Es noticia
Menú
Los bancos exigen a Prisa que ponga su joya de la corona, Santillana, como nueva garantía
  1. Comunicación
HSBC SÍ HA ACEPTADO LA PETICIÓN DE CEBRIÁN

Los bancos exigen a Prisa que ponga su joya de la corona, Santillana, como nueva garantía

Tira y afloja. Los bancos internacionales, en concreto los dos franceses, BNP Paribas y Natixis, han exigido a Prisa la aportación de nuevas garantías para acceder

Foto: Los bancos exigen a Prisa que ponga su joya de la corona, Santillana, como nueva garantía
Los bancos exigen a Prisa que ponga su joya de la corona, Santillana, como nueva garantía

Tira y afloja. Los bancos internacionales, en concreto los dos franceses, BNP Paribas y Natixis, han exigido a Prisa la aportación de nuevas garantías para acceder al aplazamiento del crédito de 1.950 millones contraído por el grupo para financiar la opa de Sogecable. En concreto, han pedido que aporten la división de Santillana como activo en prenda para obtener la prórroga de un año que reclama el grupo de la familia Polanco. Esta petición sí ha sido aceptada por las tres entidades españolas Caja Madrid, Banesto y La Caixa, y el tercer banco extranjero del sindicado, el británico HSBC.

 

La familia Polanco se resiste a entregar la joya del holding empresarial, el negocio editorial de libros de texto, la base sobre la que se levantó el actual imperio mediático. Según los resultados del primer trimestre, Santillana aporta un 33% de la generación de caja, sobre todo gracías a la pata de Latinoamérica. Por este motivo, Prisa estaría dispuesta a poner en prenda un máximo del 51% del capital, según las fuentes financieras consultadas, después de haber presentado a los bancos acreedores, el mismo día que anunció el cierre de la cadena de librerías Crisol, un plan de contingencia para conseguir la viabilidad del grupo.

En ningún caso, ese plan recoge la venta inmediata de Digital Plus, principal fuente de ingresos recurrentes de Prisa, división sin la que el grupo sería prácticamente inviable con la actual evolución del resto de negocios, con drásticas caídas en los ingresos por publicidad, ya que por sí sola representa un 58% del EBITDA. Según fuentes financieras, ni la compañía ni los propios acreedores pueden aceptar menos de 2.400 millones por la plataforma de televisión de pago, muy por encima de los casi 2.000 que barajaron Vivendi y Telefónica para presentar una oferta.

El pasado miércoles, en la reunión que mantuvieron los representantes de Prisa con la banca internacional, el HSBC, que inicialmente encabezaba el sindicado, dio finalmente su brazo a torcer y aceptó las condiciones propuestas para la ampliación de un año. Sin embargo, BNP y Natixis se mostraron más duros e insistieron en la ampliación de las garantías. Además, Natixis no podía tomar una decisión inmediata, ya que ese mismo día el director general de la entidad era destituido en París, por lo que el banco francés pidió un aplazamiento de 15 días para tomar una decisión, según fuentes próximas al consejo de administración.

Sólo un día después, el pasado jueves, Prisa anunció que el plazo del que dispone para convencer a la banca concluye el próximo 14 de mayo."En lo relativo a la situación financiera, Prisa ha suscrito hoy con las entidades bancarias que sindican el préstamo puente, una extensión del mismo hasta el próximo 14 de mayo, plazo durante el cual se formalizará, de acuerdo con los bancos, la prórroga de vigencia de este crédito hasta el 31 de marzo de 2010, tal como se anunció el pasado 10 de marzo de 2009", precisó la compañía en una nota.

Fuentes de Prisa insistieron ayer en que la compañía tiene un año para reestructurar su deuda y que cuenta con el apoyo del total de las seis entidades financieras. “Puede que fuera más sencillo llegar a un acuerdo con los bancos españoles, pero con los extranjeros lo tenemos también, como se dijo el día 31 de marzo. Lo que faltan son detalles. Se han dado esos 14 días para formalizarlo y estamos convencidos de vamos a cerrarlo incluso antes”, aseguran desde la sede corporativa de la calle Gran Vía.

Santillana no es la única vía que ha intentado Prisa para convencer a los bancos extranjeros. Según aseguran a El Confidencial fuentes financieras, la compañía de la familia Polanco habría intentando vencer su resistiencia ofreciéndole un compromiso de prelación en el cobro, según el cual HSBC, BNP y Natixis hubieran sido los primeros en percibir lo que se les adeuda cuando la compañía venda activos. Una iniciativa que encontró la oposición frontal de La Caixa, Banesto y Caja Madrid. “Era una forma de ofrecerles esas garantías adicionales, pero, como es lógico, los bancos españoles se negaron en redondo a aceptarlo”.

Tira y afloja. Los bancos internacionales, en concreto los dos franceses, BNP Paribas y Natixis, han exigido a Prisa la aportación de nuevas garantías para acceder al aplazamiento del crédito de 1.950 millones contraído por el grupo para financiar la opa de Sogecable. En concreto, han pedido que aporten la división de Santillana como activo en prenda para obtener la prórroga de un año que reclama el grupo de la familia Polanco. Esta petición sí ha sido aceptada por las tres entidades españolas Caja Madrid, Banesto y La Caixa, y el tercer banco extranjero del sindicado, el británico HSBC.

Ignacio Polanco Banesto Caja Madrid HSBC