El teatro del futuro soporta al mal tiempo, con buenas caras
  1. Cultura
las mejores interpretaciones del año

El teatro del futuro soporta al mal tiempo, con buenas caras

Israel Elejalde, con 'Misántropo', Nathalie Poza, con 'Desde Berlín, y Asier Etxeandía, con 'El intérprete', firmaron en 2014 sus mejores registros

Foto: Israel Elejalde, Asier Etxeandía y Nathalie Poza, tres de los rostros destacados del teatro en 2014
Israel Elejalde, Asier Etxeandía y Nathalie Poza, tres de los rostros destacados del teatro en 2014

El teatro ha cerrado un año marcado, de nuevo, por los devastadores efectos del 21% de IVA. La pérdida de empleo en todo el sector, unas condiciones laborales cada vez más precarias que no hacen sino ahondar en la desprofesionalización, esfuerzos titánicos para poner en marcha producciones económicamente viables y un sector, el de la cultura, que harto de tanto zarpazo institucional acabó uniéndose en bloque contra la llamada Ley Lasalle y pidiendo la bajada del IVA cultural.

Este podría ser uno de los resúmenes del año que acaba de terminar pero hay otro. El del tesón, la pasión y la fe de compañías, productores, actores, directores… por seguir fabricando esa magia que sólo es posible en su profesión. Características que, a pesar de los pesares, han hecho del 2014 un año de muy buena calidad en lo teatral y que, además, ha seguido consolidando una (hoy) imprescindible escena off potente.

Hablamos con tres de los actores que más han despuntado este año por sus interpretaciones sobre los escenarios. Tanto es así, que nos atrevemos a decir que han marcado un antes y un después en sus carreras. No son actores revelación ni promesas o caras nuevas. Estaban ahí para nosotros y ya les teníamos fichados pero este 2014 ha sido su año. Cinco preguntas para repasar con Israel Elejalde, Nathalie Poza y Asier Etxeandía cómo fue el año para ellos y para el teatro.

1. ¿Qué ha supuesto este año para su carrera?

2. ¿Cómo describiría la situación del teatro en 2014?

3. Segundo año de ivazo y una radiografía que enfrenta calidad y precarización. ¿Ese sería el resumen?

4. ¿Cómo se ha vivido en el teatro este año? ¿Cuál es el día a día frente a esa imagen de glamour, flashes o alfombras que suele ser la que llega al público?

5. De las obras o actores de 2014, ¿qué destaca?

Israel Elejalde. Alcestes en Misántropo, la versión de Miguel del Arco del clásico de Molière. (En gira)

1. Ha sido un año estupendo a nivel profesional. Misántropo probablemente sea uno de esos montajes que marcarán mi carrera. No todos los años puedes interpretar a un personaje como Alcestes rodeado de los mejores, tanto actores como técnicos.

2 Agridulce. Se han hecho cosas estupendas en la temporada, pero el ahogo económico al que estamos sometidos nos corta las alas un poco. Empiezo a observar cierto conservadurismo provocado por la escasez. Ahora mismo si te arriesgas y no funciona, te arruinas y eso provoca que se intente ir a lo seguro. Demasiados textos con pocos personajes, espacios sin visión estética detrás, vestuario irrelevante, temáticas parecidas, cierta complacencia con el espectador para no incomodar en exceso. Creo que el teatro que se hace en Madrid ha mejorado su nivel en los últimos años de manera ostensible pero necesitamos un poco de aire para poder volar. Gente como Padilla, Carolina África, Antonio Rojano, Lucía Carballal, Jordi Casanovas, Alberto Conejero y algunos otros que no me vienen ahora, deberían tener algo más de medios a su disposición para poder desarrollar toda su imaginación. Y no entro en el teatro de vanguardia porque ese directamente ni existe para la administración.

3. Es muy difícil producir teatro con la precariedad de las políticas culturales que ha llevado a cabo este Gobierno. El ivazo es un insulto a la inteligencia. No hay ni un sólo argumento para sostenerlo. Y claro que hay más precariedad en un sector que ya era precario. Pero no es lo único insensato que ha hecho esta administración. La lista de agravios es tan extensa que da para un monólogo.

4. Haciendo teatro hay muy pocos flashes, ninguna alfombra y muchos kilómetros de carretera, hoteles de austeridad soviética y nóminas, para los elegidos que trabajan, de menos de mil euros. Sólo trabajando en Madrid consigues compensar si te va bien. En teatro el glamour sólo aparece cuando te subes al escenario, después se esfuma.

5. Un hombre con gafas de pasta, de Jordi Casanovas, Hacia la alegría, de Oliver Py y Los nadadores nocturnos, de J.M. Mora y dirigida por Carlota Ferrer.

Nathalie Poza. Caroline en Desde Berlín, de Andrés Lima.

1. Desde Berlín es un proyecto secretamente deseado desde que empecé a escuchar a Lou Reed de niña. Tenía la fantasía de poner Berlín o Transformer en escena y lo más maravilloso ha sido el trabajo con Andrés Lima, Jauma Manresa, Beatriz San Juan, Miquel Àngel Raió, Pablo Derqui... Aunar disciplinas y hacer algo realmente personal para compartirlo.

2, 3 y 4. La situación del teatro está clara. Como siempre, el teatro sobrevive al margen de las instituciones. Son tiempos de resistencia. Y el ivazo, como lo llamas, es otro ejemplo de que los recortes matan, en este caso, a la cultura. Hay un claro deseo por parte de este Gobierno de destruir la cultura y la educación. El ivazo es un acto de chulería de un ministro dentro de un Gobierno encerrado en sí mismo al que le queda poco tiempo de vida y que pretende amordazar al pueblo castigando a la cultura, la educación y la sanidad. Lo que consiguen así es reavivar el teatro porque la gente está indignada y es en el teatro donde mejor se representa la indignación y la necesidad de transformación social.

5. De 2014 destacaría muy especialmente, y en relación con lo anterior, la creación y consolidación de espacios y proyectos en estos tiempos convulsos como son el Teatro del Barrio, el Teatro de la Ciudad, la sala Mirador y todas esas pequeñas salas y espacios donde bulle la creatividad y la audacia.

Asier Etxeandía. El intérprete en El intérprete, de Álvaro Tato, Lautaro Perotti y Santiago Marín. (En gira. En primavera cerrará la temporada en Madrid)

1. Este año ha sido para mí un regalo cada día. Estaba acojonado con lo que nos esperaba a la profesión pero el florecimiento de El intérprete, comenzamos hace dos años pero ha sido en 2014 cuando se ha hecho conocidísimo, ha sido importantísimo. También el año pasado creé mi empresa (Factoría Madre Constriktor) con mis socios. Estábamos cagados, porque con el 21% de IVA era casi un suicidio, pero ha sido un ejemplo claro de lo que se consigue con el trabajo, el amor al trabajo y la responsabilidad con lo que significa tu trabajo. Pero, además, he cumplido un sueño tras otro porque también hice MA MA, con Julio Medem y Penélope Cruz y Luis Tosar; La novia, de Paula Ortiz con Inma Cuesta y Álex García; mi paso por Velvet con un personaje tan bonito... Ha sido uno de los años más importantes de mi vida, de más florecimiento y creatividad.

2. Pues a pesar de todo ha habido grandes montajes. Me alegra que nos hayamos puesto las pilas para darle un sopapo en la cara a todos estos que nos han jodido y que dicen que la cultura no es importante. Hemos dado buen material.

3. Dedicarse al teatro hoy con 21% de IVA es un sucicio para cualquier empresa. Nosotros llenamos y nos da justo para pagar nóminas y mantener la obra. No nos forramos como la gente se cree. Llenar un teatro 800 o 900 butacas es muy difícil. Es prácticamente inviable y para hacerlo tienes que tener mucho éxito y dar una calidad acojonante. Y ahí estamos dando el callo. El sector cultural se merece un reconocimiento y, sobre todo, un cambio.

4. La realidad del actor del teatro es mucha carretera, hostales, montar y desmontar, agotamiento, enfrentarse a un publico nuevo cada día y a los problemas en cada teatro al que llegas. Es vivir a la contra y en un suspiro de "¿llegaremos a hacerlo?". Es muy difícil y duro lo que pasa entre bambalinas. Y muy agotador, porque hay que hacer muchos bolos y es muy difícil conseguir una buena gira.

5. He tenido poco tiempo pero de lo que he visto, lo que más me ha gustado es Misántropo, de Miguel del Arco; Desde Berlín, con una Nathalie Poza maravillosa y El testamento de María, con una Blanca Portillo que está espectacular. Tengo muchas ganas de ver su Don Juan Tenorio.

Teatro
El redactor recomienda