Un crimen redondo
  1. Cultura
la trilogía del baztán llega a su fin

Un crimen redondo

Dolores Redondo se ha convertido con sólo tres novelas en la reina del género negro. La escritora cuenta a El Confidencial cómo cometer el mejor crimen

Hasta 2013 Baztán era conocida por los amantes del turismo rural. Hasta que llegó ella. Dolores Redondo puso Elizondo y Baztán en el mapa de todos los fanáticos de la novela negra gracias a El guardían invisible, la primera parte de una trilogía que ahora llega a su fin con Ofrenda a la tormenta.

Si uno se acerca a las tranquilas calles de Elizondo, el pueblo donde se desarrollan las andanzas de la novela, uno no puede pensar que en un escenario tan idílico puedan producirse los asesinatos más horribles. Adolescentes violadas y abandonadas en la orilla del río, niños recién nacidos asfixiafdos, sectas adoradores de criaturas legendarias... Lo más oscuro del ser humano habita en las páginas del libro, y en Baztán.

Ha sido en esta última entrega cuando la autora ha desvelado que el origen de los crímenes de sus novelas es real, y se trata de un caso acaecido en el valle hace décadasque involucraba a altas esferas de la sociedad, algo que impidióque se resolviera. Un pasado manchado de sangre y lleno de creencias propias. Un gusto por la mitología que la autora ha aprovechado para hacer un libro diferente, tan localista como universal.

Pero así son las gentes y las calles de Elizondo, que colocan cardos secos en las puertas para ahuyentar a las brujas y que todavía creen que Inguma va a venir a robar el aliento de los niños.

La propia autora charlaba con El Confidencial y explicaba la importancia del escenario en su obra, así como la de la mitología en su tierra. Una forma de entender no inexplicable: "Hace 300 años eramás fácil pedirle protección al río o a la lluvia, esas cosas marcaban la diferencia, pero los mitos no tienen porque ser como los de la novela, pueden ser cualquier tipo de fe. Es algo inherente al ser humano, buscar su parte divina, pensar que no es solo carne. Pensar que hay algo mássiempre nos ha atraído", contaba sentada en el porche de la casa de la Tía Engrasi, uno de los lugares reales que uno puede encontrar en la novela y en Elizondo.

El pueblo ha sufrido una revolución tras la publicación de la trilogía (traducida a más de 20 idiomas). Curiosos de todos los lugares del mundo se acercan para conocer cada recoveco que Dolores Redondo plasmó en sus páginas. Un fenómeno que ha hecho que se cree una visita guiada para los turistas que esperan encontrar un cuerpo asesinado al lado de la presa.

La autora ha convertido sus novelas en una maniobra perfecta, la que la ha encumbrado a las listas de ventas, a la boca de los amantes del género negro y la ha convertido en una personalidad en Elizondo. Un crimen más que perfecto.

Novela Novela negra Libros
El redactor recomienda