en el teatro pavón a partir de hoy

Un psicópata llamado don Juan Tenorio

Blanca Portillo ha quitado la máscara de héroe cañí con la que siempre se ha dibujado al personaje de Zorrilla para sacar su crueldad, su machismo y su violencia

Foto: Blanca Portillo dirige el 'Don Juan Tenorio' de Zorrilla (CNTC)
Blanca Portillo dirige el 'Don Juan Tenorio' de Zorrilla (CNTC)
Autor
Tiempo de lectura6 min

No es un héroe ni siquiera un modelo por mucho que el imaginario español lleve siglos vendiéndonoslo así. Juan Tenorio, porque Blanca Portillo ha decidido quitarle ese don respetuoso en la versión que dirige del clásico de José Zorrilla, es un ser deleznable, un monstruo y un psicópata que engaña, viola y asesina. Un machista de manual y un ser, por desgracia, plenamente actual. Y también, paradójicamente, un mito de nuestro teatro y nuestra sociedad.

Por eso, Portillo rompe con esa complacencia tradicional que se repite cada 2 de noviembre de representar al Tenorio de época, con compasión y redención para ponerle en su sitio, condenarle y hacerle pagar por su maldad. Esa es la visión, la del villano, que ofrece desde hoy y hasta el 15 de febrero en el Teatro Pavón, con el 80% de las entradas ya vendidas, en su Don Juan Tenorio. “Se ve a Tenorio como un personaje divertido e inteligente, que mola, pero yo creo que es un personaje peligroso y un destructor social, no sólo afectivo. No lo quiero como modelo a imitar. Es un modelo que hay que destruir”, explicó ayer.

Esa desigualdad y esa forma de ser masculina es un mal muy extendido en el mundo entero que hay que eliminar definitivamente ya

De ahí también la necesidad de trasladar a ese Tenorio a la actualidad. “Tenorio es un ser deleznable”, recalcó la directora y, por eso, quiere mirarlo con los ojos de hoy para dejar patente su atrocidad. “Desgraciadamente sigue siendo un héroe en este país y el de Zorrilla es el más identificativo. No sólo engaña, miente y mata, sino que tiene una falta de empatía absoluta y es un personaje que sigue en la calle", garantizó.

“No entiendo que el teatro como otra cosa que un lugar de debate y un lugar donde mirar lo que nos pasa. Y Tenorio tiene un punto de vista profundamente contemporáneo. Hacer una función porque es un clásico no me interesa. Me interesa hacer algo para contar algo de lo que me pasa hoy y cómo veo el pasado y el futuro. Y en Tenorio hay un montón de cosas profundamente útiles para leerlas hoy. Esa desigualdad y esa forma de ser masculina es un mal muy extendido en el mundo entero que hay que eliminar definitivamente ya”, aseguró a El Confidencial.

Portillo le quita “el barniz y el polvo” a su Don Juan para analizar qué es lo que en realidad dice y hace. Para ello, Juan Mayorga, al que definió como el “Lope de Vega de la actualidad”, se ha encargado de hacer la versión de la obra de Zorrilla respetando el texto –de hecho, es algo más largo de lo habitual- y con “devoción absoluta” por el verso. 

Desgraciadamente Tenorio sigue siendo un héroe en este país y el de Zorrilla es el más identificativo. Es un ser deleznable que tiene una falta de empatía absoluta

El dramaturgo aseguró que esta versión parte de la fidelidad al autor y al espectador contemporáneo, apostando por la tremenda teatralidad del texto. “Es un Don Juan Tenorio memorable, que será recordado” y “controvertido”, vaticinó. Y con el que el espectador se va a encontrar algo como “una peli de serie B o un capítulo de Breaking Bad, con tiburones peleando por sobrevivir pero donde hay, por cómo se sirve el texto de Zorrilla, algo extraordinario y sublime”, añadió.

“Es un personaje oscuro que ha sido visto como modelo y ejemplo, como alguien envidiable, pero en la obra de teatro seduce con engaños, asesina a sangre fría al padre de la mujer que dice amar… Es malvado y no un transgresor ni un hedonista. Parece más bien un psicópata, un violador en serie y un criminal”, afirmó Mayorga sobre una relectura que saca a la luz al Tenorio “áspero, sucio y violento”.

“El que la hace, la paga”

Esta es otra de las máximas de Blanca Portillo a la hora de enfrentar la dirección de este Tenorio, coproducido por la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC), el Teatro Calderón de Valladolid y Avance Producciones Teatrales. Frente a la versión redentora de Zorrilla, ella defiende que “a Juan Tenorio no hay que salvarlo nunca. Ni Dios ni el amor, ni la paz ni la caridad. Nunca”. Algo que, además, convierte al personaje en más trágico aún.

Blanca Portillo dirige el 'Don Juan Tenorio' de Zorrilla (CNTC)
Blanca Portillo dirige el 'Don Juan Tenorio' de Zorrilla (CNTC)

Los orígenes de Tenorio y el porqué de sus acciones era otra de las preguntas a las que la directora necesitaba responder. Aseguró que fue de lo primero que se planteó al montar la obra porque, dijo, “es algo que creo que nunca se ha planteado: ¿Por qué es así?”. La respuesta la ha encontrado en su educación, sus raíces familiares o, más en concreto, en su padre ya que su madre (ninguna madre) aparece en la obra, y ese algo que quiere destruir o contra lo que se revela que le acompaña desde niño.

La directora señaló que "desgraciadamente" este Don Juan se inspir en decenas de personas y muchas que han pasado por su vida. Recordó a una pareja que tuvo con 20 años, que le doblaba la edad y se acostaba con todas sus amigas. “Cuando le pedí explicaciones me dijo: “relájate, tendrías que estar orgullosa de que entre todas ellas, te haya elegido a ti la primera”. Y me fui a casa pensando en el honor que era. Hay tantísimos hombres que hoy siguen comportándose así y eso es el germen que puede derivar en el maltratador y el tipo que pega un tiro a su mujer. Y no solo el que pega, sino el que no tiene respeto”, aseguró no sin recordar que las mujeres tienen también mucha responsabilidad en la creación y defensa de este modelo masculino.

Blanca Portillo flanqueada por los actores Ariana Martínez y José Luis García-Pérez (Efe)
Blanca Portillo flanqueada por los actores Ariana Martínez y José Luis García-Pérez (Efe)

Para remarcar más ese carácter tan actua de Tenorio, la puesta en escena apuesta por la contemporaneidad con un vestuario actual y música blues. “Lo que dice no se pelea con ir con vaqueros. De hecho, la pluma y el sombrero nos han ayudado a alejarlo de nosotros y ahora se mata, viola y maltrata a las mujeres exactamente igual que entonces”, subrayó Blanca Portillo. Además, ha renunciado a los fantasmas y las voces de ultratumba de la segunda parte de la función y ha enfrentado a Tenorio a sus propios fantasmas internos, a su conciencia y a su alma.

José Luis García-Perez, que interpreta a Don Juan Tenorio, destacó de su personaje que es “un rebelde sin ninguna causa. Parece que su único objetivo es destrozar todo lo que le rodea sin causa aparente y quizás, en último término, a él mismo”. Frente a él, Ariana Martínez es la luz en medio de la tragedia. Encarna a una doña Inés que no es la tonta y pobre niña sino la inocente pura, pasional y vehemente que ha querido defender Portillo. La actriz, seleccionada entre alumnos de la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid (RESAD), quiso destacar la importancia y el compromiso que supone que Blanca Portillo haya ido a buscar el elenco entre los jóvenes de las escuelas de arte dramático de Madrid, Valladolid y Sevilla.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Lo más leído