agentes y graduados

Cosidó creará una universidad para policías

El centro serviría para homologar los estudios internos de los funcionarios a nuevos grados y máster, aunque también serviría para engordar las materias impartidas

Foto: Ignacio Cosidó en la Escuela Nacional de Policía de Ávila. (EFE)
Ignacio Cosidó en la Escuela Nacional de Policía de Ávila. (EFE)

El director de la Policía, Ignacio Cosidó, quiere que sus agentes no sean sólo policías, sino también universitarios. Los funcionarios realizan, a lo largo de su vida profesional, cursos internos necesarios para ascender impartidos por catedráticos, profesores y miembros de la corporación. Actualmente, esos seminarios no están homologados por ningún centro universitario y, por lo tanto, no engrosan el currículum académico de los que los realizan más allá de los muros policiales.

Esto, sin embargo, puede cambiar en poco tiempo. La División de Formación de la Policía Nacional ha presentado una propuesta a la Dirección General de Universidades para que esos cursos internos estén reconocidos por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (Aneca), que aún no ha dado su visto bueno, pero que podría hacerlo en los próximos días.

La propuesta de Cosidó conlleva una remodelación de los citados seminarios internos, que previsiblemente se engordarán con más materia para cumplir los requisitos de Aneca. Si la agencia finalmente aprueba el plan de estudios de la División de Formación, los policías de base comenzarán a realizar cursos que tendrán una equivalencia en créditos, lo que les permitirá conseguir el título de grado cuando asciendan a la categoría de subinspector.

(Efe)
(Efe)

La consecución del rango de inspector, por su parte, será equiparable al máster. No en vano, para llegar a este nivel profesional, el funcionario de la Policía debe estudiar dos años en la Escuela de Policía de Ávila, donde imparten clases profesionales del cuerpo y profesores de la Universidad de Salamanca. El acuerdo para homologar los estudios internos, sin embargo, no lo cerrará previsiblemente la Dirección General de la Policía con este último centro (Salamanca), sino con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, con la que actualmente está negociando el plan de estudios.

Condiciones de acceso más duras

Dentro de la intención de ordenar la formación interna de la actual Dirección General, Cosidó también ha propuesto que la futura Ley de Personal de la Policía, que aún no ha iniciado su trámite parlamentario, modifique las condiciones de acceso al cuerpo. En concreto, si para entrar en la corporación antes era necesario contar con la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), ahora habrá que tener al menos el Bachillerato. Por otro lado, si hasta ahora bastaba con una diplomatura para acceder directamente desde fuera a la categoría de inspector, la nueva norma exigirá como requisito imprescindible disponer de un grado para aprobar la oposición.

Si para entrar en la corporación antes era necesario contar con la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), ahora habrá que tener al menos el Bachillerato

La creación de un centro universitario para agentes fue una de las condiciones que puso el Sindicato Profesional de Policía para apoyar la citada Ley de Personal. La iniciativa finalmente no formará parte del texto normativo, sino que saldrá adelante al margen de este. Lo importante, en cualquier caso, apunta el presidente del sindicato, José Antonio Calleja, es que por fin habrá "unos verdaderos estudios universitarios para el colectivo".

La ordenación del sistema de estudios es una asignatura pendiente desde hace años en la Policía. Según datos obtenidos de fuentes de la División de Formación, la mitad de los jefes de la corporación carece de título. No en vano, el pasado 16 de julio la Audiencia Nacional decretó el cese del subdirector general de la Inspección de Personal del Ministerio del Interior, José María Rodríguez Calderón, por no contar con el título universitario requerido para ejercer su puesto. La decisión del Juzgado número 1 de lo Contencioso-Administrativo del citado tribunal está actualmente recurrida por el Ministerio del Interior.

Con la intención de reducir el número de comisarios que no disponen de carrera superior y a fin de evitar recursos como el que llevó a la citada sentencia de la Audiencia Nacional, la Dirección General de la Policía firmó un convenio hace dos años con la Universidad Rey Juan Carlos. Este acuerdo ha permitido que, durante el pasado curso, un centenar de inspectores jefes y comisarios consigan el título de grado previo pago de 3.000 euros y de la realización de un curso online.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios