La explosión del centro derecha español: cómo y por qué
  1. Área privada EC Exclusivo
LOS MEJORES ARTÍCULOS TEMÁTICOS

La explosión del centro derecha español: cómo y por qué

La moción de censura en Murcia ha hecho saltar por los aires el tablero político español, cuyo fuego fue alimentado con gasolina por Isabel Díaz Ayuso

placeholder Foto: Imagen: Pablo L. Learte.
Imagen: Pablo L. Learte.

Quién le iba a decir a Murcia que iba a provocar un terremoto capaz de sacudir los cimientos de la mitad del mapa político español. La moción de censura presentada en la región para apear el Ejecutivo liderado por el PP y sostenido por Ciudadanos ha hecho saltar por los aires los territorios teñidos de azul.

Esa moción que ha provocado la destitución de Fernando López Miras, que todavía es presidente de la Región de Murcia, lleva tiempo cocinándose, tal y como explica en su información Paloma Esteban. Concretamente, desde que más de 400 personas se vacunaron irregularmente, incluidos altos cargos del Ejecutivo murciano. El malestar en Cs llegó a tal punto que Inés Arrimadas activó la moción enviando a su hombre fuerte, que consiguió poner de acuerdo a toda la cúpula naranja local.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE)

Todo parecía irle bien a Arrimadas, hasta que Isabel Díaz Ayuso, incontrolable incluso para Pablo Casado, lo tiró todo por la borda. La actitud de Ignacio Aguado, su vicepresidente y líder de Cs en la capital, hizo preguntarse a la popular si tenía que poner sus barbas a remojar. Pasó a la acción, llamó a Casado para contar con su apoyo y convocó elecciones destrozando el tablero político.

El plan de Ciudadanos no contemplaba ni mucho menos el calentón de Ayuso. Esperaban los naranjas ejecutar el cambio en Murcia y mantener el resto del puzle intacto, pero no contaban con la lideresa madrileña. 'Estupor' fue la palabra más usada por Aguado y su equipo tras conocer la decisión, tal y como cuenta la periodista de El Confidencial en su información.

Explica Rubén Amón que Arrimadas ha tratado de sacudirse el síndrome de Poulidor, aquel meritorio ciclista francés que siempre acababa en segundo puesto. Hartos de estar a la sombra del PP, que llevaba la voz cantante, y en muchos casos dominante, en los ejecutivos de coalición, Cs ha querido recuperar el primer plano mediático demostrando que todavía puede hacer daño.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE) Opinión

Arrimadas no solo quería destronar a López Miras en Murcia, sino establecer nuevas y buenas relaciones con el PSOE. Sabe que Pedro Sánchez ya ha emprendido el giro hacia la moderación —no demasiado fiable, pero sí aparente— y tratará de buscar nuevas geometrías toda vez que el frente soberanista parece un polvorín.

Considera el columnista de El Confidencial que este gran cisma entre PP y Cs es interesante porque define la bisagra de Ciudadanos hacia la izquierda. Y ahí se sobreentiende una estrategia inteligente: despojarse de la derechona rancia y postularse como una alternativa del votante socialdemócrata que no soporta a Sánchez.

En la misma línea está José Antonio Zarzalejos, que cree que el gran beneficiado de toda esta operación es el presidente del Gobierno. Sánchez y el PSOE han alcanzado sus objetivos, con Madrid, Murcia y Castilla y León patas arriba y PP y Cs a la gresca, mientras en Cataluña arranca un inquietante proceso de formación de la Mesa del Parlament y luego la formación de un casi seguro Govern secesionista.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE) Opinión
Sánchez salta la banca
José Antonio Zarzalejos

Si el presidente decide convocar elecciones generales —y lo puede hacer en cualquier momento—, el socialismo iniciará en España una era de gobierno similar a los casi tres lustros seguidos de Felipe González. Sánchez lo ha conseguido.

Esto, claro, deja el centro del tablero político casi huérfano, porque sus dirigentes no han sabido entender lo más simple del concepto, que el centro reformista solo puede prosperar cuando representa principios y formas y los mantiene sobre la mesa. Así lo explica en su columna Javier Caraballo, señalando que lo esencial es lo que se pacta y no con quién se pacta.

Foto: La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE) Opinión

Para el analista de El Confidencial, los dos errores garrafales de Cs tienen que ver con la desorientación letal de un partido que solo tiene el sustento de su centralidad reformista. El primero es la foto de Colón y el segundo fue no favorecer un Ejecutivo socialista con Pedro Sánchez con reformas que ya habían pactado en buen número en febrero de 2016.

Esta explosión le llega al PP en el peor momento posible. Tal y como relata Ángel A. Giménez, Casado y Teodoro García Egea se han dado cuenta de que el partido está hecho jirones y pleno de disensión. Uno de los epicentros está en Sevilla, que podría saltar por los aires en cualquier momento. "Lealtad, toda; sumisión, ninguna", explican fuentes andaluzas.

Foto:  El presidente del PP, Pablo Casado (d) y el secretario general, Teodoro García Egea. (EFE) Opinión

Génova está cocinando una regeneración provincial en todo el país. En todo. Y eso no ha gustado a los barones, que han subido la temperatura a unos niveles que no se veían desde el famoso congreso de 2008 en Valencia, en el que Mariano Rajoy salió elegido rodeado por un ostensible malestar interno.

Ciudadanos Inés Arrimadas Partido Popular (PP) Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso Madrid Fernando López Miras Murcia
El redactor recomienda