Marc Anthony: el salsero más grande de todos los tiempos
  1. Cultura
el cantante está de gira por españa

Marc Anthony: el salsero más grande de todos los tiempos

La estrella neoyorquina arrancó en Canarias una gira por estadios españoles, que hoy desembarca en el Vicente Calderón

Foto: Marc Anthony, durante el concierto que ha ofrecido en Gran Canaria (EFE)
Marc Anthony, durante el concierto que ha ofrecido en Gran Canaria (EFE)

Ha vendido más de doce millones de discos. Suma veintiséis nominaciones a los Grammy, donde ha ganado siete veces. Cierto que casi todas fueron en los Grammy latinos, pero eso no es culpa suya, ya que la industria anglosajona todavía ejerce una fuerte discriminación sobre el producto hispano (un prejuicio que los medios españoles replicamos de forma borreguil). En cualquier caso, hablamos de una estrella mayor en Estados Unidos, que figura en el Billboard Hall Of Fame, ha actuado en la Casa Blanca y puede presumir de ser el primer solista latino en llenar el Madison Square Garden.

Con los números en la mano, estamos ante el salsero más grande de la historia, que ha conquistado los grandes recintos reservados a monstruos rockeros como U2, AC/DC o The Rolling Stones. La gira "Cambio de piel" continúa hoy en Madrid (Vicente Calderón , 11 de julio) y sigue en Valencia (Mestalla, 15 de julio) y Málaga (Auditorio Municipal, 17 de julio).

Darlo todo en cada frase

¿Qué ofrece en el plano artístico? Su especialidad es una salsa romántica y descarnada, donde los personajes no guardan ninguna distancia con sus conflictos emocionales (no hay ironía, ni ninguna otra clase de humor, pero tampoco la bilis machista que tanto abunda en el género). Anthony canta en caliente, vuelca todo en cada frase y no tiene miedo a la cursilería. Su estilo es capaz de sacudir al oyente, gracias a himnos mayúsculos como Valió la pena, Ahora quieny ¿Qué precio tiene el cielo?, tres de la joyas de la corona.

Su último éxito se titula La gozadera, un cameo en el pelotazo de los cubanos Gente De Zona, escuderos de Enrique Iglesias en la exitosa Bailando. Se trata de un himno hedonista de fraternidad latina, de esos capaces de incendiar bodas, mundiales de fútbol y chiringuitos playeros. Igualmente pegadizo resulta ¿Por qué les mientes?, colaboración de 2014 con el reguetonero Tito "El Bambino".

Vieja escuela

A veces, claro, se le va la mano, firmando canciones entre lo sublime y lo ridículo, por ejemplo Tragedia(2001), que parece hecha a medida del Camilo Sesto más kitsch. Anthony es un vocalista de la vieja escuela, sobrado de recursos. Queda claro su clasicismo en estas declaraciones de 2004: ""El hip-hop no es cantar, los que hacen rap no son cantantes. Eso no significa que no sea música". Estamos ante un cantante de los de antes, de los que apenas quedan. De sus tres últimos álbumes, dos son de versiones, un género que le viene como un guante porque es capaz de ponerse a la altura de cualquier vocalista de la música popular en castellano.

El disco que presenta ahora se titula 3.0y fue publicado en 2013. Se trata de un retorno a sus raíces salseras, de la mano de Sergio George, con quien colaboró en Todo a su tiempo, un disco de 1995 que le ganó el respeto entre muchos salseros. Aparte de un superventas global, estamos ante uno de los clásicos más queridos del karaoke, que factura himnos perfectos para que los cantantes amateur pueden volcar todo su caudal expresivo.

De 40 a 220 euros

Anthony carece de la conciencia social de veteranos como Rubén Blades. Cuando le preguntan por la ausencia de letras comprometidas, contesta que quien esté interesado en esas cosas hará mejor en suscribirse a CNN. Él está aquí para emocionarnos y divertirnos. Tampoco tiene el desparpajo callejero que caracteriza a tótems del género como Willie Colón y Celia Cruz. Dicho esto, en 2007 se atrevió a meterse en los zapatos del mítico Héctor Lavoe en la película biográfica El cantante, que narra a vida del salsero más carismático de la historia. Aprobó con nota, especialmente en directo, donde interpretaba himnos clásicos del cantante de Ponce sin restar un gramo de intensidad.

¿Cuál es el techo de Marc Anthony a los 46 años? Solo él puede saberlo. En su rueda de prensa en Tenerife, le comentaron que Celia Cruz había batido el récord de asistentes a un concierto de salsa actuando ante 250.000 personas en 1987. Su respuesta fue que le gustaría superar algún día esa marca. Resulta complicado disfrutar en un concierto tan grande, pero en su actual gira española podrán bailar su música un número de personas no tan alejado. Todo ello a pesar de un precios prohibitivos, que oscilan entre 40 y 220 euros. ¿Merece la pena animarse? En 2005 decepcionó a muchos fans con un concierto demasiado corto en el Palacio de Vistalegre (apenas duró una hora). Resarció a su público con la gira de 2008, que incluyó un soberbio recital en el Palacio de los Deportes.

Marc Anthony Música
El redactor recomienda