Loading...
Comentarios

-

Ha habido un error al recuperar los mensajes
Cargando mensajes...
Ha habido un error al recuperar los mensajes
Es noticia
  1. España

tras la cumbre del g-20

Sánchez solo se abre a cambiar "algunas cosas" de la reforma laboral en plena pugna con Díaz

El presidente ha evitado pronunciarse sobre detalles concretos de la reforma, aunque ha llamado a "reconstruir algunas de las cosas que se hicieron mal en 2012"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha apelado a la "responsabilidad de país" del conjunto de los actores sociales —patronal y sindicatos— para llegar a un acuerdo antes de final de año sobre la reforma laboral comprometida con Bruselas. "Que tengamos a empresarios y sindicatos en ese diálogo y que podamos llegar a un acuerdo con ellos será fundamental para lograr la actualización de nuestro modelo de relaciones laborales", ha remarcado el presidente en declaraciones a los medios de comunicación tras la cumbre del G-20.

Las palabras del presidente, que evitó aclarar los detalles sobre la derogación ante las preguntas de los medios, se producen apenas a unos días de la primera reunión para fijar la posición del Gobierno en la negociación. En este encuentro, que se celebrará este martes, estarán presentes la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, y la ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría.

La tensión de la coalición respecto a la reforma laboral se originó en las posiciones enfrentadas de Díaz y Calviño. La vicepresidenta primera fue la abanderada de una posición más matizada, frente a la derogación total del decreto del PP que propone la ministra de Trabajo. Los socios morados del Gobierno acusaron a Calviño de "injerencia" en una negociación que, a su juicio, debía recaer en el control de Yolanda Díaz.

Nadia Calviño se pronunció este sábado sobre los puntos en los que la mesa de diálogo social deberá llegar a un acuerdo. Citó en concreto la simplificación de contratos y la reducción de la temporalidad excesiva, una adecuada regulación de la subcontratación, el reequilibro de las partes en la negociación colectiva y el establecimiento de un mecanismo permanente de flexibilidad interna de las empresas y de estabilización del empleo inspirado en la experiencia positiva de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE).

"Vamos a presentar una bajada de impuestos de 10.000 millones"
Pilar Gómez Vídeo: Patricia Seijas Vídeo: Giulio Piantadosi

Sánchez ha insistido en que la reforma laboral no es solamente una cuestión del Gobierno y ha convocado a todos los agentes sociales para que, además de participar y ser protagonistas de ese cambio de modelo productivo, ayuden a que se pueda modernizar el modelo de relaciones laborales. Ha remarcado así el interés del Ejecutivo en que esta reforma se haga "con el máximo consenso de agentes sociales y el mayor de los diálogos".

Esta reforma supondrá, según ha dicho el presidente, que algunas de las cosas que se hicieron mal en 2012 —con la reforma impulsada por el Partido Popular— se "reconstruyan", aunque ha insistido en "mirar hacia adelante" porque hay una realidad nueva en el ámbito laboral.

La reforma pretende modernizar el modelo productivo español y las relaciones laborales y, aunque está enmarcada en el componente 23 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, Sánchez ha destacado el trabajo que hasta ahora ha venido haciendo el Gobierno para lograr este objetivo, con medidas como la ley del teletrabajo, la 'ley rider' o el impulso de los ERTE. "Tenemos que ganar la batalla del futuro y debemos tener un modelo de relaciones laborales del siglo XXI", ha enfatizado el presidente.

Sánchez ha recordado que España está convocada desde hace años por parte de Bruselas a modernizar el modelo productivo, ya que en varias ocasiones se ha alertado a los diferentes gobiernos del país de los problemas del mercado laboral español, sobre todo en cuanto a la precariedad, la temporalidad y el alto desempleo juvenil. En este sentido, el presidente ha afirmado que la pandemia ha acelerado muchos de esos cambios que necesita el mercado laboral.

"Lo que debemos hacer como Gobierno es no solo cambiar el modelo productivo, sino también cambiar, actualizar y modernizar nuestras relaciones laborales", ha remarcado, tras remarcar que el momento para llevar a cabo este salto es "ahora". "Sé que es un objetivo ambicioso, pero es que este Gobierno tiene ambición", ha señalado. Entre los retos, Sánchez ha destacado la reindustrialización del país, la modernización del modelo productivo y la actualización de las normas laborales.

Críticas de Podemos y Errejón

Las reacciones a las palabras de Sánchez no se han hecho esperar. Desde Podemos y a través de Twitter, Pablo Echenique ha recordado a Sánchez que pactó con ellos derogar la reforma laboral. "Pacta sunt servanda", ha escrito Echenique, reclamando al líder del Ejecutivo que cumpla lo acordado.

El líder de Más País, Íñigo Errejón, ha criticado, por su parte, que el presidente del Gobierno evite "hablar de derogación" de la reforma laboral y ha reclamado que "no puede quedarse a medio camino". "Pedro Sánchez ahora evita hablar de derogación y dice que solo hay que reconstruir 'algunas cosas' de la reforma laboral", ha escrito Errejón en un mensaje que ha publicado en la red social Twitter en referencia a las declaraciones de Sánchez a los medios de comunicación tras su participación en la cumbre del G-20.

Encuentro "cordial" con Biden

En la rueda de prensa tras la cumbre, Sánchez ha calificado su encuentro de este sábado con el presidente de EEUU, Joe Biden, de "breve, amistoso y cordial". "Fue una formalidad, un encuentro breve, amistoso, cordial, de dos países que cuentan con una extraordinaria relación", ha manifestado este domingo Sánchez durante su comparecencia en rueda de prensa tras la clausura de la cumbre del G-20, que se ha celebrado este fin de semana en Roma. Además, el presidente ha destacado que no existe ningún encuentro bilateral entre los dos mandatarios previsto próximamente.

El presidente del Ejecutivo saludó brevemente este sábado al presidente estadounidense justo antes de entrar a la sesión plenaria sobre 'Economía y salud global' en el marco de la reunión del G-20.

"Fue simplemente un encuentro cordial y estaremos convocados en futuras reuniones a poder trabajar en los contenidos de manera mucho más precisa, pero no fue el caso de ayer", ha explicado Sánchez, quien ha resaltado que de momento "no está en agenda" una reunión bilateral con el presidente de Estados Unidos.

Ver comentarios
Modelo productivo Relaciones laborales G20 Sindicatos Seguridad Social
El redactor recomienda