llega a madrid 'la caja'

La capacidad de asombro está en una caja

Magia para un solo espectador dentro de una caja de embalaje de dos metros cúbicos que el ilusionista Nacho Diago convierte en un lugar donde los recuerdos vuelan

Foto: Nacho Diago presenta en Madrid 'La caja' (Efe)
Nacho Diago presenta en Madrid 'La caja' (Efe)

Tomen un segundo de su tiempo para viajar a sus recuerdos. A esos que por primera vez le dejaron los ojos como platos y boquiabiertos. "¿Cuándo fue la primera vez en su vida que algo les sorprendió de verdad?" Con esta pregunta nos recibe 'La caja', una experiencia mágica, única y personal de la que se puede disfrutar estos días gratis en el hall de los Teatros del Canal. 

'La caja' es un espectáculo de magia para una sola persona con la que el ilusionista Nacho Diago pretende remover las partes más anquilosadas de nuestros recuerdos y devolvernos, en un mundo en el que el día a día ha dejado de sorprendernos, esa ilusión y capacidad de asombro de nuestra niñez. "No es un espectáculo de magia convencional", explica. "La caja es el escenario y no conozco que se haya hecho algo igual". 

Nacho Diago en 'La caja' (Efe)
Nacho Diago en 'La caja' (Efe)

Una caja de madera de dos metros cúbicos que sirve habitualmente para embalar y transportar los objetos más variados es la que nos recibe con su puerta iluminada. Antes, un ayudante del mago nos pregunta por ese gran recuerdo. La primera mañana de Reyes Magos, la salida del colegio un día de nuestra infancia, uno de esos momentos especiales con nuestros padres... Cada uno tiene el suyo y tendrá que apuntarlo en un papel junto a sus iniciales y guardarlo en un sobre. En el interior de la caja, Diago nos espera con un teatro-caja o una caja-teatro llena de sombras, sonidos, carriles, poleas, cachivaches... y, sobre todo, magia. 

Lo mejor es no desvelar nada de lo que pasa dentro de ese pequeño y confortable espacio durante los cinco minutos que dura la función (hasta el 3 de enero, en nueve funciones en cada uno de los 3 pases diarios), salvo asegurar que ese efecto entrañable y mágico que quería recordarnos Diago emerge. Porque el auténtico desafío de 'La caja' es sorprender a ese único espectador (pueden entrar hasta cuatro por función) y hacer magia "literalmente a dos palmos", porque "la magia es una contradicción entre nuestra parte racional e irracional. Por un lado queremos descubrir el truco y por el otro que nos engañen".

Una caja dentro de otra caja y de otra más para bucear en los recuerdos (Efe)
Una caja dentro de otra caja y de otra más para bucear en los recuerdos (Efe)

El otro gran reto, reconoce Nacho Diago, también está en conseguir que funcione ese juego que plantea este ilusionista y que, básicamente, se centra en el intercambio. "El espectador comparte conmigo un recuerdo que le ha sorprendido y yo intento revivirlo para él", cuenta. Por eso, recomienda "venir a jugar". "Hay que entrar en la caja y olvidarse de todo para poder recordar". Solo así dentro de ese habitáculo se creará ese algo más que para los adultos será como viajar al pasado con una sonrisa, mientras que para los niños tendrá la forma impresionante de la magia en directo.

'La caja' ya se ha podido ver en Valencia y Bilbao y, tras su paso por Madrid, viajará a la FETEN de Gijón (Feria Europea de Artes Escénicas para Niños), a Leioa (Vizkaya) y Benicassim (Castellón). Cuenta Diago -que fue campeón de España en el Congreso Mágico Nacional de 2005- que este espectáculo surge de buscar aquello que le gustaría ver a él. "Nace de las ganas de ser asombrado. Ves todos los días en las noticias barbaridades que nos anestesian y hacen que ya no nos sorprenda nada. Es importante recuperar esa capacidad de descumbrimiento de las cosas como la primera vez", asegura. Por eso, en esta caja "en vez de almacenar cosas que no usamos, actuamos sobre los recuerdos y la capacidad de asombro que vamos perdiendo poco a poco".

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios