pendientes con proveedores 40 millones

Zeta aflora una deuda con Hacienda de 24 millones con vencimientos hasta 2015

El Grupo Zeta, editor de 'El Periódico de Catalunya' o la revista 'Interviú', mantenía al cierre de 2012 una deuda de más de 24 millones de euros con Hacienda

Foto: Zeta aflora una deuda con Hacienda de 24 millones con vencimientos hasta 2015

La crisis económica ha disparado las cuitas de los principales medios de comunicación con Cristóbal Montoro. Y pocos se salvan de la quema. El Grupo Zeta, editor de cabeceras como El Periódico de Catalunya o la revista Interviú, mantenía al cierre del ejercicio 2012 una deuda de más de 24 millones de euros con la Hacienda pública, lo que le obligará a afrontar pagos millonarios en los próximos meses. De hecho y según admite la compañía en las últimas cuentas recientemente remitidas al Registro Mercantil, tiene comprometidos vencimientos con el fisco de aquí al año 2015. Unas estrecheces que explican el nuevo ajuste salarial que la firma tiene sobre la mesa tras años de recortes.

El grupo que preside Antonio Asensio Mosbah detalla en la memoria que acompaña a sus cuentas anuales los “riesgos de liquidez” que afronta en este y en los próximos años. Y ahí consigna "deudas con Hacienda Pública" por importe de 9,086 millones en este 2013; 9,85 millones en 2014, y 5,68 millones en 2015. En total, un montante de 24,61 millones. Por si fuera poco, también hay saldos negativos registrados como "otros pasivos corrientes y no corrientes", sin ofrecer más detalle, que incorporan obligaciones por importe de 21 millones de euros, de los cuales 20,06 vencen este año. Por ejemplo, hay un compromiso de pago de 1,38 millones de euros con la Seguridad Social.

Antonio Asensio Mosbah
Antonio Asensio Mosbah

Además, el grupo se apunta deudas con acreedores comerciales, en esencia proveedores, por 40,29 millones de euros. De hecho, la firma ha incrementado hasta casi los cuatro meses (114 días, frente a los 94 de 2011) el tiempo en que supera el plazo legal de pago como promedio. En esta línea, de los 157 millones de euros que abonó en el ejercicio, más de 44 se efectuaron fuera del plazo máximo que establece la normativa, un 28%. Se trata de un porcentaje que más que duplica los 19,54 millones (12%) del ejercicio precedente. En su descargo, la compañía puede esgrimir que tiene cuentas pendientes de cobro por 48,6 millones.

La sociedad ya salvaba un match-ball el pasado mes de julio, al formalizar la renovación del crédito sindicado que desde 2008 mantenía con 17 entidades financieras –con La Caixa a la cabeza– por importe de 117,39 millones de euros. Todo un logro si se tiene en cuenta que, según aseguraban entonces fuentes próximas a la familia, Asensio Mosbah –hijo y heredero del empresario fundador, Antonio Asensio– había dejado claro que no seguiría comprometiendo el patrimonio familiar para salvar la compañía. Hasta última hora, los bancos manejaron la posibilidad de capitalizar deuda, si bien finalmente apostaron por dar más plazo para cumplir a la firma.

Malas perspectivas

La compañía soportó bien la debacle publicitaria que recorre el sector y apenas perdió 1,3 millones en 2012, pese a una caída de la facturación en torno a 33 millones de euros. Zeta absorbió ese impacto con un importante esfuerzo de contención en la propia operativa de la compañía y en rúbricas como los gastos de personal, donde pasó de gastar 94,84 millones a 84,07 tras importantes ajustes salariales. “Los tres pilares básicos donde se asienta la actividad del grupo, que son la publicidad, la difusión y la actividad editorial, han sufrido importantes descensos, incidiendo negativamente en las actividades y resultados”, expone sin ambages el informe de gestión.

Y no preveía un horizonte de mejoría, como ha terminado demostrándose. “El deterioro de las previsiones económicas para el año 2013 no nos permite prever una mejora del entorno de los medios de comunicación. No obstante, el grupo aspira en 2013 a mantener o mejorar ligeramente los resultados del ejercicio anterior a base fundamentalmente de seguir superando como en los años precedentes la tendencia del sector y a mantener un estricto control del gasto que nos permita contrarrestar la pérdida de ingresos”, subraya. La sociedad destaca que, al menos, mantiene generación de caja positiva, que ha permitido reducir deuda financiera.

Tampoco la auditoría permite a la firma respirar tranquila. En primer lugar, Ernst&Young le reprocha que no haya desglosado la información relativa a la remuneración de los administradores de la sociedad, así como la retribución de la alta dirección. También introduce una salvedad por sobrevalorar las reservas y los activos intangibles en 14,8 millones de euros, al no cumplir con la normativa internacional al asignar el valor “a diversos activos como consecuencia de operaciones de ampliación de capital, aportaciones no dinerarias y otras efectuadas en 1993 entre empresas del grupo”, según expone el documento. Para reflexionar.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios