en el plan del fomento del libro y de la lectura

La industria editorial pide al Gobierno 20 millones de euros para las bibliotecas

La Asociación de las Cámaras del Libro de España ha presentado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte su proyecto de Plan Integral para el Fomento

Foto: Dos lectores, en la librería Cervantes y compañía, de Madrid. (EC)
Dos lectores, en la librería Cervantes y compañía, de Madrid. (EC)

La Asociación de las Cámaras del Libro de España ha presentado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte su proyecto de Plan Integral para el Fomento del Libro y de la Lectura. Con los datos del CIS por delante, que indican que un 35% de la población española no lee nunca y sólo un 7% alguna vez, proponen cuatro medidas para salvar al sector: las referidas al fomento de la lectura, a la protección de la Propiedad Intelectual, las medidas fiscales y las de los procesos de comercialización del libro.

¿Cuánto debería invertir el Estado para satisfacer las necesidades de la población, según la industria editorial? Algo más de 20 millones de euros, repartidos en cuatro años, en compra de fondos de novedades de las bibliotecas. La misma cantidad pedirán a las administraciones locales y autonómicas. Y están convencidos se puede realizar en poco más de un mes: “Pedimos una actitud cariñosa del libro, tiene que cambiar esa actitud. Lo razonable es que comience a haber respuestas antes de verano, en junio. Si es la Feria del Libro, mejor, es un buen momento para anunciarlo”, explica a este periódico Antonio María Ávila, Secretario de la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE).

El sector, a unos meses del final de la legislatura del Gobierno de Mariano Rajoy, quiere hacer reaccionar al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a pesar de tres años de recortes anuales sobre los presupuestos de las librerías. “En este país cuando llega la época electoral es la hora de hacer las cosas. Así que era un momento adecuado para pedirle al Gobierno que empiece a tomar decisiones de una vez. De aquí a las Elecciones Generales hay tiempo para hacer muchas cosas. Lo que necesitamos es voluntad política para hacerlo”, añade Ávila. No han cerrado ningún compromiso con Cultura, pero “están estudiando las medidas”.   

El Presidente de la Asociación de Cámaras del libro de España y de la FGEE, Daniel Fernández, ha comunicado que los datos de hábitos de lectura “demuestran que es necesario y urgente redoblar los esfuerzos para mejorar la calidad de la lectura y que más ciudadanos incorporen a sus vidas el hábito lector”. Antonio María Ávila aclara que el sistema bibliotecario lleva tres años sin dinero para comprar novedades. “Han desaparecido 200 millones de euros desde 2008. No han caído, han desaparecido”, dice y subraya que también el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero metió tijera en estas partidas.

Fomento a la lectura

Entre las medidas presentadas, en el último año de legislatura de este Gobierno, llama la atención la petición del cumplimiento de la Ley de Educación en dos puntos: que la lectura sea considerada como un instrumento esencial de la educación y del aprendizaje y, dos, que se dote de bibliotecas escolares a los centros, “como instrumento necesario para el desarrollo de la capacidad de los alumnos”. “Una hora de lectura a la semana no funciona con carácter general”, dice Ávila. El fortalecimiento de las bibliotecas supondría cumplir con las recomendaciones de la UNESCO y la IFLA. 

Medidas fiscales

“En un plan integral de fomento del libro y de la lectura, deben contemplarse también medidas fiscales que impulsen la industria y el comercio del libro y, por tanto, la lectura”, se puede leer en el amplio informe. Piden que “a largo plazo” se contemple la posibilidad del IVA a cero para los libros, como ya existe en el Reino Unido. Y “a corto plazo” proponen con urgencia “la equiparación del tratamiento fiscal del libro impreso y del libro digital”, es decir, tributar al 4%. También deducción fiscal del IRPF para ayudar a las familias en la compra de libros de texto.

Propiedad Intelectual

Con la reforma de la ley todavía caliente reclaman la “reconfiguración del concepto de remuneración compensatoria”: pagada por el mercado, no por los españoles. Mayor eficacia en las medidas contra la piratería. Y una novedad, la modificación del contrato de edición para adaptarlo a la “nueva realidad tecnológica” y, además, reconocer al editor su carácter de creador y “un derecho de propiedad intelectual afín al derecho de autor”.

Mejora de la comercialización

“El mantenimiento de una buena red de librerías de proximidad es esencial para el mantenimiento de la pluralidad cultural y el desarrollo de la producción editorial”, explica el documento. Hay que ayudar a las librerías y frenar “el deterioro creciente de la red librera”. Para eso proponen: la subvención de la financiación de la implantación de las nuevas herramientas tecnológicas; siete millones de euros para digitalizar fondos bibliográficos descatalogados; la implantación de un sello de calidad para las librerías, que facilite su identificación, que no debería de suponer más de 50.000 euros; o la puesta en marcha de un “bono cultura”. El año pasado, las librerías francesas recibieron 4 millones de euros –como en 2013- para ejecutar un plan de salvamento y reforma de los comercios dedicados al libro. Aquí sumaron 150.000 euros para lo mismo.

Cultura

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios