Es noticia
Menú
Los trucos definitivos para que tu ropa no huela a humedad en invierno
  1. Alma, Corazón, Vida
CONSEJOS PARA EL HOGAR

Los trucos definitivos para que tu ropa no huela a humedad en invierno

Llega el frío y nuestra colada no se seca como en los días de verano, incluso puede acabar oliendo mal a causa de la humedad

Foto: Cuanto más estirada y separada la ropa tendida, mejor (Vidar Nordli-Mathisen para Unsplash)
Cuanto más estirada y separada la ropa tendida, mejor (Vidar Nordli-Mathisen para Unsplash)

Lavar la ropa no es divertido. Hay que separarla por colores, las prendas delicadas se lavan a mano, la lana no se puede lavar con agua caliente, el detergente y el suavizante van medidos y si no tiendes pronto la ropa se estropea. Por no hablar de planchar y doblar toda la colada después de secarse.

A todo esto, le sumamos que tender la ropa requiere un arte diferente dependiendo de la época del año. Si es verano, la colada recién lavada tarda muy poco en secarse, no nos da muchos problemas. Pero si es otoño o invierno, el ambiente es más húmedo, las temperaturas más bajas y puede que se pase lloviendo una semana entera. Si tu ropa no se seca en varios días, acaba cogiendo ese horrible olor a humedad y te toca volver a poner la lavadora.

Foto: Lavar la ropa blanca: trucos para que quede impecable y reluciente (Unsplash/Mediamodifier)

Uno de los trucos más útiles, sin importar la época del año, es tender la ropa lo más estirada posible. De esta manera, se airea y se seca antes, sin acumular humedad. Además, esta técnica facilita el planchado posterior. Este truco mejora si eliges un lavado corto en la lavadora y un centrifugado normal o extra, para que la ropa salga lo más escurrida posible.

En el interior mejor que en el exterior

Aunque parezca contraproducente, en invierno la temperatura interior en una casa es más estable que en el exterior. Si tiendes la ropa fuera, puede que le dé un poco el sol a medio día, pero volverá a humedecerse al hacerse de noche y no se secará nunca. Si tiendes la colada dentro de casa, te aprovecharás de una temperatura ambiente más estable, y más si tienes calefacción. Solo debes asegurarte de contar con espacio suficiente.

placeholder La ropa enseguida coge olor a humedad y hay que volver a lavarla (Vidar Nordli-Mathisen para Unsplash)
La ropa enseguida coge olor a humedad y hay que volver a lavarla (Vidar Nordli-Mathisen para Unsplash)

Para poder tender bien la ropa dentro de casa, lo mejor que puedes hacer es usar un tendedero plegable, de esos que se pueden guardar detrás de una puerta y no ocupan espacio. Así, solo lo tendrás que desplegar cuando vayas a tender la ropa y colocarlo en un lugar que no moleste, con la ropa bien extendida.

Si tienes radiadores, sirve tanto los de pared como los de aceite, puedes colocar la ropa cerca para que se seque antes y que no acumule humedad. Es importante que, por seguridad, no tapes los radiadores con la ropa. Puedes emplear unos tendederos que se enganchan al radiador y que permiten que circule el aire entre las prendas y la superficie caliente. Son realmente útiles para secar rápido la ropa en invierno.

La tecnología nos hace la vida más fácil con los tendederos eléctricos

Por último, otro de los trucos que triunfa para que la ropa se seque en invierno y no huela a humedad es el uso de tendederos eléctricos. Los venden en cualquier gran superficie o bazar. Son utensilios con el mismo aspecto que un tendedero plegable de toda la vida, pero con un enchufe para que su estructura desprenda calor y la ropa se seque más rápido. Esta técnica incluso te facilita la tarea a la hora de planchar, ya que la ropa se queda estirada y se eliminan las arrugas de manera natural.

Lavar la ropa no es divertido. Hay que separarla por colores, las prendas delicadas se lavan a mano, la lana no se puede lavar con agua caliente, el detergente y el suavizante van medidos y si no tiendes pronto la ropa se estropea. Por no hablar de planchar y doblar toda la colada después de secarse.

Trucos Hogares
El redactor recomienda