EL ABOGADO MATÍAS CORTÉS SALE DE LAS COMISIONES

Prisa culmina su entrega a la banca con el fichaje del exjefe de la patronal AEB

Los bancos preparan con mimo su desembarco en el Grupo Prisa. Primero fue el nombramiento de Fernando Abril-Martorell, llegado de Credit Suisse y con una extensa

Foto: Prisa culmina su entrega a la banca con el fichaje del exjefe de la patronal AEB
Prisa culmina su entrega a la banca con el fichaje del exjefe de la patronal AEB

Los bancos preparan con mimo su desembarco en el Grupo Prisa. Primero fue el nombramiento de Fernando Abril-Martorell, llegado de Credit Suisse y con una extensa trayectoria en la banca de inversión, como cerebro financiero y luego consejero delegado de la firma. Después las entidades acreedoras, incapaces de recobrar sus préstamos, pactaron entrar en el capital de la sociedad. Ayer la compañía comunicaba a la CNMV la designación de dos nuevos consejeros, la empresaria Arianna Huffington y el expresidente del lobby de los bancos durante más de tres lustros, José Luis Leal. El que también fuera ministro de Economía con el Gobierno de UCD encabezó la Asociación Española de la Banca (AEB) entre 1990 y 2006. Toda una declaración de intenciones.

La compañía que preside Juan Luis Cebrián, inmersa actualmente en un duro conflicto laboral tras el expediente de regulación de empleo planteado en el diario El País, va haciendo poco a poco concesiones a quienes serán sus accionistas de referencia en el año 2014. Y es que esa es la fecha acordada para que sus principales acreedores –HSBC, Santander y La Caixa- hagan efectivo un canje de deuda por capital por importe de 334 millones; una operación que les otorgará más de un 20% de la sociedad. Todo un golpe de mano del establishment -al que se ha sumado Telefónica- para mantener a flote a la empresa fundada por Jesús Polanco. La deuda neta total de la compañía supera a día de hoy los 3.370 millones de euros.

Los bancos daban un paso adelante tras años de aplazar vencimientos. El agujero se divide en dos créditos. Uno de ellos, el denominado préstamo puente, fue contraído a comienzos de 2008 con HSBC, Santander, Banesto, Caja Madrid, BNP Paribas y Natixis. Contemplaba un importe inicial de 1.950 millones de euros, de los que aún quedan pendientes de pago 1.540. La última refinanciación retrasa el vencimiento hasta el año 2015. Además, la compañía tiene que hacer frente a otro préstamo, el sindicado con un grupo de 39 entidades financieras, que a 31 de diciembre de 2011 implicaba obligaciones adicionales para la sociedad de 1.382 millones de euros, de los que Prisa amortizaba 100 millones recientemente.

Además de los bancos, el accionariado de la compañía contará con otros inquilinos. Por ejemplo, Telefónica alcanzará en 2014 en torno a un 7% de la sociedad, y los accionistas americanos que lideraron Liberty, Nicolas Berggruen Martin E. Franklin, sumarán un 4%. Otnas, sociedad que mantienen al 50% los dos estadounidenses y los Polanco, tendrá otro 7%. La familia fundadora mantendrá apenas un 16% de la compañía, muy lejos del 70% que llegó a acaparar. Todo mientras Prisa continúa su proceso de adelgazamiento. Cebrián aseguró durante la última Junta General de Accionistas que todos los activos de la firma están venta. “Tenemos a punto un análisis sobre los eventuales precios y condiciones fiscales, así como los potenciales compradores, que podrían justificar la venta de cualquiera de nuestros activos”, aseguraba.

Matías Cortés, fin de ciclo

El nombramiento de Huffington y Leal no fue la única decisión tomada en el Consejo de Administración de Prisa celebrado en Nueva York. Además, el cónclave acordaba la reorganización de las comisiones de la sociedad, con una ausencia de calado. Matías Cortés, el abogado de cabecera de la familia Polanco, abandona la Comisión Delegada -órgano ejecutivo- y el Comité de Gobierno Corporativo. Precisamente los dos nuevos consejeros entran en este último foro. Desde el año 2007, en plena crisis económica, Prisa ha abonado 43,4 millones al bufete de Cortés, uno de los principales beneficiados por la operación con Liberty.

Ni siquiera en los estados financieros del grupo correspondientes al primer semestre de 2012 faltaba la habitual factura del despacho de Cortés. “El importe agregado de 1.143 miles de euros, comprende los servicios de asesoramiento jurídico y dirección letrada en diversos procedimientos de distinta índole (contencioso-administrativo, civil, mercantil y arbitral) y asesoramiento jurídico-consultivo en varios asuntos, prestados a Prisa Televisión S.A.U. y otras sociedades participadas por ésta, por parte de Cortés Abogados a través de Tescor Profesionales Asociados, S.L.P.”, explicaban los documentos remitidos a la CNMV al explicar las operaciones con partes vinculadas. La compañía perdió en el primer semestre del año 61,1 millones de euros, muy lejos del beneficio de 11,1 millones registrado en el mismo periodo del año anterior. Había registrado pérdidas netas de 451,22 millones en 2011, tras acometer importantes provisiones.

La compañía también aprobó ayer, “con efectos del 1 de noviembre próximo, la reducción en un 30% de las remuneraciones fijas de los consejeros externos e independientes y en un 24% de la cantidad destinada a dietas de asistencia”. Nada se dice de los consejeros ejecutivos, los que acaparan la mayor parte de la retribución. Sin ir más lejos, Juan Luis Cebrián percibió en 2011 más de 13 millones de euros por su labor al frente de la compañía y por la reestructuración de la deuda. “Mis emolumentos son los habituales del mercado”, explicó el presidente ejecutivo del grupo en un reciente desayuno celebrado en el Hotel Ritz de Madrid.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios