Medios de comunicación: El Grupo Godó pone los mimbres para arrancar la sucesión de poderes. Noticias de Comunicación
la principal editora catalana

El Grupo Godó pone los mimbres para arrancar la sucesión de poderes

El Grupo Godó enfila un año de movimientos. Aunque Javier Godó no piensa en la jubilación, la casa ya ha aprobado algunos cambios que afectan tanto a sus principales negocios como al organigrama

Foto: Javier Godó, presidente de la editora. (Grupo Godó)
Javier Godó, presidente de la editora. (Grupo Godó)

Soplan vientos de cambio en el Grupo Godó. La principal editora catalana, dueña de cabeceras como 'La Vanguardia' o 'Mundo Deportivo', ya ha comenzado a ordenar la casa tras la tormenta del 'procés' y con el relevo generacional en el horizonte.

Aunque en la parte alta del organigrama hay quienes no quieren ni oír hablar de la palabra transición, la realidad es que la editora está introduciendo una batería de cambios que afecta tanto a las diferentes unidades de negocio como al principal organigrama de poder.

El primer movimiento relevante fue el nombramiento de Ramon Rovira como director audiovisual del grupo, una posición que incluye la dirección de Rac1, la exitosa radio de Godó. La emisora, líder indiscutible en Cataluña, ha dado en los últimos tiempos tantas alegrías como disgustos en la planta noble del grupo. Pese a que los datos de audiencia respaldan el modelo, a los directivos les inquieta la beligerancia con la que desde sus micrófonos se refieren a los sectores no secesionistas.

El conde de Godó (c), junto a sus hijos Ana y Carlos.
El conde de Godó (c), junto a sus hijos Ana y Carlos.

Una situación que incomoda especialmente al conde de Godó, que ha encargado personalmente a Rovira que modere el tono de la radio. Una empresa que genera dudas en Barcelona, ya que Rovira fue cesado como director de Comunicación del Banco Sabadell precisamente por su sintonía con el separatismo. Aun así, en la casa hay quienes rechazan esa etiqueta y le sitúan en el catalanismo no independentista.

Otro nombramiento con una fuerte carga generacional es el de Jordi Juan como vicedirector de la edición de papel de 'La Vanguardia'. Hasta ahora, Juan era responsable de la parte digital mientras que la versión impresa estaba en manos de Màrius Carol. Aunque Juan mantiene el control del área digital, en la práctica se ha convertido también en el número dos del papel, lo que debería ayudar en la coordinación de ambas ediciones.

Unas competencias que, aunque han despertado algún recelo, llegan para quedarse. "Es un hombre ascendente en la casa", señala un alto cargo de la editora. "Además, es de la plena confianza de Carlos Godó".

Y es que el actual CEO de la editora, hijo mayor de Javier Godó, está llamado a ser el próximo editor. Aunque el conde no tiene ninguna intención de dejar el cargo por ahora, sí ha comenzado a delegar algunas funciones en su hijo, todavía algo desconocido para el gran público. De ahí que ya ha comenzado a cultivar su imagen en los círculos de poder de Barcelona y Madrid, adonde viaja con asiduidad.

También en estos primeros compases del año se ha reajustado el consejo de administración de la compañía. Hasta finales del año pasado, el máximo órgano de la editora contaba con ocho miembros, de los cuales solo tres eran de la familia: Javier Godó y sus hijos Carlos y Ana. El resto, excluyendo al secretario, Juan Pablo Tornos, son amigos del conde que no contaban con ninguna participación accionarial: Luis Conde, Enrique Lacalle, Bartolomé Masoliver y Josep Caminal. “Era una situación atípica”, admite un directivo de la casa.

Una suerte de vieja guardia que ha sido reubicada en un consejo asesor que, según explican fuentes internas, podría ser ampliado próximamente con nuevos perfiles más próximos (profesional y personalmente) al consejero delegado y futuro presidente de la editora más importante de Cataluña.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios