documental sobre la nueva estrella española

Jorge Salán, la estrella (desconocida) de la guitarra eléctrica

¿Quién es Jorge Salán? Es difícil poner de acuerdo a grandes músicos a la hora de encontrar una definición exacta de este joven madrileño de 32 años

Foto: Miguel Ríos junto al guitarrista y compositor Jorge Salán.
Miguel Ríos junto al guitarrista y compositor Jorge Salán.

¿Quién es Jorge Salán? Es difícil poner de acuerdo a grandes músicos a la hora de encontrar una definición exacta de este joven madrileño de 32 años.

- “Es un absoluto maestro de la guitarra y el rock”, explica Miguel Ríos.
- “Un virtuoso, homologable a cualquier bestia parda de EEUU o Inglaterra”, replica Sherpa, el eterno vocalista de Barón Rojo.
- “Un ‘guitar heroe’ del siglo XXI”, añade la voz de M-Clan, Carlos Tarque.
- “Alguien con una facilidad pasmosa para tocar la guitarra que hace bien cada cosa”, simplifica Jorge Martínez, de Ilegales.
- “Mira, he tocado con los mejores guitarristas de este planeta y Jorge destaca entre ellos”, asegura el cantante norteamericano Jeff Scott Soto, quien ha colaborado, entre otros, con el mismísimo Yngwie Malmsteen.

Quizás, gracias al retrato robot que han dibujado los anteriores artistas en un documental realizado sobre el joven español -No Looking Back-, quien no le conociera ahora puede tener una idea más precisa de qué y quién es Jorge Salán. Un exponente, una joven referencia que ha calado hondo en los estamentos nacionales de la guitarra y cuyo talento todavía es desconocido para muchos de los que hacen reverencias a otros gigantes extranjeros del rock. Pero, gustos al margen, ¿cómo puede ser que una de las máximas expresiones de la guitarra eléctrica en España, admirado por reconocidos artistas musicales, no sea un nombre que ‘suene’ al público ‘rockero’ que abarrota estadios y paga grandes cantidades por ver a bandas como AC/DC o Rolling Stones?

“En realidad, España no tiene mucha cultura rockera por mucho que llenen AC/DC o los Rolling, porque esa misma gente no se mueve luego en otros conciertos. En mi caso, probablemente hubiera sido más fácil salir adelante en otro país. Me encanta vivir aquí, y las costumbres de España, pero lo que menos me gusta es el poco respeto que se tiene por esta profesión, la de músico. Hay mucha gente que, como cantaba Miguel Ríos en su ‘Rock and Roll Boomerang’, “se empeñaron en este país ahogar esto entre modas”. Aunque, afortunadamente, la gente que nos gusta seguimos con ello”. Puede ser, tras escuchar la explicación de Salán a El Confidencial, que los conciertos multitudinarios sean un ‘espejismo rockero’ y que la realidad de este género en España es la de esos grupos que comienzan y sufren más dificultades que en otros países para tener unos centímetros en el escaparate. Más allá de la calidad, las oportunidades de intentar sacar la cabeza no son las mismas. En este sentido, “los actores se lo han montado mejor”.

Un trabajo que inició con ocho años

Jorge Salán decidió hacerse guitarrista a los ocho años de edad, cuando vio un duelo de guitarras en la película Crossroads, entre el actor Ralph Macchio (el chico de Karate Kid) y el maestro de las seis cuerdas Steve Vai. Estudió durante un lustro en el Conservatorio con una guitarra clásica, compaginándolo con sus estudios en su colegio del madrileño Barrio del Pilar. A los 14 años encuentra su gran amor al recibir su primera guitarra eléctrica, que aprende a ‘usarla’ en el Instituto de Música y Tecnología, para dar el salto con 18 años a la prestigiosa Berklee Performance Center de Boston, donde hay profesores como Joe Satriani. Una beca y la inversión de su familia ayudaron a que hoy en día, Jorge Salán sea un músico de gran reputación fuera de nuestras fronteras dentro del circuito de rock.

“Echando cuentas, desde hace tres años estoy currando unos cuatro meses del año fuera de España, casi la mitad”. Desde el 1 de mayo estará dos meses fuera tocando con Jeff Scott Soto y Robin Beck, con quien actuará en el prestigioso Sweden Rock, el festival más caro de Europa. La Piel de Toro está acostumbrada a que, en el plano musical, el tan famoso eslogan ‘marca España’ sea propiedad del flamenco o la música pop-latina. Jorge Salán, made in Spain, hace ‘marca España’ en el estilo que consagró a Hendrix, Page, Young, Jeff Beck, Keith Richards, Satriani, Vai, Slash… y todas esas “bestias pardas de EEUU o Inglaterra” a los que se refería Sherpa, quien hizo lo propio hace tres décadas con Barón Rojo.

“Nunca pensé en ir al local de ensayo para tomar cervezas”

Cuando viaja por el interior de España, Jorge echa de menos “el sentido profesional de la música que se respeta tanto en otro países”. Comenta la realidad, pero ni mucho menos se queja, vive con ello y trabaja para tratar de revertir esta situación. “Siempre quise ser músico. Nunca lo pensé para ir a tomarme una cerveza al local ensayo y ya. Es mi profesión, mi trabajo, y es de lo que vivo”.

A sus 22 años, Mago de Oz echó el ‘guante’ a Jorge Salán para ser su guitarrista más virtuoso. De sus riffs y sus ‘solos’ dieron cuenta los que se acercasen a alguna de sus actuaciones por toda Latinoamérica, Estados Unidos y España entre 2004 y 2008, ante audiencias de entre 5.000 y 20.000 espectadores. “Un sueño hecho realidad” viviendo el rockandroll de carretera, furgoneta, de grandes giras –unas 100 actuaciones al año- y espectaculares montajes.

El trabajo que inició desde esos ocho años, cuando agarró su primera guitarra española, estaba dando sus frutos. En el plano personal sus discos tuvieron -y continúan teniendo- una gran aceptación entre los especialistas del género y el reconocimiento de los músicos alcanzó un punto especial cuando Miguel Ríos decide retirarse y lo anuncia rodeándose de artistas como Rosendo, Ana Belén, Víctor Manuel, M-Clan, Los Secretos, Pereza… y Jorge Salán.

“El suplente de Malcom Young en AC/DC…”

¿Cuál es el siguiente paso? ¿Echar el curriculum a AC/DC?  (Risas). “Estaría bien ser el suplente de Malcom Young… Hablando en serio, espero que se recupere muy pronto porque es una parte muy importante de la banda. Es un creador de riffs y es difícil que haya algo que supla eso, sobre todo con la compenetración que tiene con su hermano Angus”.

Aquello de triunfar fuera para llamar la atención en casa ocurre en muchas profesiones y la música no es una excepción. Seguramente, formar parte de una banda con tanto nombre como AC/DC le convertiría en un personaje popular de la noche a la mañana. Pero Jorge no sueña despierto, vive con los pies en el suelo estableciéndose metas más terrenales, cercanas y pasionales. “Lo que he querido hacer siempre es superarme como músico y como artista”. Por eso, este ferviente admirador de Gary Moore y Phil Lynott, simplemente ha querido mostrar en su documental el duro y, sin embargo, exitoso camino recorrido hasta el momento. Este sacrificio al servicio de la música no es una biografía completa, sólo el primer capítulo porque “mi carrera empieza ahora, queda mucho por hacer”. Este es Jorge Salán.

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios