Zeta multiplica por seis sus pérdidas y pagará deuda con Hacienda hasta 2018
  1. Comunicación
registró un agujero de 7,31 millones en 2013

Zeta multiplica por seis sus pérdidas y pagará deuda con Hacienda hasta 2018

La crisis económica y publicitaria está teniendo un efecto devastador en los medios. Zeta cerró el año 2013 con unas pérdidas de 7,31 millones de euros.

Foto: El presidente de Zeta, Antonio Asensio Mosbah (izquierda), junto a Esteban González Pons durante una presentación de AEDE. (EFE)
El presidente de Zeta, Antonio Asensio Mosbah (izquierda), junto a Esteban González Pons durante una presentación de AEDE. (EFE)

La crisis económica y publicitaria está teniendo un efecto devastador en las empresas de comunicación. El Grupo Zeta, editor de cabeceras como El Periódico de Catalunya o la revista Interviú, cerró el año 2013 con unas pérdidas de 7,31 millones de euros, cifra que casi multiplica por seis el agujero de 1,28 millones que ya consignó en el ejercicio anterior. Al menos así consta en las últimas cuentas remitidas recientemente por la compañía al Registro Mercantil, en las que atribuye el entuerto a los costes de reestructuración afrontados por la firma, que se habrían elevado en el año hasta los 9,8 millones.

Este paso atrás se produce, en todo caso, cuando la compañía tiene que afrontar en los próximos ejercicios importantes vencimientos para satisfacer la deuda que tiene tanto con la banca como con Hacienda. En concreto, la sociedad mantiene obligaciones con el fisco de 21,34 millones a 31 de diciembre de 2013. Aunque Zeta contemplaba al cierre de 2012 un calendario de pagos que lo llevaba hasta 2015, los últimos balances reconocen que afronta facturas hasta el año 2018. Eso sí, serán más livianas. En 2014 sólo desembolsará 2,24 millones y en los ejercicios más gravosos, 2016 y 2017, tendrá por delante abonos de 5,8 millones de euros.

La propia compañía explica con más detalle su relación con Hacienda. "Como resultado de las actuaciones inspectoras realizadas por la autoridad fiscal con respecto al Impuesto de Sociedades en régimen de tributación consolidada (...) e Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) correspondiente a los ejercicios 1991 a 1994, se produjeron actas a Grupo Zeta, S.A. de las que se recibieron las liquidaciones correspondientes. Se han establecido calendarios de pago con vencimientos entre los ejercicios 2016 y 2018". Las marcas de las cabeceras Man y Woman se vincularon a una hipoteca mobiliaria en garantía de esas deudas.

Respecto a sus cuitas con las entidades financieras, menos novedades. Quedan pendientes de pago 117,6 millones, de los que en 2014 se saldan 6,92. Todo después de que la sociedad que preside Antonio AsensioMosbah ya salvara un auténtico match-ball en julio de 2013, al formalizar la renovación del crédito sindicado que desde 2008 mantenía con 17 entidades financieras, con La Caixa a la cabeza. Hasta última hora, los bancos manejaron la posibilidad de capitalizar deuda, si bien finalmente apostaron por dar más plazo para cumplir a la firma. El calendario de pagos lleva aquí también hasta el año 2018.

En atención a esa reestructuración, "los principales activos inmobiliarios y mobiliarios del grupo consolidado se han constituido en hipoteca, además de pignorarse las acciones de la sociedad cabecera del grupo consolidado, así como de las filiales materiales". La compañía afrontaba en este 2014 el cumplimiento de sus primeros covenants. Por si fuera poco, la firma admite otros pasivos corrientes y no corrientes por un montante de 28,52 millones de euros y acreedores comerciales y otras cuentas a pagar que se disparan hasta los 39,13 millones.

Duras perspectivas

Zeta ya adelantaba en sus cuentas que 2014 tampoco sería un año fácil para el papel. "La mejora de las expectativas permite estimar un ligero crecimiento de la inversión publicitaria de hasta un 1,5% a nivel global, aunque por medios, las previsiones para prensa y revistas siguen siendo negativas en un -3,4% y un -4,3%, respectivamente". No obstante, la compañía era optimista respecto a su propio desempeño, al punto de subrayar que "nuestras expectativas de cara al próximo ejercicio pasan por una mejora del resultado operativo que nos permitirá volver a la senda de los beneficios".

La auditora reitera las mismas salvedades ya expuestas en ejercicios anteriores. La firma sigue sin desglosar la información relativa a la remuneración de los administradores y la alta dirección, al tiempo que sobrevalora reservas y activos. "El epígrafe denominado cabeceras y otros incluye el valor asignado a diversos activos como consecuencia de operaciones de ampliaciones de capital, aportaciones no dinerarias y otras efectuadas en 1993 (...). Este criterio no cumple lo establecido en las normas internacionales de información financiera, por lo que de haber seguido la normativa mencionada el importe de las reservas consolidadas y de los activos intangibles sería inferior en 14.760 miles de euros respectivamente", expone Ernst&Young, con la compañía a la espera de tiempos mejores.

Antonio Asensio Mosbah Prensa Noticias de La Caixa Grupo Zeta Hacienda
El redactor recomienda