en el teatro español desde el 13 de enero

Freud y C.S. Lewis suben a Hitler, Dios, la fe, la guerra y la muerte al ring

Helio Pedregal y Eleazar Ortiz protagonizan 'La sesión final de Freud', dirigida por Tamzin Townsend e inspirada en un imaginario encuentro entre ambos académicos

Foto: Eleazar Ortiz y Helio Pedregal dan vida a C.S. Lewis y Freud
Eleazar Ortiz y Helio Pedregal dan vida a C.S. Lewis y Freud
Autor
Tags
Tiempo de lectura5 min

3 de septiembre de 1939. Suena en la radio la noticia de la declaración de guerra de Inglaterra a Hitler. Retumban también las alarmas antiaéreas. Estamos en el gabinete de Anna en el número 20 de Maresfield Gardens en Hampstead. La consulta, que imita a la que su padre Sigmund tenía en Viena, se convierte en una suerte de ring de boxeo donde batirse en duelo.

De un lado, el padre del psicoanálisis. Un Freud anciano, con 83 años, a tan solo 20 días de quitarse la vida. Del otro, un joven prometedor catedrático de la Universidad de Oxford. Un Clive Staples Lewis de 40 años que, a punto de convertirse en uno de los autores más célebres de la literatura fantástica con Las crónicas de Narnia, había satirizado a Freud en uno de sus libros. De ahí surge esta batalla de palabras e ideas que es La sesión final de Freud, una obra de teatro creada por el dramaturgo estadounidense Mark St. Germain y que dirige Tamzin Townsend en la sala pequeña del Teatro Español -que a finales de febrero pasará a rebautizarse como sala Max Aub- desde el 13 de enero.

El rigor y la honestidad a la hora de plantear las diferencias es la única forma de tener alguna esperanza en el futuroFreud ha llamado a Lewis para conocerle tras sus críticas. Esa es la premisa de la que parte este montaje que nace "de una nota que Freud tenía en su agenda 20 días antes de morir y en la que dice que le iba a visitar un académico de la Universidad de Oxford. No hay más datos. A partir de la idea de que ese académico fuese C.S. Lewis se escribió The question of God y de ahí salió la obra de teatro" que ha traducido al español Ignacio García May, explicó ayer Townsend. 

Helio Pedregal y Eleazar Ortiz dan vida a Freud y Lewis. Dos hombres que son como el día y la noche. Totalmente opuestos en sus creencias y razonamientos. Con la II Guerra Mundial como telón de fondo, surge este paradógico duelo en el que ambos se preguntan por la existencia, por la vida y la muerte, la fe, la razón, Dios, el arte, el sexo... y, en definitiva, por el sentido de la vida cuando nada parece tenerlo. 

Helio Pedregal da vida a Freud en la nueva obra de Tamzin Townsend
Helio Pedregal da vida a Freud en la nueva obra de Tamzin Townsend

En este afilado diálogo -nada académico sino más bien emocional, recalcó la directora- se enfrentan el Freud que se ha exiliado pocos meses antes de Viena ante la amenaza nazi, ateo, anciano, deteriorado físicamente por el cáncer "pero con una lucidez mental total" al Lewis que ha perdido a la mayoría de sus amigos en la Primera Guerra Mundial, donde él mismo combatió, y que ha pasado de ser ateo a profundamente creyente. "Eso es precisamente lo que más le interesa a Freud: ¿cómo un hombre tan inteligente dice que no y después que sí y lo hace con los brazos abiertos y gritándolo?", recalcó Townsend.

Responder al caos con reflexión

"Los dos tienen en común que son absolutamente honestos con sus principios, lo cual les hacen válidos para cualquiera aunque no compartamos su razonamiento", explicó Helio Pedregal. "Ambos insisten en buscar un sentido a la vida y las cosas en un momento de confusión total provocado por la guerra. Esa es la paradoja". Algo, añadió, que hace que ese debate dialéctico protagonizado por estos dos genios sea de máxima actualidad con la situación de crisis actual. 

"Seamos quienes seamos y vayamos al teatro con los ojos que queramos ir, el rigor y la honestidad a la hora de plantear las diferencias es la única forma de tener alguna esperanza en el futuro", aseguró. "En un momento como este de cierta confusión, estos dos personajes nos hablan de que lo peor es encastillarnos, es decir mirar al otro como alguien a quien destruir o a quien convencer. El siemple hecho de la reflexión y el debate es donde radica el futuro y la conviencia".

Presentación de 'La sesión final de Freud'
Presentación de 'La sesión final de Freud'

Pero la oposición entre la razón y la fe, o entre Freud y C.S. Lewis, no se queda en lo ideológico en esta obra sino que también pivota en el plano generacional. Son dos hombres en dos momentos vitales diametralmente opuestos. Algo que hace que este debate, que no está exento de referencias a la teoría del psicoanálisis de Freud, quien intenta incluso tratar al escritor como un paciente más, algo más metafísico que social o político siempre armado desde el humor, la ironía y con la agilidad de réplicas de una auténtica pelea de gallos.

"Uno de nosotros es un tonto. Si tiene usted razón, se las arreglará para decírmelo. Si soy yo, nunca lo sabremos", resume Freud en la obra sobre este juego de contradicciones.

"Es una obra de personajes y de contenido intenso". "Son dos hombres con nada en común pero todo en común de hecho porque los dos buscan, investigan y tienen ganas de escuchar. Es un pulso", resumió la directora, que ha firmado El método Gronholm, Un dios salvaje o Tomás Moro, una utopía. Y una colisión de dos mundos radicalmente opuestos de ver la vida para un teatro de reflexión que ahora trae UNIR Teatro a España tras su exitoso paso por el Off Broadway neoyorkino en 2010 y por Buenos Aires en 2012, bajo la dirección de Daniel Veronese.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios