La auditora 'destroza' las cuentas del Grupo Intereconomía al no poder verificar los datos
  1. Comunicación
sin noticia de asesores fiscales y legales

La auditora 'destroza' las cuentas del Grupo Intereconomía al no poder verificar los datos

El descenso a los infiernos del Grupo Intereconomía ya se atisbaba en 2012, según las últimas cuentas remitidas recientemente por la compañía al Registro.

Foto: La auditora 'destroza' las cuentas del Grupo Intereconomía al no poder verificar los datos
La auditora 'destroza' las cuentas del Grupo Intereconomía al no poder verificar los datos

El descenso a los infiernos del Grupo Intereconomía ya se atisbaba en 2012, según las últimas cuentas remitidas recientemente por la compañía al Registro Mercantil. Al menos eso se desprende del informe de la auditoría, que se lava las manos en gran número de aspectos clave de los balances. Y es que la auditora entiende que no ha dispuesto de la información suficiente como para acreditar el valor neto contable de determinados activos, de parte del inmovilizado inmobiliario o de la estimación que la firma hace de sus participaciones en otras sociedades. Todo dentro de un variado catálogo de salvedades que estiran el documento hasta las cuatro páginas.

“No hemos obtenido respuesta a nuestra solicitud de información de los asesores fiscales, mercantiles y legales con los que trabaja la Sociedad. Consecuentemente, no hemos podido aplicar todos los procedimientos de auditoría necesarios para comprobar si los estados financieros adjuntos incluyen la totalidad de las provisiones, operaciones y/o compromisos con terceras partes en la que la sociedad esté en litigios”, subraya Audalia en el documento que dirige a los accionistas de la empresa de Julio Ariza. La sociedad registró pérdidas de 8,3 millones en 2012, que se suman a los 16,1 millones del año anterior.

Por ejemplo, la sociedad concede un valor neto contable de 469.000 euros a la web intereconomia.com. También registra 550.000 euros en concepto de derecho de uso de marcas y explotación de películas. “A la fecha de emisión de nuestro informe no hemos recibido la valoración de dichos activos por expertos independientes”, subraya el auditor. Una sentencia que se repite en relación con los 280.000 euros en que se tasa una vivienda situada en Polaris World, en Murcia, que se consigna en los balances.La participación de Intereconomía en la Cadena COPE también quedaba en el alero.

“No se ha podido valorar la inversión en esta participada dado que no se han recibido cuentas anuales auditadas al cierre de 2012. Esto implica que el valor de esta participación indirecta, así como de las sociedades donde participa de forma directa, puede ser diferente al reflejado en los libros al cierre de 2012”, asevera la empresa supervisora. Tampoco son de fiar las inversiones o pasivos financieros y los saldos netos a pagar con socios y administradores, que se elevan a 3,46 millones. “No hemos obtenido la documentación de soporte necesaria para validar los mismos”, se deja claro.

Seis meses y medio en pagar

Por si fuera poco, la sociedad admite tener fondos propios y un fondo de maniobra negativo, evolución que no sólo refleja serias tensiones de caja sino que, directamente, mete a la firma en causa de disolución si no toma las medidas oportunas. “La Sociedad deberá restablecer su situación patrimonial en los plazos establecidos (…). Asimismo, esta situación es indicativa de que la posibilidad de hacer frente a sus deudas a corto plazo dependerá de la obtención de los recursos financieros necesarios para hacer frente a los mismos en un plazo corto de tiempo”, relata la auditora, que pone en valor las ampliaciones de capital, los préstamos obtenidos y la reestructuración operativa en marcha para afrontar el proceso.

Las referidas estrecheces en la tesorería de la casa, conun expediente de regulación de empleo (ERE) en marcha, se observan especialmente en el incremento del plazo para abonar las facturas a sus proveedores. El conglomerado, que llevaba a 154 el número de días en que superaba el plazo legal de pago como promedio en 2011, disparaba esta cifra en 2012 hasta los 192 días, véase seis meses y medio. No es de extrañar que, con posterioridad a estas cuentas, el grupo procedió a bajar la persiana en sus dos negocios de referencia, es decir, la emisión de Intereconomía TV en NET y, previamente, la edición del periódico La Gaceta.

La auditora ya reflejaba hace dos años que la sociedad mantenía importantes saldos a cobrar con otras firmas del conglomerado, montante que no sería fácil recuperar. “Muchas de dichas empresas presentan una actividad muy reducida e inferior a su capacidad, sin generar ingresos suficientes para hacer frente a sus deudas, tanto entre ellas, con la matriz del grupo o con terceros”, subraya la firma auditora. Sin contar con que las operaciones societarias de segregación de empresas acometidas durante el año por la compañía podían generar pasivos fiscales. Un creciente listado de problemas en plena crisis económica y publicitaria.

Pasivos financieros Tesorería Préstamos Intereconomía Proveedores Julio Ariza
El redactor recomienda