio y yo estamos en la misma trinchera”, admitió Pablo Iglesias en febrero de 2015, causando amplio debate en su partido y en los medios.

Fraternidad navideña

Los tiempos están cambiando, en el sentido contrario al que pensaba Bob Dylan. Para empezar, los reyes de la cabalgata de Madrid este año llevaran atuendos más tradicionales. Bastantes problemas tienen Podemos y Ahora Madrid para buscarse otros nuevos.

Dicho esto, da la impresión de que “los rojos” no pueden ganar nunca esta batalla, adopten la postura que adopten. Volvemos a Landaluce: “¿No es el consenso navideño en torno al langostino una prueba de lo que hemos conseguido en España? ¿Acaso no resulta paradójico que el líder que enarbola la bandera de la pobreza energética en el Congreso pueda presumir de forrarse a nécoras en Navidad?”. Visto el panorama, parece que la única salida digna para un izquierdista fuera celebrar las fiestas, pero renunciando a cualquier tipo de lujo, al estilo de los curas rojos de Vallecas de los años setenta. En otras palabras: recuperar el sentido original de la Navidad.

Navidades rojas: del villancico protesta al belén antidesahucios

Soluciones sociales

Parece imposible, pero está pasando, incluso en el normalmente altivo y estirado mundo de la cultura. Lo explicamos hace unos días en esta misma sección, cuando hablábamos de la pieza musical 'Feliz Navidad', donde El Niño de Elche, Fernando Vacas y Steve Shelley (Sonic Youth) usaban eficazmente el tradicional formato villancico para denunciar la trágica situación de los niños en Oriente Medio, una zona plagada de guerras, invasiones y migraciones forzadas.

Más allá de esta canción, la estrategia de denuncia más exitosa contra el capitalismo ha venido de los artistas del Belén. El pasado día 4 la plataforma Stop Desahucios de Zaragoza simuló que detenían el desalojo de la sagrada familia del portal de Belén de la Plaza del Pilar. Adoptaron la letra de un villancico clásico para denunciar la exclusión de muchas familias españolas: "Ahora el portal de Belén es de Caixa y de Banesto/ Bankia, Popular, Pastor, Caja Laboral y el resto/ Anda anda anda, no te creas nada/ anda anda anda, vaya puñalada".

Belén en un cajero de La Caixa de los pesebristas de Castellar del Vallés (Cesc Benavent)
Belén en un cajero de La Caixa de los pesebristas de Castellar del Vallés (Cesc Benavent)


Navidades sin techo

Pablo Híjar, portavoz de Stop Desahucios en Zaragoza, recordó que los bancos "no han dado tregua navideña" y que algunos procesos que estaban parados a la espera de las decisiones del Gobierno se han vuelto a retomar. Otra acción similar ha llevado a cabo el grupo de pesebristas de Castellar del Vallés montando su Belén entre dos cajeros de La Caixa, lugar donde duermen cientos de “sin techo” de Barcelona. Nos recuerdan que los Evangelios recogen que “Jesús era pobre” y que muchas veces “no encontraba lugar para pernoctar”. También que en la Barcelona del siglo XXI hay tres mil personas “sin techo”, de las que 900 duermen en la calle cada noche. ¿Será posible que la única manera para que la izquierda pueda ganar la batalla de la Navidad sea volver a los valores originales del cristianismo?

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído