Es noticia
Menú
El Carminismo ha llegado para quedarse
  1. Cultura
ESTRENO DE 'CARMINA Y AMÉN'

El Carminismo ha llegado para quedarse

Paco León ha sabido transformar el ensayo de 'Carmina o Revienta' en una cinta para el gran público en la que tragedia y comedia van de la mano.

Foto: Carmina y Amén (José Haro)
Carmina y Amén (José Haro)

No lo tenía fácil Paco León con Carmina y Amén. Su precuela y ópera prima, Carmina o Revienta, aquel brillante experimento a medio camino entre el documental y la ficción, dejó muy buen sabor de boca en el 15 Festival de Málaga, donde logró alzarse con tres Biznagas de Plata, incluido el galardón a mejor actriz para su madre, la singular Carmina Barrios.

De hecho hubo quién habló de injusticia ya que veían a la cinta como clara vencedora del festival. Después, en los Premios Goya, los académicos tampoco quisieron premiar a León como mejor director novel, a pesar de haber demostrado un enorme talento para dirigir. A saber que hubiera ocurrido de haber existido los Premios Feroz.

Sin embargo, el sevillano se ha enfrentado con valentía a las expectativas y ha sabido transformar de forma magistral aquel ensayo en una cinta dirigida claramente al gran público en la que tragedia y comedia van de la mano. Y lo hace, al igual que en la primera cinta, acercándose a la realidad, captando la esencia del bloque de vecinos, creando un fiel retrato de la España actual,poniendo en valor lo autóctono en un ejercicio de verdadero equilibrio para no caer en lo chabacano.

En Carmina y Amén hay mucho tópico, mucha omaíta. Sin embargo, su envoltorio, la manera de narrar de León, le aleja de lo ordinario. La potente secuencia del funeral da muestra del potencial del sevillano como director. Es por ello que aquel que pretenda valorar Carmina y Amén como una continuación del humor zafio de Aída estaría muy desacertado. Nada más lejos de la realidad.

Carima y Amén va más allá. Es un género propio:el carminismo, como así lo ha bautizado el propioLeón. Una cinta que trasciende más allá del cine. Un movimiento para sentirse orgulloso de los orígenes de uno mismo, de sus raíces, de su parte más pueblerina. Todos conocemos a una Carmina, o bien en nuestra familia o en nuestro vecindario. Esa señora que no para de fumar, esa madre coraje, esa mujer que mata por sus hijos.

Y es que Carmina (Carmina Barrios) no deja de ser una versión femenina de El Padrino. Una mujer con unos valores yun propio sentido de la justicia. Y todo buscando un único fin: la felicidad de los suyos. "Yo no miento. Yo todo lo que digo se convierte en verdad. Y amén", sentencia en uno de los momentos más memorables de la película.

placeholder Yolanda Ramos y Carmina Barrios (José Haro)

Pero en esta nueva cinta Carmina no está sola. Debido a la nueva envergadura de la cinta, León ha necesitado ensanchar la galería de personajes. Algo nada sencillo teniendo en cuenta el potencial arrollador de su protagonista, centro de toda la historia. Sin embargo, León vuelve a dar la tecla con todos y cada uno de ellos. La vecina mentirosa, la masajista… Y, por supuesto, aquella amiga de la primera parte que aseguraba ser íntima de la Reina Sofía.

Mención aparte merece la interpretación de Yolanda Ramos, premiada de forma muy merecida en el pasado Festival de Málaga. León se negaba a pensar que los personajes auténticos los podían interpretar actores profesionales. La sobresaliente improvisación de Ramos es la excepción que confirma la regla.

Carmina y Amén

Dirección: Paco León

Guión: Paco León

Nacionalidad: España

Productora: Andy Joke, Telecinco Cinema, Canal +

Género: Comedia negra

Duración: 100 minutos

Reparto: Carmina Barrios, María León, Yolanda Ramos, Paco Casaus, Estefanía de los Santos...

No lo tenía fácil Paco León con Carmina y Amén. Su precuela y ópera prima, Carmina o Revienta, aquel brillante experimento a medio camino entre el documental y la ficción, dejó muy buen sabor de boca en el 15 Festival de Málaga, donde logró alzarse con tres Biznagas de Plata, incluido el galardón a mejor actriz para su madre, la singular Carmina Barrios.

El redactor recomienda