BERLUSCONI REACTIVA LA VENTA DE SU TV DE PAGO

Mediaset España ya vale más que la matriz italiana de Berlusconi

La cadena de Fuencarral tiene una capitalización bursatil que supera en 200 millones el valor de su matriz. Y todo, en medio de los rumores de venta del gigante audiovisual.

Foto: Paolo Vasile y Soraya Saenz de Santamaria, en el estreno de 'Un monstruo viene a verme', producida por Mediaset. (EFE)
Paolo Vasile y Soraya Saenz de Santamaria, en el estreno de 'Un monstruo viene a verme', producida por Mediaset. (EFE)

Mediaset España ya vale más que su matriz italiana. A día de hoy, la hija pequeña del emporio audiovisual de Silvio Berlusconi capitaliza en bolsa más que su matriz italiana, sacudida en los últimos meses por un fuerte desplome de sus títulos y envuelta también en fuertes rumores en torno a una posible venta de todo el conglomerado televisivo a News Corporation o, al menos, de su filial de pago, Mediaset Premium, que lleva en el mercado desde abril. La cadena de Paolo Vasile ha protagonizado un inédito 'sorpasso' que la sitúa, de momento, como la parte más atractiva de todo el negocio.

Al cierre del segundo trimestre, Mediaset Italia tenía un volumen de capitalización de 3.559 millones frente a los 3.389 de su filial española. En la actualidad, sin embargo, esas cifras se han invertido y la empresa que gestiona Vasile tiene una capitalización que, al cierre bursatil de este martes, se situaba en 3.458 millones de euros frente a los 3.201 de Mediaset Italia.

El 'sorpasso' se explica en parte por la caída de un 30% en el valor de los títulos de la cadena italiana desde la fecha del 'Brexit', el pasado 24 de junio. De los 3,92 euros por título de entonces a los 2,72 actuales. En el mismo periodo, las acciones de la española, controlada en un 50,2% por Berlusconi, han registrado un retroceso del 10,7%.

Este escenario se produce, además, en un momento de gran especulación en torno al futuro de la compañía. En los últimos días, la prensa española y la italiana han apuntado a los contactos al más alto nivel entre el presidente de News Corporation, Rupert Murdoch, y el propio Silvio Berlusconi en Nueva York, ciudad a la que viajó el ex primer ministro para recibir un tratamiento médico tras su operación de corazón. La vista estaría puesta en una posible venta de todo el conglemerado en ambos países o, en su lugar, en la colocación de la deficitaria plataforma de televisión de pago Mediaset Premium, competencia directa de Sky Italia de Murdoch y que los Berlusconi nunca han conseguido rentabilizar.

Sede de Mediaset España, en Fuencarral. (Reuters)
Sede de Mediaset España, en Fuencarral. (Reuters)

 

Murdoch ya tanteó en el pasado la posibilidad de hacerse con la tele de pago pero, tras varios meses de negociaciones, Mediaset llegó en abril a un preacuerdo de acuerdo de venta con la francesa Vivendi, que también había cortejado a los Berlusconi. El acuerdo establecía un intercambio accionarial del 3,5% entre ambas compañías que permitiría fijar una alianza con la que Vivendi compraría en su totalidad Mediaset Premium y crearía un gigante audiovisual capaz de rivalizar con el estadounidense Netflix.

Papel mojado

Esas condiciones, sin embargo, parecen papel mojado a día de hoy. Sobre todo, después de que, a finales de julio, la empresa gala franase en seco sus intenciones y pidiese reformular el acuerdo. Sus nuevas pretensiones implicaban limitar su toma de participación en la plataforma al 20% pero, al mismo tiempo, subir al 15% su parte en el capital de la casa matriz Mediaset. Intención que fue percibida por Berlusconi como una estrategia para hacerse con el control de su grupo.

El asunto ha terminado en una guerra judicial después de que Mediaset presentase en agosto una demanda contra Vivendi en la que pedía ser resarcida con 50 millones de euros por cada mes que la empresa gala se retrase en el cumplimiento del acuerdo desde el pasado 25 de julio, cuando Vivendi pidió la reformulación de las condiciones. Según explicó entonces la compañía, la intención es motivar a Vivendi a cumplir el contrato y prevenir daños económicos que podría sufrir la italiana ante “eventuales retrasos”.

Al mismo tiempo, el presidente de Vivendi, Arnaud de Puyfontaine, explicó en una entrevista a un medio francés que su propósito era que "se respete el acuerdo de alianza", pero que el plan de negocios que les presentó Mediaset en abril se había revelado "irreal" cuando se examinó en detalle. El hecho de que Berlusconi haya retomado recientemente el contacto con el magnate de News Corporation se interpreta también en Italia como un gesto con el que trataría de presionar a Vivendi para desatascar la venta de su operadora. 

Comunicación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios