Trabajar poniendo sonido al cine: de profesión, doblador
  1. Cultura
la parte de atrás iv

Trabajar poniendo sonido al cine: de profesión, doblador

Ya sean en películas de animación, extranjeras o nacionales, los estudios de doblajes son una de las lugares ineludibles por los que tiene que pasar una película. Así se trabaja en ellos

Durante este mes nos hemos propuesto colarnos en La parte de atrás de la cultura que más nos gusta de la mano de sus protagonistas. Esos que pasan desapercibidos en los títulos de crédito, que no acaparan los flashes ni los aplausos y de los que muchos no saben ni sus nombres pero que son imprescindibles. Cada fin de semana, el foco y la atención en un nombre propio y una profesión. Esta semana aprendemos cómo se doblan las películas y las series en nuestro país.

Probablemente varias generaciones entenderían de otra forma a Terminator o a Darth Vader si Constantino Romero no les hubiera prestado su voz. Lo mismo nos ocurriría con Bruce Willis sin el timbre de Ramón Langa o con Woody Allen sin Joan Pera. Son solo tres de las voces más reconocidas del doblaje español, una profesión siempre sujeta a un eterno debate pero imprescindible en la industria cinematográfica.

Los cirujanos ocultos del arte
Prado Campos Vídeo: Itxaso González

El trabajo de los actores de doblaje es cada vez más conocido gracias a la cantidad de famosos que han puesto su voz a personajes animados, pero además de doblar las películas extranjeras también lo hacen consigo mismos en los títulos nacionales. Cualquier error de sonido, una frase que se debe mejorar o un diálogo que se cambia después del rodaje... Todo pasa por el estudio de grabación. Eso sin contar que en España cada vez hay más coproducciones internacionales que, normalmente, se graban en inglés y se doblan al castellano. Por ejemplo 'Gernika', la película de Koldo Serra que llega a los cine el 9 de septimebre.

Está rodada en castellano, inglés, francés y alemán. En España se ha decidido homogeneizarla al castellano y actores como Víctor Clavijo han tenido que pasar por el estudio de doblaje AdHoc para grabar en español sus partes en inglés. "La particularidad es encajar las partes que están en inglés con el castellano. Es un proceso y un trabajo muy bonito y es una manera de encontrar otra película dentro de la película", resume recién llegado de rodar 'Las siete muertes', de Gerardo Herrero, en República Dominicana.

Se trata de que lo hagas creíble, lo más natural y lo más fiel posible a lo que se hizo en el rodaje ya sea una película tuya o de otro

En los títulos nacionales, prosigue, tener que doblarse a uno mismo es algo que "no ocurre demasiadas veces, solo cuando hay algún problema de sonido o alguna frase que tiene que mejorarse y te toca pasar por el estudio para volver a hacer lo que hiciste sin que se note que estás en un estudio de doblaje, claro". Lo mismo ocurre con aquellos títulos en los que el guion lo demanda, como le pasó en 'Sicarius', Su personaje reflexiona buena parte de la película en off y eso también se graba en un estudio. "En esa película gran parte del proceso de creación del rodaje estuvo en el atril". Sea como sea, Clavijo asegura que, en el fondo, "se trata de que lo hagas creíble, lo más natural y lo más fiel posible a lo que se hizo en el rodaje ya sea una película tuya o de otro".

Los (otros) culpables de la magia del cine
Prado Campos Vídeo: Itxaso González

"Como toda película es una mentira, toda película tiene una parte de postproducción de imagen y una parte de postproducción de sonido. Y en la de sonido se intenta buscar la máxima calidad de sonido pero ofreciéndole al espectador la mejor experiencia posible", resume Javier Valdés, director de doblaje y dueño de los estudios AdHoc. "El sonido es la parte más sensible de una película porque no se ve", añade.

Cuando llega una película extranjera lo primero que hacen es traducirla y buscar un 'casting' de voces que, una vez aceptado por el director del filme, hace el doblaje. Por último, se pasa al estudio de mezclas de sonido donde se equilibran las tomas de directo, los efectos y el doblaje "para que queden incorporados al personaje de la pantalla y dé la sensación de que ese personaje está hablando", resume. Normalmente tardan de media un mes hasta que la película sale lista para exhibirse aunque, reconoce Valdés, cada vez trabajan más a contrarreloj.

Víctor Clavijo estuvo un año como "doblador machaca" haciendo pequeños papeles en películas internacionales hasta que su carrera se impulsó en la televisión y el cine. Se nota esa experiencia y las tablas en el teatro (en septiembre vuelve a estar de gira con 'El jurado') cuando se pone los cascos y se acerca al micrófono. Le sale de forma natural. La técnica está ahí, aunque no siempre ocurre lo mismo. Hay actores que prefieren no doblarse bien porque les es imposible cuadrar agendas o les cuesta enfrentarse a ese momento. "Prefiero doblarme yo a que lo haga otro", asegura el actor.

Aun así, añade, "conocer la técnica es importante, primero, porque es una rama más de la interpretación y es obligación de un actor saber hacerlo. No es obligación que trabajes doblando a otros, pero te va a tocar doblarte a ti en algún momento y, por eso, creo es una técnica que hay que conocer y sería interesante que en las escuelas de interpretación se estudie".

Hay una masificación de títulos internacionales dentro de las salas de exhibición, pero eso no es culpa del doblaje. Es una cuestión comercial

Más allá del trabajo en sí, el doblaje siempre ha sido objeto de críticas dentro de la profesión con opiniones encontradas sobre si perjudica o no al músculo de la industria nacional. Valdés afirma que en realidad no cree que hay un debate como tal. "La gente ve o consume el producto como desea: ahora mismo en casa es dándole a un botón del mando y en los cines, en las salas en versión doblada o en versión original, que hay menos de las deseables. Y hay menos de las deseables porque la gente no asiste tanto a ver las películas en versión original", opina.

"La visión del público español sobre el doblaje es positiva. Otra cosa es que en la profesión los actores tengan ciertas preferencias hacia la versión original o la doblada, pero el resto del público creo que valora muy bien el doblaje en España", analiza Clavijo. Valdés, por su parte, habla de "una confusión de diana". "Se culpabiliza al doblaje, pero cuando una 'peli' española es buena y tiene buena respuesta por parte del público, la gente va al cine a verla y no la desdeña porque esté doblada o deje de estar doblada. Simplemente va porque le gusta. Es cierto que hay una masificación de títulos internacionales dentro de las salas de exhibición, pero eso no es culpa del doblaje. Es una cuestión comercial".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
La parte de atrás Cine Películas
El redactor recomienda