pasa de 46.000 euros a casi 125.000

Uno de los cuadros que malvendió el Ayuntamiento triplica su precio en ARCO

ARCO es una máquina de acontecimientos que no descansa hasta su cierre. Los galeristas se juegan la última mano de la partida de la supervivencia, mientras

Foto: Preparativos de la feria de arte contemporáneo ARCO. (Enrique Villarino)
Preparativos de la feria de arte contemporáneo ARCO. (Enrique Villarino)
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

ARCO es una máquina de acontecimientos que no descansa hasta su cierre. Los galeristas se juegan la última mano de la partida de la supervivencia, mientras dejan ver sus enredos. En el stand de la galería barcelonesa Marc Domènech cuelga Sol y sombra, un lienzo de más de metro y medio que el granadino José Guerrero (1914-1991) pintó en 1963. No pasa desapercibido ni por su tamaño ni por sus expresivos y contrastados golpes de rojos, negros, blancos y naranjas.

Tampoco se olvida la pintura porque era una de las ofertas más jugosas que salieron a la venta en la casa de subastas Ansorena, el pasado junio. La pieza formaba parte de la colección del  Ayuntamiento de Madrid antes de que el equipo de Ana Botella, con Fernando Villalonga y Pablo del Amo a la cabeza de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), decidiera desbaratar el patrimonio artístico de la ciudad por contrato con la citada casa de subastas.

'Sol y sombra', de José Guerrero.
'Sol y sombra', de José Guerrero.
Ni siquiera puede ignorarse el hecho del precio. De hecho, es lo más llamativo de todo este sainete poblado de negligencias políticas, que escandaliza desde hace nueve meses con cada nuevo episodio. Ansorena puso un precio de salida de 30.000 euros. Un precio ridículo si se tiene en cuenta que fue adquirido a la colección Edmund Peel en subasta, el 7 de julio de 1990, por el consistorio a cambio de 5,6 millones de pesetas (33.656 euros). Entonces, la vigorosa visión expresionista fue estimada entre 6 y 8 millones de pesetas (36.000-48.000 euros).  

La venta del cuadro el pasado mes de junio se cerró en una ventajosa compra de 46.000 euros. El trato se cerró a favor de la galería Marc Domènech, que ayer vendió el lienzo de José Guerrero. Nueve meses después la cifra se ha disparado sin control: ha pasado de 46.000 euros a un precio entre 75.000 y 125.000, informó el director de la galería a este periódico.

La ruina de los fondos

Sin que en estos meses haya ocurrido nada digno de que la obra del pintor se revalorizara hasta el infinito y más allá, el precio se ha triplicado. El galerista asegura que es lo que suelen costar este tipo de obras en el mercado. Él aprovechó a adquirirla con la habilidad que le faltó al Ayuntamiento de Madrid al venderla.

Con la operación de deterioro sobre la colección de arte contemporáneo que emprendieron Villalonga y Del Amo, el Ayuntamiento logró adquirir un total de 322.499 euros tras colocar en el mercado un lote de 30 obras que en su día fueron calificadas por el consistorio como “elementos de decoración interior”, para justificar la venta. La decisión fue tomada para sofocar la deuda que se había contraído con Madridec, de más de 400 millones de euros.

“Al Ayuntamiento le habría salido más a cuenta poner un stand en ARCO”, declara Patricia García López, portavoz de UPyD en la Comisión de Las Artes, Deportes y Turismo en el consistorio. “Las Administraciones no pueden especular con arte y si se decide deshacerse del patrimonio, que es algo que nunca debe hacer, su obligación es sacar el mejor precio posible”, explica.   

Rajoy mira un cuadro de José Guerrero, en la exposición de Tokio organizada por el Reina Sofía. (EFE)
Rajoy mira un cuadro de José Guerrero, en la exposición de Tokio organizada por el Reina Sofía. (EFE)

¿Cuál es la razón de tan funesta venta? Es habitual que las casas de subastas obtengan un porcentaje de beneficio del total de ella. Sin embargo, es sorprendente que más de la mitad de las obras vendidas de la colección del Ayuntamiento de Madrid, tal y como ha podido saber este periódico, se hayan cerrado con el precio de salida o poco más. Cuando esto ocurre puede deberse a un contrato en el que el cliente cierra el beneficio de la casa de subastas antes de la venta, por lo que a esta se garantiza su recompensa con venderlos. No necesitan empujar a la sala para subir el precio todo lo posible, porque su porcentaje no subirá.

No es posible olvidar ni a la pintura, ni la venta, ni la reventa ni, sobre todo, la pérdida. Como ya anunciado alguna vez en rueda de prensa el delegado de Las Artes, Deporte y Turismo, Pedro Corral, el Ayuntamiento reabrirá el Museo de Arte Contemporáneo en los próximos meses. Ese fondo vendido habría sido de capital importancia para esta institución teniendo en cuenta que ningún director de museo tendrá a su disposición 300.000 euros para compra de patrimonio en los próximos años. 

Cultura
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios