choque de divos

Justin Bieber juega a ser Kurt Cobain (y cabrea a media Generación X)

El ídolo pop rinde un polémico tributo al líder de Nirvana, icono existencial de los noventa

Foto: Justin como Kurt
Justin como Kurt
Autor
Tiempo de lectura5 min

Justin Bieber tocó hace unos días en Sacramento y Seattle. En ambas ciudades parecía estar intentando conectar con el espíritu del rockero suicida Kurt Cobain. Especialmente en Seattle, ciudad natal del líder de Nirvana, donde Bieber lució simultáneamente dos camisas de franela a cuadros, una en la cintura y otra puesta, sobre una camiseta negra que mostraba un primer plano de Cobain. No solo eso, sino que su corte de pelo era más rubio y más largo, calcando el look clásico del mártir del grunge.

¿Otro detalle revelador? Interpretó la canción “Love Yourself” con la guitarra acústica, sentado en un sillón antiguo, adoptando una pose similar a la de Cobain en el mítico ‘Nirvana MTV Unplugged’ (1993). ¿Cómo creen que se lo tomaron los fans de la banda más auténtica del mundo?

Justin Bieber juega a ser Kurt Cobain (y cabrea a media Generación X)

 

¿Homenaje o cagada?

De momento, ya ha cabreado a media parroquia nirvanera, a tenor de los tuits crispados que seleccionó el semanario 'New Musical Express'. Un tal Michael Davidson, cuya dirección es @sirdaveyboy, opinaba que “si Kurt Cobain estuviera vivo, la actuación de Bieber le hubiera hecho dispararse en la cara”. Otra fan que firma Chica Unicornio, dirección ‎@runaway_little, lo vivía como un sacrilegio: “Justin Bieber, ¿no puedes dejar que Kurt Cobain descanse en paz? Por favor, te lo suplico, él era un alma pura con un gran talento. Muestra algo de respeto”, pedía en tono melodramático. El mensaje más categórico venía firmado por un tal @Simplyarmaan: “1994 fue el peor año para la música: Kurt Cobain murió y Justin Bieber vino al mundo”. Otros, como @Voodoo_Abdul, optaban por el sarcasmo: “Justin Bieber, si quieres imitar a Cobain, imítalo hasta el final”. Poca broma, que todos nos ponemos susceptibles cuando se trata de nuestros ídolos de adolescencia.

Si Kurt Cobain estuviera vivo, la actuación de Bieber le hubiera hecho dispararse en la cara

La página web Consequence of Sound echaba el resto en un titular rabioso: “Justin Bieber defeca en la memoria de Kurt Cobain con un concierto grimoso”.Criticaban la imitación descarada del icono grunge y desvelaban detalles poco favorecedores, como que que los vaqueros rotos de Bieber eran de diseño y costaban dos mil dólares. “La actuación resultó bochornosa, pero lo peor fueron los tuits posteriores de su amigo Jaden Smith, actor y rapero, hijo de Will Smith. En uno de los mensajes, al calor del momento, decía “Kurt Cobain sigue vivo”, mientras que en otro remataba “Vive en los corazones de la gente joven”. El primero tuvo más de cinco mil retuits y el segundo rozó los dos mil”, explicaban.

Justin Bieber juega a ser Kurt Cobain (y cabrea a media Generación X)

Momento Zoolander

La devoción de Bieber por Cobain no ha sido una ventolera de fin de semana. En noviembre del año pasado, ya posó con una camiseta de Nirvana, que también suscitó el rechazo de muchos fans del legendario grupo. En una jugada poco inteligente, digna de Derek Zoolander, la estilista de Bieber (Karla Welch) salió a defenderle en la prensa fashion: “No era una camiseta normal, sino un rediseño del modisto Jerry Lorenzo. Por supuesto, Justin es fan de Nirvana. (…) Ahora mismo está en la cima del mundo y le da igual que alguien se enfade porque vista una camiseta del grupo de Cobain. Jerry Lorenzo se la envió y él simplemente se la puso en la alfombra roja de los American Music Awards”, explicó. Luego se supo que la camiseta costaba 1.500 dólares, a pesar de los escasos retoques que Lorenzo hizo a un diseño que normalmente se vende por veinte. Poco después de la polémica, Courtney Love defendió a Bieber afirmando en Twiter que “para mí, Justin es guay”.

1994 fue el peor año para la música: Kurt Cobain murió y Justin Bieber vino al mundo

Los noventa ya son retro

Probablemente toda la rabia rabia tenga que ver con cierta frustración biológica. La llamada Generación X, veinteañeros en los años noventa, nos hemos hecho mayores. Para los adolescentes actuales, 'Smells like teen spirit' es un clásico como para nosotros fue 'All You Need Is Love' (The Beatles) o cualquier otro himno de los sesenta. Ya es oficial: los noventa son retro, vintage o directamente “viejunos”. Lo explicaba hace poco el suplemento S Moda: "El diseñador Wayne Hemingway organiza un festival temático de los noventa, que se celebrará en el condado de Northamptonshire, Inglaterra. Entre las actividades previstas, destacan reproducir una rave como las de Manchester a principios de aquella década, proyectar ‘El silencio de los corderos’ (1991) y ‘Eduardo Manostijeras’ (1990) y montar un mercadillo de parafernalia noventera. 'De esa época recordamos solo los elementos horteras, como las Spice Girls, pero pensar en 'vintage' implica celebrar lo mejor y eso incluye tanto la costura body-con de Romeo Gigli como las botas Dr. Martens, o la bisutería con signos de la paz', defiende Jade Newton', propietaria de un emporio del 'vintage' de Los Ángeles". 

Cualquier día alguien se anima a hacer algo parecido por aquí, pero con conciertos de Dover, las primeras películas de Daniel Calparsoro y una carpa techno donde pinchen cinco horas Pastis & Buenrri.  

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios