El cubano Rafael Rojas gana el premio Anagrama de ensayo
  1. Cultura

El cubano Rafael Rojas gana el premio Anagrama de ensayo

El historiador y ensayista cubano exiliado en México Rafael Rojas ha ganado el XXXIV Premio Anagrama de Ensayo con el libro Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia

El historiador y ensayista cubano exiliado en México Rafael Rojas ha ganado el XXXIV Premio Anagrama de Ensayo con el libro Tumbas sin sosiego. Revolución, disidencia y exilio del intelectual cubano.

El jurado, integrado por Salvador Clotas, Román Gubern, Xavier Rubert de Ventós, Fernando Savater, Vicente Verdú y el editor Jorge Herralde, ha concedido el premio por mayoría a la obra de Rojas, que recibirá 6.000 euros, y ha seleccionado como finalista el ensayo Vidas adosadas. El miedo a los semejantes en la sociedad contemporánea, de Pere Saborit, sobre el total de 71 obras que se habían presentado en esta edición.

Rafael Rojas (Santa Clara, Cuba, 1965) es profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de México y autor de una docena de libros entre los que destacan El arte de la espera. Notas al margen de la política cubana (1998), Un banquete canónico (2000), La política del adiós (2003) y La escritura de la independencia (2003).

El ganador del Premio Anagrama es codirector de la revista Encuentro de la Cultura Cubana desde 2002 y colabora en las publicaciones Letras Libres, Claves de Razón Práctica, El País y El Nuevo Herald.

En el acto de proclamación del premio, el editor ha subrayado que Rojas habla en su ensayo de "los conflictos de la memoria" y del texto se deduce la proposición de "una tercera vía centrista en Cuba, al margen del castrismo o el exilio".

El título del libro ganador alude a la circunstancia de que tras la desaparición de sus clásicos (Lezama, Piñera, Carpentier, Guillén, Arenas, Sarduy, Cabrera Infante), la cultura cubana experimenta una "sensación de cementerio".

Tumbas sin sosiego describe las costumbres funerarias de una cultura desgarrada por la revolución, la disidencia y el exilio, y, al mismo tiempo, narra una breve historia intelectual de Cuba.

En sus páginas, Rafael Rojas, que no ha podido acudir a Barcelona, reconstruye los grandes debates cubanos del último medio siglo y ofrece las semblanzas de sus protagonistas, de esa tercera vía, apunta Herralde, integrada por Manuel Moreno Fraginals, Cintio Vitier, Roberto Fernández Retamar, Heberto Padilla, Jesús Díaz o Raúl Rivero.

Vidas adosadas, finalista

El ensayo finalista, Vidas adosadas, es obra de Pere Saborit (Manlleu, Barcelona, 1961), profesor de Humanidades de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y en el Instituto Banús de Cerdanyola.

En la presentación del premio, Saborit ha explicado que en su libro ha intentado "analizar cómo afecta a la sociabilidad el hecho de que hayamos dejado de creer en verdades hasta ahora absolutas como Dios y sus sucedáneos, la Razón, o la Historia, verdades que permitían clasificar a los seres humanos en etiquetas y daban pautas para nuestras relaciones".

En opinión del finalista, "el descrédito de estas verdades ha conllevado la aparición de la semejanza entre los seres humanos, en el sentido de que ya no están tan claras las diferencias entre unos y otros, y esto es vivido con inquietud".

Una metáfora de esa nueva sociabilidad que propone Saborit son las "casas adosadas", unas viviendas "en las que estamos aislados y al mismo tiempo acompañados a ambos lados".

En esas casas adosadas, "se acepta al otro del lado, se le tolera como un mal menor, a regañadientes".

Para Saborit, "asumimos voluntariamente vivir en compartimentos lo más estancos posibles, siempre a la defensiva y llevamos siempre encima el cartel de 'Do not disturb': Que sepan que estamos ahí, pero que no nos molesten".