la gestión de cebrián y sainz, cuestionada

Consejo de infarto en Prisa con la venta de Santillana y la cúpula en el foco

Este viernes se reúne el consejo de administración de Prisa con una agenda marcada por la venta de Santillana, la delicada situación financiera del grupo y un ojo puesto en la dirección

Foto: Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa. (EFE)
Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa. (EFE)

Algo se mueve en Prisa. La compañía celebra este viernes la reunión del consejo de administración en un momento de gran tensión y con varios frentes abiertos: la venta de Santillana, los posibles movimientos en la cúpula y la situación financiera de la empresa son algunos de los asuntos que copan la agenda de una cita que se prevé tensa, como ya lo han sido algunas de los anteriores.

Según ha podido saber El Confidencial de fuentes internas, el consejo se celebra este viernes a las 12:00. La relevancia del encuentro de este año es tal que acuden en persona todos los consejeros, un hecho relativamente novedoso, dado que algunos se desplazan desde el extranjero. “Hay tensión y se van a tomar decisiones drásticas”, afirma una de las fuentes.

No es ningún secreto que Amber Capital, dueño del 19,2% del capital, quiere acelerar la salida de la presidencia de Juan Luis Cebrián, que actualmente tiene contrato en vigor. No en vano, el directivo dejó claro hace unas semanas que retirarse no está entre sus planes: “No me voy a jubilar mientras tenga salud, fuerza y entendimiento”, aseguró. En el punto de mira del fondo también está la gestión del consejero delegado, José Luis Sainz, que en breve cumplirá seis años en la firma.

En materia mercantil, la venta de Santillana, joya de la corona y uno de sus negocios más rentables, está creando inquietud en la dirección después de que las ofertas recibidas no hayan cumplido las expectativas, explican las citadas fuentes. Como ya publicó este diario, algunos de los fondos que han pujado son Blackstone, Warburg, Advent y Cinvent, en una operación que podría rondar los 1.500 millones de euros. De consumarse la venta, Prisa usaría los fondos para amortizar parte de su deuda bancaria. Por ahora, el proceso se encuentra en la presentación de ofertas no vinculantes.

Tutela del 'establishment'

A fecha de hoy, el accionariado de Prisa se mantiene sin cambios relevantes. La última operación la firmó Abante el pasado 14 de febrero, cuando elevó su participación desde el 2,34% hasta un 3,31%. Por su parte, los bancos —Santander, HSBC y CaixaBank— no han variado sus participaciones desde hace más de un año. Un núcleo duro bajo cuya tutela se ha cobijado el actual presidente ejecutivo.

A falta de conocer los datos financieros de 2016, Prisa volvió a los beneficios en 2015 después de un largo periodo de pérdidas gracias a los negocios vinculados a la radio y la educación. En cuanto a su deuda bancaria, la compañía consiguió sanear parte de las cuentas tras pasar de los 2.582 millones que adeudaba en 2014 a situarse en 1.660 millones. Todo tras los diferentes ajustes de la plantilla que han recorrido la compañía los últimos años.

En suma, una reunión de la que, tal y como precisan fuentes conocedoras, saldrán decisiones “de calado” que afectarán a corto plazo al funcionamiento de la empresa, quién sabe si con nombre y apellidos.

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios