SE ADELANTA EL VENCIMIENTO DE LA NO COMPETENCIA

Pedro J. podrá fundar un medio en 2015 tras alcanzar un acuerdo nocturno con Unedisa

Las 2:21 de la madrugada. Esa fue la intempestiva hora a la que Pedro J. Ramírez y Unedisa llegaron a un pacto que permite al periodista fundar un nuevo medio

Foto: Pedro J. Ramírez, durante una presentación de contenidos en 'El Mundo'. (EFE)
Pedro J. Ramírez, durante una presentación de contenidos en 'El Mundo'. (EFE)

Las 2:21 de la madrugada. Esa fue la intempestiva hora a la que Pedro J. Ramírez y Unidad Editorial llegaron a un acuerdo que libera al periodista y le permite fundar un nuevo medio de comunicación. Así lo comunicaba el diario El Mundo mediante una escueta nota publicada de madrugada, en la que se informaba de que el rotativo y su exdirector han alcanzado "un acuerdo amistoso para resolver las diferencias surgidas sobre la finalización de su de su relación laboral".

"Como consecuencia del acuerdo alcanzado, se adelanta al 31 de diciembre de 2014 el vencimiento de la obligación de no competencia postcontractual que vincula al exdirector de El Mundo con Unidad Editorial. Por su parte, Pedro J. Ramírez renuncia a recibir las compensaciones que quedaban pendientes hasta su jubilación desde la editora", informa el propio diario. 

De esta manera se pone fin al continuo tira y afloja que venían manteniendo el periodista riojano y el grupo editorial, sellando así un pacto de no agresión mediante el cual asumen "el compromiso de actuar a partir de ahora con plena lealtad y respeto mutuo" y se comprometen a "no realizar manifestaciones sobre la otra parte, sin perjuicio de las opiniones que las partes pudieran mantener sobre cuestiones de interés público".

Un 'proceso de paz' que no ha estado exento de sobresaltos en los últimos días. Y es que el pasado miércoles a las 16:00 horas estaba todo dispuesto en el despacho del abogado, Javier Gómez de Liaño para una firma por la cual el exdirector de El Mundo quedaba libre de su pacto de no competencia un año antes de tiempo, a partir del próximo 31 de diciembre,  a cambio de renunciar a las aportaciones a su plan de pensiones que quedaban pendientes de abonar correspondientes a 2015, así como al importe de su seguridad y las colaboraciones. En total, 1,3 millones de euros.

Sin embargo y según explican fuentes conocedoras de los hechos, Uría –el bufete de Unidad Editorial– planteó hacia las 15:30 una suerte de fianza para garantizar que ambas partes respetaban el pacto. Y ahí no hubo acuerdo. “Se pidió dejar en depósito la aportación complementaria al plan de pensiones de Pedro J. correspondiente al año 2014. Su abogado lo rechazó, al negarse la compañía a depositar una cantidad similar y al no precisarse quién determinaría los eventuales incumplimientos”, aseguran estas fuentes, bajo condición del anonimato. Un fiasco mayúsculo después de tres días de negociaciones para evitar la vista que hubiera tenido lugar hoy para dirimir las medidas cautelares solicitadas por Ramírez hace apenas una semana.

Antonio Fernández-Galiano, presidente ejecutivo de Unidad Editorial (Foto: E. Villarino)
Antonio Fernández-Galiano, presidente ejecutivo de Unidad Editorial (Foto: E. Villarino)

La última aproximación comenzó el sábado pasado a instancias de la empresa, con la convicción por ambas partes de que el incendio creado debía apagarse. Abrió el fuego Gómez de Liaño el lunes, con un planteamiento de máximos: volver a publicar la colaboración de su cliente o dar por concluido el pacto de no competencia y, a cambio, sólo abonar los compromisos incluidos en el plan de pensiones de Ramírez y no sus tribunas de El Arponero. La respuesta no tardó en llegar: Unidad Editorial aceptaba rebajar el lock-up a seis meses y dar luz verde al periodista para escribir en otro medio, pero no para fundar el suyo propio. Sólo abonaría la aportación al plan de pensiones hasta el primer semestre de 2015.

Horas después, esos planteamientos de máximos se refinaban para acercar las posturas. Ambas partes mostraban su disposición a extinguir toda relación contractual a finales de enero, tanto el pacto de no concurrencia como las dotaciones para el plan de pensiones. La fecha incluso se adelantó posteriormente al citado 31 de diciembre, estableciéndose incluso hora el miércoles para suscribir el documento. Puesta sobre la mesa la cuestión de la fianza, Ramírez llegó a plantearse que se le mantuviera la seguridad y el coche y que, en caso de incumplir los acuerdos, le fuera retirado con preaviso de un mes. Fue entonces cuando Uría apostó por la fianza relacionada con el plan de pensiones de 2014, una línea roja para el periodista.

Declaraciones ilustres

El fracaso en las conversaciones habría forzado una vista este mismo viernes después de que Gómez de Liaño presentara el pasado 19 de noviembre ante los juzgados de lo mercantil de Madrid una solicitud judicial por presunta vulneración del derecho a la libertad de expresión de Ramírez. En el documento, se pedía la adopción de medidas cautelares para dejar sin efecto la decisión de los administradores de Unidad Editorial que le impide volver a publicar su colaboración en el diario El Mundo o, en su defecto, para que se suspendiera la cláusula de no competencia que impide al periodista colaborar con otras cabeceras de la competencia o montar un nuevo medio. En ese caso, habrían tenido que declarar tanto el presidente ejecutivo, Antonio Fernández-Galiano, como el director del periódico, Casimiro García-Abadillo.

Fotografía facilitada por El Mundo, de su director Casimiro García-Abadillo. (EFE)
Fotografía facilitada por El Mundo, de su director Casimiro García-Abadillo. (EFE)

Unidad Editorial respondía a la solicitud al día siguiente, con una nota informativa en su propia edición en la que daba detalles sobre la rescisión del contrato del periodista riojano. En la misma, la compañía exponía que el 7 de noviembre comunicó a Ramírez la finalización de su colaboración semanal debido a sus “reiterados e insubsanables incumplimientos (…) de los deberes de lealtad y confidencialidad”. Y aseguraba que la obligación de no competencia fue libremente asumida por el exdirector de El Mundo en su contrato laboral y que “no está en absoluto vinculada a las colaboraciones en su artículo semanal (…) y la revista La Aventura de la Historia”.

Un argumento que Ramírez rechazaba de plano, en tanto desde el primer minuto ha desvinculado el pago de la indemnización –que le correspondería en cualquier caso por la rescisión de su contrato– del lock-up de dos años –que liga a la publicación de sus artículos dominicales–. Para el exdirector de El Mundo, es precisamente esa distinción la que avala su libertad para escribir en otro medio o fundar uno propio, una vez que Unidad Editorial le comunicara su decisión de no publicar sus tribunas. Su plan de pensiones, similar al diseñado en su día para Alfonso de Salas, Balbino Fraga y Juan González, los otros fundadores del rotativo hace 25 años, superaba los diez millones de euros.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios