¿Polvo extraterrestre en tus zapatos? Desvelamos cuánto solo para suscriptores
  1. Área privada EC Exclusivo
EL 'PAPER' DEL MES

¿Polvo extraterrestre en tus zapatos? Desvelamos cuánto solo para suscriptores

Tras recopilar muestras en la Antártida durante dos décadas, investigadores calculan la cantidad de diminutas partículas interplanetarias que se depositan en la superficie terrestre

placeholder Foto: ¿Polvo extraterrestre en tus zapatos? (Rocío Márquez)
¿Polvo extraterrestre en tus zapatos? (Rocío Márquez)

Las estrellas fugaces son uno de los mayores espectáculos que nos ofrece el cielo de nuestro planeta. Su existencia nos recuerda que la Tierra no es más que un trozo de roca que da vueltas por el Sistema Solar y en su camino se encuentra con otros pequeños cuerpos celestes que, al entrar a gran velocidad en la atmósfera, se queman y producen un trazo luminoso durante apenas un instante. Sin embargo, esos meteoros son solo una pequeña parte visible de todo el material extraterrestre que nos llega del espacio. En realidad, recibimos mucho más y cae hasta el suelo sin que nos demos cuenta.

¿Cuánto? Investigadores franceses han conseguido realizar una estimación y la cifra es increíble: cada año se precipitan en la superficie terrestre unas 5.200 toneladas de polvo procedente de cometas y asteroides, según publican en la revista científica 'Earth & Planetary Science Letters'. No son más que pequeñas partículas que atraviesan la atmósfera, pero llegan hasta el suelo en forma de micrometeoritos, inapreciables para el ojo humano porque miden décimas o centésimas de milímetro.

placeholder Micrografía electrónica de un micrometeorito. (Cécile Engrand/Jean Duprat)
Micrografía electrónica de un micrometeorito. (Cécile Engrand/Jean Duprat)

La investigación está liderada por Jean Duprat, del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS, el equivalente al CSIC español), con la participación de la Universidad Paris-Saclay, el Museo Nacional de Historia Natural francés y el Instituto Polar Francés; además de la NASA y otros científicos británicos y estadounidenses. Sus conclusiones son fruto del trabajo de 20 años de análisis del polvo interplanetario localizado en la Antártida.

El lugar elegido para la recolección de muestras no es fruto del azar. A lo largo de dos décadas, los científicos realizaron seis expediciones cerca de la base de investigación Concordia, que comparten Francia e Italia en pleno corazón del continente helado, a 1.100 kilómetros de la costa más cercana. Allí, la tasa de acumulación de nieve es bastante baja y la ausencia de polvo terrestre es casi total. Esto ha permitido que los investigadores pudieran medir el flujo de partículas extraterrestres que se van acumulando cada año. Su tamaño es extremadamente pequeño, va de las 30 a las 200 micras (una micra es la milésima parte de un milímetro), pero se van depositando de forma constante y uniforme. Por eso, los investigadores han extrapolado la cantidad anual que han detectado por metro cuadrado a toda la superficie del planeta y así deducen que supera las 5.000 toneladas.

placeholder Recolección de micrometeoritos. (Jean Duprat/Cécile Engrand/CNRS Photothèque)
Recolección de micrometeoritos. (Jean Duprat/Cécile Engrand/CNRS Photothèque)

Esto significa que los micrometeoritos son la principal fuente de materia extraterrestre del planeta. A su lado, el volumen de los objetos más grandes que caen sobre la Tierra, los meteoritos, es casi insignificante, puesto que se calcula en unas 10 toneladas al año. El artículo incluye en su análisis una estimación de la procedencia de estos materiales. El 80% de los micrometeoritos provienen de cometas, según sus cálculos, y el resto de asteroides. Aunque a veces usamos indistintamente estos términos, los asteroides están formados por metales y roca y generalmente giran alrededor del Sol entre las órbitas de Marte y Júpiter; mientras que los cometas se componen de hielo, polvo, roca y compuestos orgánicos, tienen órbitas más alargadas y solo se acercan al Sol cada ciertos años.

El conocido astrofísico y divulgador científico Carl Sagan popularizó la frase "somos polvo de estrellas" o "estamos hechos de material estelar", según las traducciones. Aunque dicen que la frase original no era suya, podemos afirmar que es cierta casi literalmente y que el proceso continúa. De hecho, los investigadores creen que su trabajo aporta información muy valiosa para entender el papel de las partículas de polvo interplanetarias en los orígenes de la Tierra.

Las estrellas fugaces son uno de los mayores espectáculos que nos ofrece el cielo de nuestro planeta. Su existencia nos recuerda que la Tierra no es más que un trozo de roca que da vueltas por el Sistema Solar y en su camino se encuentra con otros pequeños cuerpos celestes que, al entrar a gran velocidad en la atmósfera, se queman y producen un trazo luminoso durante apenas un instante. Sin embargo, esos meteoros son solo una pequeña parte visible de todo el material extraterrestre que nos llega del espacio. En realidad, recibimos mucho más y cae hasta el suelo sin que nos demos cuenta.

Espacio Antártida Planeta Tierra
El redactor recomienda