Cumpleaños de la institución

Los 800 jóvenes años de la inmortal Universidad de Salamanca

Se me queda corto el papel digital para honrar ocho siglos de fecunda, exportable y extraordinaria historia de un centro universitario ante el que me inclino

Foto: Sí, es la fachada de la Universidad de Salamanca. (EC)
Sí, es la fachada de la Universidad de Salamanca. (EC)

“Lo que natura no da, Salamanca no presta...”. El viejo dicho acuñado desde tiempo inmemorial explicita el prestigio del centro universitario salmantino (público), fundado en el año de gracia de 1218 y que disputa a Oxford (Reino Unido), Bolonia (Italia) y La Soborna (Francia) el título de la universidad más antigua del mundo.

De modo y manera que la Universidad de Salamanca, la cátedra de fray Luis de León (“Decíamos ayer...”) y Miguel de Unamuno ("Venceréis, pero no convenceréis") cumple en este incierto 2018 ocho siglos de existencia que, incluso para una referencia universitaria, son palabras mayores.

El título de alma máter concentra 800 años —uno tras otro— de investigación, divulgación del saber (especialmente en el derecho de gentes y la concepción y uso del poder) y últimamente de la enseñanza en y del español.

Vista de la fachada plateresca del edificio de la Universidad de Salamanca tras ser restaurada. (EFE)
Vista de la fachada plateresca del edificio de la Universidad de Salamanca tras ser restaurada. (EFE)

Fue el rey Alfonso IX de León (primer monarca universitario de la Historia) quién ordenó la constitución de un Estudio General en el que educar y formar a las élites de su reino. Los sucesivos monarcas —especialmente con la llegada de los Reyes Católicos— convirtieron Salamanca en el principal referente ibérico y europeo de intelectualidad y conocimiento, con cátedras estables en materias básicas como medicina, lógica, derecho civil, música. Su modelo de organización es Bolonia. Es a lo largo de los siglos XIV y XV cuando Salamanca se convierte en la ciudad universitaria por excelencia, al mismo tiempo que desde sus aulas informa la aparición del nuevo Reino de España —tras la unificación de las coronas de Castilla y Aragón—.

No hay que olvidar que fue la reina Isabel la que remite a Cristóbal Colón a examinarse ante un grupo de expertos con el proyecto de las Indias. Su catedrático titular de Astronomía, Abraham Zacut, publica su 'Almanaque perpetuo', tan decisivo en la navegación mundial. Tras el descubrimiento del Nuevo Mundo, otro profesor salmantino, Antonio de Nebrija, publica la primera gramática en castellano, que se ha perpetuado hasta nuestros días.

El mayor esplendor de la Universidad de Salamanca coincide precisamente con la llegada a América de los españoles. Su modelo es exportado a los centros educativos del Nuevo Mundo y son los universitarios salmantinos los que organizan sus claustros. Especial significación tiene el dominico Francisco de Vitoria, cuyos trabajos crean escuela, especialmente en derecho internacional y fundamentos de la economía. Sin olvidar al agustino Fray Luis de León en la creación literaria, en perpetua lucha contra el fanatismo sobre la base del conocimiento y la ciencia.

Otro profesor salmantino, Antonio de Nebrija, publica en el siglo XV la primera gramática en castellano, que se ha perpetuado hasta ahora

En esa época, Salamanca marca las pautas en lo que fue el liderazgo mundial de España en el entonces concierto internacional. Sus imponentes edificios (escuelas mayores y menores y el Hospital del Estudio) dejan pocas dudas respecto a lo que aquel centro representó y aún representa.

El siglo XIX, el de la decadencia de España en el orbe, también se dejó sentir en los recoletos claustros salmantinos. Pero 100 años después aterrizó por allí un profesor de griego, que llegó a rector, llamado Miguel de Unamuno (Bilbao). A mediados del siglo XX, la Universidad de Salamanca se estira en su propia historia con la creación de nuevas facultades y centros de investigación. Hoy, acoge a 30.000 alumnos de grado y posgrado, con 4.000 alumnos provenientes de todas las partes del mundo, a los que hay que añadir 7.000 estudiantes de español repartidos en cuatro ciudades y un nuevo campus.

Aquellos nombres

Las piedras convertidas en bellos y permanentes edificios no hacen la ciencia ni divulgan el conocimiento. Es el hombre y su determinación el que hace una gran universidad, precisamente ahora que la universidad española no representa nada en el mundo de la enseñanza superior. Salamanca presenta un listado imponente de relevantes personalidades que han dejado su impronta en la fama universal de su universidad y en la cultura y la ciencia del mundo.

Figura del rey Alfonso X el Sabio (Sevilla). (EFE)
Figura del rey Alfonso X el Sabio (Sevilla). (EFE)

Alfonso IX de León; Alfonso X el Sabio; Beatriz Galindo, preceptora de Isabel la Católica; Abraham Zacut; Cristóbal Colón; Hernán Cortés; Fernando de Rojas ('La Celestina'); Francisco de Vitoria; el poeta místico San Juan de la Cruz; el organista universal Francisco Salinas; Luis de Góngora; Miguel de Cervantes y su estrecha relación con esta universidad; Pedro Calderón de la Barca; el matemático Diego Torres Villarroel; Miguel de Unamuno; Fernando Lázaro Carreter (catedrático de Gramática General); Adolfo Suárez (estudió derecho en sus aulas); Enrique Tierno Galván (catedrático de Derecho Político); Víctor García de la Concha; José Saramago; Carlos Fuentes; Paul Nurse (Premio Nobel de Medicina); Ricardo Lagos, presidente de Chile; Miguel Delibes; Tabaré Vázquez, médico y presidente de Uruguay; Mario Vargas Llosa, y el tenor Plácido Domingo.

Respecto a su patrimonio 'inmobiliario' y su conjunto arquitectónico, inigualable por ninguna universidad del mundo, el autor recomienda mejor visitarlo que leerlo.

USAL, hoy

Los actos del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca adquieren “acontecimiento de Estado” decretado por el Gobierno. Un sinfín de eventos académicos y culturales que ponen de manifiesto el “orgullo” de una nación por su universidad más vetusta, volcada ahora hacia el futuro. El logotipo del acontecimiento —diseñado por Miquel Barceló— refleja en toda su pulcritud el espíritu ancestral de estos claustros. Una de las joyas de la USAL es, sin duda, su Biblioteca Histórica y la muestra 'Scripta', 23 tesoros manuscritos que guarda celosamente el centro. Es solo un detalle. Porque los actos y acontecimientos a reseñar son muchos y de gran trascendencia.

Se me queda corto el papel digital para honrar ocho siglos de fecunda, exportable y extraordinaria historia de un centro universitario ante el que me inclino.

La Universidad de Salamanca sigue viva y perenne: 800 años después. En un país donde se reescribe la Historia cada día

Cuando el emperador Carlos V visitó la Universidad de Salamanca, oía a los frailes exigir leyes a la Corona que ordenaran el caótico mundo creado en el Nuevo Mundo tras su descubrimiento.

"Que callen esos frailes...”, dijo el César.

Seguramente callaron. Pero la voz de la Universidad de Salamanca sigue viva y perenne: 800 años después. En un país donde se reescribe la Historia cada día.

Educación

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios